03/06/2020

De Drake a Years & Years pasando por Mónica Naranjo: los discos del verano

4 agosto, 2018

YEARS & YEARS “PALO SANTO”

(POLYDOR/UNIVERSAL MUSIC)

No son pocos los clásicos del pop –muchos, creados por artistas LGTB o gayfriendly– que han surgido de la necesidad de redimir penas bailando. La capacidad de emocionar cuando se combinan en un disco sexo, dramas sentimentales, religión –sea una establecida o una propia– y ansias de redención no resulta tan sencilla. De ahí que el segundo disco de Years & Years haya que celebrarlo como un triunfo. Cuando comenzó la ambiciosa campaña previa al lanzamiento, daba la sensación de que el presupuesto asfixiaba la música –mucho teaser, vídeo ampuloso para Sanctify, el corto distópico–. Todo apuntaba al ‘síndrome Scissor Sisters’, que nunca remontaron del todo tras una operación promocional similar. Una vez escuchado Palo Santo, te olvidas de la parafernalia que lo ha rodeado, porque es un excelente disco de pop electrónico. Mucho más procedente que su debut Communion, plagado de grandes singles, pero que no está ‘envejeciendo’ tan bien debido al sonido tropical que lo envolvía –aquí, Rendezvous es la canción que más se acerca–. Impresiona la cantidad de colaboradores con los que han contado, nombres como Two Inch Punch o Grades en la producción de algunos cortes, o la firma de los solicitadísimos Justin Tranter y Julia Michaels en otros. Aunque lo destacable es que nada empaña el protagonismo absoluto de este gran icono gay millennial que es Olly Alexander, en el papel de sumo sacerdote cuya personalidad impregna cada segundo de un álbum en donde ha volcado sus vivencias y anhelos recientes. De la contagiosa euforia de Hallelujah a la sensual positividad –vehiculada a través de una irresistible combinación de r’n’b retro y synthpop– de Karma; del romanticismo clásico de Hypnotised al trance que invoca el tema que le da título, hasta llegar a ese inesperado himno de autoafirmación que es Howl. Hay mucho que rascar si no te conformas con bailar. ⭐⭐⭐⭐

DRAKE “SCORPION”

(YOUNG MONEY/CASH MONEY)

Lanzar un doble álbum a día de hoy es un ejercicio tan arriesgado como, en este caso, egocéntrico. Sin apenas filtro y con mucho relleno, Scorpion obliga a que el oyente haga su propia limpieza y lo deje en lo que podría haber sido un gran disco y, tal y como lo presenta, se queda en bueno. Cuando salta la chispa del genio, reconfirmas el porqué de su éxito global. Sus canciones se pegan irremediablemente, tanto cuando se luce con hip-hop apto para radiofórmula (ubicua In My Feelings) como cuando apuesta por un minimalismo hipnótico (escucha seguidas Peak y Summer Games). Y los homenajes a grandes, vía sample, como Mariah Carey (Emotionless) o Michael Jackson (Don’t Matter To Me) demuestran que, en ocasiones, no se siente el mejor. Mejor así. ⭐⭐⭐

THE INTERNET “HIVE MIND”

(COLUMBIA/SONY)

Muy llamativo resulta el protagonismo que ha adquirido en el cuarto disco de este colectivo su única componente femenina, y lesbiana, Syd Bennett. En solitario firmó uno de los grandes discos soul del año pasado, Fin, y ahora Hive Mind no se entendería sin ella. No son pocas las canciones en las que Syd habla de sus historias con mujeres , y su apuesta por la visibilidad en vídeos como el de Come Over, dirigido por ella, nos habla de una (r)evolución importante en el universo en que se mueven The Internet. Tanto si eres fan de Bruno Mars como de The Neptunes –la sombra de sus míticas producciones en los ‘00 es muy alargada en este disco–, encontrarás canciones de sobra para engancharte a su inspirada combinación de funk (con las brutales Roll (Burban Funk) o La Di Da a la cabeza) y neo-soul (atención a Next Time/Humble Pie). Un –gran– capricho de verano en toda regla. ⭐⭐⭐⭐

MÓNICA NARANJO “MINAGE”

Ahora que se dicen tantas sandeces sobre posible apropiación cultural en nuestro pop, este gran disco de Mónica Naranjo, que cumple 20 años, puede callar muchas bocas. No se ha hablado todo lo que merece de la reedición en picture disc de vinilo lanzada para celebrar que sigue siendo un álbum de lo más relevante, una prueba de valentía de la diva convertida en todo un triunfo artístico, tan relevante como cuando vio la luz. Un importante número de canciones son –logradísimas– versiones de Mina (incluido dúo con ella), pero también incluye raciones de pop latino (Enamorada) y hasta eurodance (If You Leave Me Now). Y el acento de Mónica muta según la canción, porque ella siempre ha sido así de abierta y multicultural. Por encima de todo, Minage es claramente un disco de Mónica Naranjo. Uno muy bueno, clave en su carrera. ¿Apropiación cultural? Por favor… ⭐⭐⭐⭐

TEYANA TAYLOR “K.T.S.E.”

(DEF JAM/UMG)

Tiene un potencial aún por explotar al 100%, pero parece que Kanye West, que la acogió como protegida, prefiere ir dosificando. Ella se quejaba recientemente de que su álbum se haya lanzado sin terminar; al final, ocho temas en apenas 20 minutos. Lo bueno es que no hay espacio para el relleno. Y sí una apuesta clara por el r’n’b clásico, con importante protagonismo de sampleados de clásicos del género, que tan bien sabe manejar West en sus producciones. El vozarrón de Teyana Taylor brilla en cortes como Issues/Hold On, No Manners o Gonna Love Me –en el que emparenta con Jorja Smith–. Interesante el brusco final con WTP, ejercicio de house 90’s retro y descarado, al estilo de la primera RuPaul, con la colaboración de Mykki Blanco. Una faceta, la de diva gay, también por explotar. ⭐⭐⭐1/2

KING JEDET “LA LEONA”

(KING JEDET)

Es interesante la manera en que King Jedet apuesta en su primera mixtape por combinar cierto tormento en sus letras y su manera de cantar con ritmos calentitos que incitan antes que nada al perreo. En ese contraste está el principal logro de este debut, irregular, sí, pero en el que ganan los pros sobre los contras. Decepciona el momento tropical con No tengo tiempo, con unas desaprovechadas Ms Nina y Brisa Fenoy. Compensa con creces su dúo con La Favi El infierno, temazo en toda regla en el que King Jedet engancha con un tema sobre adicciones que te imaginas perfectamente sonando en una sesión urbana después de Never Leave You de Lumidee. Ni tan mal como declaración de intenciones. ⭐⭐⭐

DIMITRI FROM PARIS “LE CHIC REMIX”

El celebrado productor francés lleva décadas demostrando su pasión por la música disco clásica. Ahora que Chic se disponen a publicar nuevo álbum, y que la serie Pose ha contribuido a revivir el interés por los clásicos del género, es el momento perfecto para este lanzamiento. Dimitri from Paris ha tenido acceso a los masters originales de Chic y los ha puesto al día. De paso, ha aprovechado para remezclar clásicos que el legendario dúo Rodgers/ Edwards produjo para bandas como Sister Sledge. Veinte cortes en total para que te des un atracón disco en condiciones. Lo bueno es que no te va a repetir, ni mucho menos, lo que querrás es escucharlo en modo non stop. ⭐⭐⭐⭐

SERPENTWITHFEET “SOIL”

(SECRETLY CANADIAN/ TRI ANGLE)

De las primeras en darse cuenta de lo especial que es este proyecto del artista abiertamente gay Josia Wise fue Björk. Tiene sentido que conectaran rápido, porque no hay poco en común entre ambos. El primer álbum de Serpent-withfeet es una emocionante combinación de microelectrónica y gospel, con una voz que parece un cruce entre la de Antony y la del Terence Trent D’Arby que arrasó en los 80. El vibrante, y pausado, homoerotismo de canciones como Cherubim o Flagrant contrasta con el torbellino emocional que destilan otras como Invoice o Mourning Song. Y es que este disco propone viajes continuos del amor al desamor, de la fascinación a la decepción. ⭐⭐⭐⭐

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.