20/08/2019

MTV VMA 2018: Del brillo de JLO al patinazo de Madonna

21 agosto, 2018
Léetelo en 2 minutos

Poco o nada quedan de los primeros MTV Video Music Awards (VMA) que el Radio City Music Hall de Nueva York albergaba por primera vez en el año 1984. En este mismo lugar se llevó a cabo la entrega de los astronautas plateados de la MTV a lo mejor del panorama musical internacional (pese a que muchos de los premios dejen mucho que desear).

La gran protagonista de la noche: la música latina hecha por mujeres. Ya se conocía que la carrera de Jennifer López iba a ser homenajeada con el premio honorífico de la noche, el Michael Jackson Video Vanguard Award. JLo brilló luz propia con un medley de más de diez minutos que dejó a los allí presentes totalmente exhaustos, dejando claro una vez más su valía como animal escénico pese a que su estrella ya no brille como lo hacía en los primeros años de su carrera.

Una carrera llena de malas decisiones pero que, como pudimos ver anoche, no ha estado exenta de hits en ninguna de sus épocas. Por allí sonarns desde su primer single, hasta El Anillo, su último éxito, sin olvidar el icónico Jenny From The Block u On The Floor, que sirvió como salvavidas para una carrera que hacía aguas en aquel entonces. López no solo recibió este homenaje a su videografía, sino que también se llevo el premio a Mejor Colaboración por Dinero, que la artista recogío junto a sus compañeros Cardi B y DJ Khaled.

Como ejemplo de que las nuevas generaciones de la música latina femenina vienen pisando fuerte, el triunfo de Camila Cabello, que se alzó con dos de las estatuillas más importantes de la noche. La cubana volvió a casa con dos de los tres premios a los que estaba nominada. No solo recibía el ‘astronauta’ como Artista del Año, sino que la ex – Fitfth Harmony recibía a manos de la mismísima Madonna el premio a Vídeo del Año por Havana, uno de los mayores hits del año.

Del resto, poco se puede hablar. Ariana Grande brilló con luz propia en una presentación cargada de simbología religiosa para presentar su God Is A Woman.

Mientras que Nicki Minaj, transformada en una faraona del antiguo Egipto, ponía patas arriba al público con un medley que incluía algunas de las canciones de Queen, su último disco.

Para el olvido, el desafortunado homenaje que Madonna hizo a la recién fallecida Aretha Franklin –discurso de diez minutos donde dedicó más tiempo a hablar de sí misma que de la reina del soul–  o el shade que la presentadora de la gala hizo a Fifth Harmony frente a Camila Cabello, algo que la cantante no aprobó y que Nicki Minaj se encargó de arreglar cuando era premiada por el Mejor Vídeo Hip-Hop por Chun Li. Otro año más que nos quedamos con ganas de vivir una gala propia de unos MTV VMAs.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.