26/04/2019

Mordisko, la fiesta gay que sufre la censura homófoba en redes

29 julio, 2018

La fiesta gay Mordisko ha visto cómo sus perfiles en Instagram y Facebook han sido eliminados. «Por infringir las normas» de dichas redes a raíz de la publicación de un flyer en el que aparecen dos hombres en calzoncillos que se abrazan y están a punto de besarse. No están desnudos, no se ve mayor provocación. Raúl Valentín, creador de la fiesta y responsable de su imagen gráfica, además de DJ (Vruto), no ha dado crédito. Cuatro años de trabajo eliminados de un plumazo. La cuenta de IG la ha recuperado, al menos de momento; la de Facebook, todavía no. El suyo no es un caso aislado, desgraciadamente.

Su primera reacción, según nos cuenta, fue de absoluta desolación. «¿De verdad esta foto es ofensiva para alguien?», se pregunta. «Vender amor (que es lo que vendemos) no es fácil. Todo lo que habíamos conseguido con mucha ilusión y dedicación se ha visto amenazado, y me ha hecho ver que somos más vulnerables de lo que creíamos, que hay quien ve con maldad quiénes somos o en qué nos hemos convertido».

Continúa: «Demasiado odio y homofobia han conseguido que por esta foto inofensiva [la que ves arriba] nos cierren la página de Facebook, con cuatro años de historias detrás. De momento nos han devuelto la cuenta de Instagram». Raúl denuncia la censura que ha sufrido a raíz de una publicación que jamás pensó que pudiera resultar polémica o censurable. «Deberíamos empapelar todas las calles con fotos como esta, que no muestra más que un gesto de cariño, una muestra de amor».

Tras un primer momento de desconcierto, lo que le ha sorprendido ha sido esta avalancha de mensajes de apoyo que está recibiendo a través de sus redes personales de quienes aprecian el trabajo que lleva realizando desde febrero de 2015. «No ha sido fácil llegar hasta aquí», confiesa. «Sacar adelante este proyecto me ha afectado mucho en lo personal, y en su momento tuve que dejar todo lo que estaba haciendo, porque Mordisko empezó a crecer mucho y muy rápido».

En estos días, ir leyendo todas las confesiones, felicitaciones y muestras de cariño que está recibiendo le ha dado ánimos para no tirar la toalla. Y para sentir que mucha gente ha sabido captar el concepto por el que creó la fiesta, que no solo pretende ser una sesión de electrónica y morbo. «No, no es solo una fiesta donde desinhibirse y disfrutar de la música, que para mí siempre ha sido lo más importante. Los mensajes que estoy recibiendo me hacen ver que hay mucha gente que ha sabido verlo, y que se identifica con mi manera de ver lo que significa Mordisko».

Ahora que llega al final de esta temporada, de manera algo accidentada, Valentín se está refugiando en los mensajes –que le tienen algo desbordado– para continuar defendiendo su propuesta. «Quiero pensar que he contribuido a una estética, a un ambiente alternativo, a un estilo definido de música y de chicos… al mundo gay, en definitiva. Y no puedo estar más agradecido, tanto al público que siempre acude como a los chicos que se han atrevido a ponerse delante de mi cámara, que no se han preocupado del qué dirán». Para el creador de Mordisko, el amor sigue en el aire, porque así se lo hacen sentir, con página de Facebook o sin ella. Aunque no puede dejar de preocuparse por el futuro de su fiesta…

MÁS INFORMACIÓN EN INSTAGRAM.COM/CLUBMORDISKOMADRID

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.