04/06/2020

Conchita Wurst, pillada con las manos en la masa: una clase de cocina con mucho orgullo

8 julio, 2018
Léetelo en 1 minuto

Pillamos a la cantante Conchita Wurst con las manos en la masa preparando uno de los postres más característicos de la cocina austriaca.

Se trata del Apple Strudel, un típico pastel de manzana de su país. Conchita nos lo cocinó en exclusiva para nosotros durante el Pride de Viena, con mucho amor, y seguro que si sigues sus instrucciones no te dejarás ni las migas.

La cantante, que es una gran estrella en su país, además de todo un referente LGTBI que ha roto moldes en la lucha por la visibilidad y contra el estigma del VIH, estuvo con nosotros en una cena que organizaron con motivo del Orgullo. Allí conseguimos sacarle la receta y nos confesó que ella no es muy de cocinar en casa: “Mis padres tenían un restaurante y ese tema me llegó a saturar, pero sí, el Apple Strudel me queda muy bueno”.

“Siempre que vuelves a casa, me pillas en la cocina, embadurnada en harina, con las manos en la masa… “. Esta legendaria canción de el mítico programa de TVE no vale para Conchita. Pero sí que conseguimos robarle la receta…

Estos son los ingredientes:

  • 200 gr de harina
  • 100 ml de agua templada
  • 2 cucharadas de aceite
  • Una pizca de sal
  • 150 gr de pan rallado
  • 6/8 manzanas
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharada de azúcar de vainilla
  • 80 gr de uvas pasas
  • 200 ml de crema agria
  • 200 gr de de mantequilla fundida

Empezamos por la masa

Ponemos la harina en un bol y añadimos sal y aceite. Vamos mezclando poco a poco los distintos ingredientes mientras añadimos agua templada hasta formar una masa consistente y homogénea. Precalentamos el horno a 200ºC y dejamos reposar la masa.

 

 

Relleno

Fundimos la mitad de la mantequilla y la ponemos en una sarten donde doraremos las uvas pasas. A continuación, troceamos las manzanas y las mezclamos con las pasas, el azúcar y la canela. Extendemos la masa y le echamos la crema agria y el pan rallado. Añadimos la mezcla que hemos preparado con la manzana… y ya casi estamos listas.

Cerramos y al horno

El último paso consiste en doblar la masa y enrollarla hasta que quede bien cerrada y apretada. Le damos unas pinceladas de mantequilla fundida por encima y ¡al horno!

Hornea durante 30 minutos a 200º y ya puedes disfrutar de este clásico austriaco.

¡Que aproveche!

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.