Leon Bridges: "Es terrible ver a tanta gente que se cree superior por el color de su piel o su estatus"

Entrevista a la nueva estrella del soul Leon Bridges, todo un dandy.

Leon Bridges: "Es terrible ver a tanta gente que se cree superior por el color de su piel o su estatus"
Agustín Gómez Cascales

Agustín Gómez Cascales

He viajado en limusina con Mariah, he tomado el té con Beyoncé, he salido de fiesta con J.Lo y he pinchado con RuPaul. ¿Qué será lo próximo?

8 junio, 2018
Se lee en 5 minutos

Temas: , , ,

En las distancias cortas, el tejano Leon Bridges no juega tanto a ser un dandy retro como en sus vídeos. Con una naturalidad tan destacable como su altura, y un atractivo innegable, aunque él se sonroje cuando se le alaba, pasó por Madrid recientemente para presentar su segundo álbum, Good Thing.

Han pasado tres años desde su debut, Coming Home, que de la noche a la mañana lanzó al estrellato a este artista de 29 años gracias a su manera de recrear el soul clásico de los 60 y los 70, y que incluso le supuso una nominación a los Grammy. Se ha tomado su tiempo para regresar, y es que es un hombre tranquilo al que no le van los ajetreos. De hecho, en cuanto puede, se refugia en su Texas natal para huir de la farándula que le agota. De momento, no se le han subido a la cabeza los constantes halagos que recibe. Su contacto con el mundo gay tiene que ver.

Leon Bridges: "Es terrible ver a tanta gente que se cree superior por el color de su piel o su estatus"

¿De dónde viene su conexión con el universo gay, te preguntarás? Resulta que antes de empezar a cantar, lo que le atraía era el baile, y durante años lo que estudió fue danza. “Ahí fue cuando empecé a moverme con gente gay, hice amigos increíbles y comencé a fascinarme por su valentía y su arte”, recuerda. Esto fue en sus años de universidad, que abandonó porque tuvo que empezar a trabajar para apoyar a su madre. “Bailar me preparó para todo lo que vendría después. Hice ballet, jazz, contemporáneo…”. También le sirvió para ver la de prejuicios que podía conllevar que un hombre como él mostrase ese interés por la danza. “Además, venía de haber sufrido bullying en el instituto, algo que dañó enormemente mi autoestima. Me decían que no encajaba en la norma de lo que debía ser un hombre negro”. ¿Qué se supone que es un ‘buen hombre negro’? “¡Eso me preguntaba yo! ¿No tengo la piel lo suficientemente oscura?”.

En la universidad encontró varias vías para reforzar la seguridad en sí mismo: “A través de la danza, de mi manera de entender la moda y de la música. Noté que llamaba la atención por todo ello, y eso me hacía sentir bien; ya no jugaba en mi contra, sino todo lo contrario”. Se fijaba en el colectivo neoyorquino Street Etiquette, que desde 2008 combina moda, música y visuales para desafiar los estereotipos relacionados con la cultura negra tradicional, y se fue creando su estilo. “Todavía de vez en cuando escuchaba ‘¿por qué lleva los pantalones con la cintura tan alta?’ o ‘tiene que ser gay’. Qué pena que siga habiendo gente tan ignorante”.

«En el instituto me decían que no encajaba en la norma de lo que debía ser un hombre negro. ¿No tengo la piel lo suficientemente oscura?”

 

Por aquel entonces decidió empezar a tocar la guitarra, y tampoco encontró mucha comprensión cuando comenzó a hacer música soul que bebía principalmente de los 60 y los 70. “En mi ciudad, Fort Worth, la escena era principalmente country, y en Dallas, la capital más cercana, todo el mundo hacía r’n’b y hip-hop inspirándose en Erykah Badu, que es de allí”. Se mantuvo en sus trece, y cuando su primer álbum Coming Home, editado en 2015, triunfó, y comenzaron las comparaciones con leyendas como Sam Cooke o Ben E. King, el primer gran sorprendido fue él. “Sentí que lo que estaba proponiendo, contar mis historias personales a través del soul clásico, era poco menos que punk, porque en ese momento nadie hacía algo parecido”.

En su nuevo álbum, Good Thing –producido por Ricky Reed–, ha decidido abrir el abanico estilístico, alejarse de la etiqueta de ‘caballero soul’ y apostar también por el r’n’b y el funk. “Quería mostrar que tengo más influencias. Y también evitar que se me encasillara”. Vamos, que también se notara que siempre ha sido muy fan de artistas contemporáneos como Ginuwine o, sobre todo, Usher. “Es mi gran héroe. Como fan que soy, confío en que vuelva a hacer r’n’b como el que hacía en los 00; Confessions es una obra maestra”. No parece que se haya fijado en lo mucho que le ha gustado siempre a Usher enseñar cuerpo, porque Leon Bridges prefiere ir siempre muy –bien– vestido. “Como demasiadas hamburguesas y bebo demasiado alcohol como para pensar en quitarme la camiseta en público”, confiesa entre risas. Y tampoco cree que le gustara a una de sus principales fuentes de inspiración, su madre –como evidencia, el tema que cierra el disco, Georgia To Texas–. “En ocasiones me cuesta encontrar historias o personas sobre las que escribir. A mi madre la tengo muy presente, y ella, feliz de que le componga canciones. También le he comprado una casa, así que más contenta no puede estar. Es mi principal apoyo, y se lo agradezco de todas las maneras que puedo”.

«Cuando Sam Smith empezó a subir  fragmentos de mis letras a sus redes aluciné»

Con su nuevo disco quiere contribuir también –desde el título lo deja claro– a lanzar un mensaje positivo e inclusivo que cale en Estados Unidos, en un momento en que no se siente contento de lo que ve a su alrededor. “Es terrible ver a tanta gente en mi país que se cree superior a los demás por el color de su piel, su estatus o sus orígenes. Ojalá se dieran cuenta de que lo importante es amar. Vivimos un momento de mucha oscuridad, y si puedo contribuir a que cada vez haya más luz, encantado”. Cualquier apoyo que recibe, le hace sentir que se puede conseguir. Cuando su tema River sonó en Big Little Lies, sintió que su música llegaba a gente que jamás le habría escuchado de otra manera (“desde madres de familia que solo ven la tele hasta supermodelos que empezaron a bombardearme con mensajes en Instagram”). Cuando la joven revelación Gallant subió un vídeo tarareando una de sus canciones, se puso en contacto con él –también vía IG–, y ya han quedado para grabar juntos en cuanto encuentren un hueco. Confía en que pase lo mismo con un artista gay que le admira profundamente, Sam Smith. “Cuando empezó a subir a sus redes fragmentos de mis letras aluciné, y le escribí por privado. Se mostró entusiasmado con la idea de colaborar”. Leon Bridges despierta pasiones, no cabe duda.

EL DISCO GOOD THING ESTÁ EDITADO POR SONY MUSIC.

Shangay Nº 563
Portada de la revista Anuario 2023
  • Mayo 2024
Shangay Voyager Nº 38
Portada de la revista Shangay Voyager 38
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023