28/01/2022 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Ryan Gosling nos lleva hasta la luna en ‘First Man – El primer hombre’

11 octubre, 2018
Léetelo en 2 minutos

Todos hemos oído hablar de aquel 20 de julio de 1969, y ese emblemático “un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad” que pronunció Neil Armstrong cuando aterrizó en la luna y se convirtió en el primer hombre en pisar un terreno hasta entonces desconocido. Eran años donde, tras el telón de acero, se escondía una carrera espacial, solo importaba llegar primero y dar a conocer la hazaña al mundo entero.

Si programas como la misión Apolo –que lanzaron a varios astronautas al espacio, Armstrong entre ellos– iban a costar miles de millones de dólares a las arcas estadounidenses, estarían bien empleados si se llegaba antes que los soviéticos. Todos los detalles públicos del viaje interestelar son archiconocidos, pero en First Man – El primer hombre, el biopic sobre el astronauta más famoso de todos los tiempos, se pone el foco sobre lo que muchas veces tapa la bandera de las barras y las estrellas.

Ryan Gosling, que de niño nunca soñó con ser astronauta, se enfunda el traje espacial para profundizar en la persona que hubo detrás de ese héroe americano y el sacrificio que tuvo para él ese inimaginable éxito. El canadiense se lanza por segunda vez a los brazos del oscarizado Damien Chazelle, que le hizo bailar claqué con Hollywood de fondo en el musical que revolucionó la industria hace dos años, y que catapultó al actor a ganar el Globo de Oro. Sí, ambos –junto a la británica Claire Foy, reciente ganadora de un Emmy por The Crown y que interpreta a Janet, la paciente mujer de Armstrong, y el guion del también ganador del Oscar por Spotlight Josh Singer– se han elevado por encima de La La Land y la ciudad de las estrellas hasta la estratosfera mundanal.

El filme busca contagiar al espectador el peligro real que implicaban este tipo de operaciones, con una tecnología que nada tiene que ver con lo que es la NASA en la actualidad. Recrea con eficacia aquellas precarias naves de entrenamiento –en las que el protagonista reconoce su sufrimiento– antes de embarcarse en una no mucho mejor.

First Man es capaz de traspasar esa claustrofobia más allá de la pantalla, y de hacernos sentir que lo más probable es que salga ardiendo en una cabina de mando, sentado al lado de unos suicidas. También es una reflexión sobre el coste económico y humano de un plan dudosamente trazado donde se plantea, a modo de homenaje de los astronautas fallecidos por aquel entonces, si realmente mereció la pena. De hecho, ese sentimiento de pérdida –Armstrong también sufrió la muerte de su hija poco antes del alunizaje– construye una huida hacia lo desconocido sobre la que la audiencia deberá elaborar sus propias conclusiones.

First Man – El primer hombre se estrena en cines el 11 de octubre.

También te gustará leer

John Grant: "Como hombre gay defiendo el 'a quién le importa"

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.