20/11/2019

Álex Villazán protagoniza ‘El curioso incidente del perro a medianoche’: “Es un regalo dar voz a personas que no la tienen en la sociedad”

18 octubre, 2018
Léetelo en 4 minutos

«Me llamo Christopher John Francis Boone. Me sé todos los pañises del mundo y sus capitales, y todos los numeros primos hasta el 7.507. Me gustan los perros. Uno siempre sabe quéestá pensando un perro. Tienen cuatro estados de animo: contento, triste, enfadado y concentrado. Ademas, los perros son fieles y no dicen mentiras porque no hablan”. Como no identificar estas lineas con El curioso incidente del perro a medianoche, la aplaudida novela de Mark Haddon traducida a 35 idiomas y capaz de vender más de dos millones de copias en su lanzamiento, allá por 2003. 15 años después, y tras triunfar en el Royal National Theatre de Londres, la adaptación teatral de Simon Sthephens ya es una realidad en Madrid.

La idea nace con la intencion de que el espectador empatice con Christopher, uno de los protagonistas mas originales de la narrativa moderna, y le acompane en un viaje en primera persona que empieza con un triste incidente: “Pasaban 7 minutos de la medianoche. El perro estaba tumbado en la hierba, en medio del jardín de la casa de la senora Shears. Tenia los ojos cerrados. Parecia estar corriendo echado, como corren los perros cuando, en sueños, creen que persiguen un gato. Pero el perro no estaba corriendo o dormido. El perro estaba muerto”. A partir del asesinato del perro de la vecina, la trama se llena de misterio y aventuras hasta llegar al climax de la historia. El joven, del que se deduce que tiene sindrome de Asperger, conduce un diálogo consigo mismo que nos descubre la dificultad de la vida diaria y su especial relacion con los demás personajes.

“Me he devorado el libro muchísimas veces porque el texto es muy fiel a él. Viene muy bien porque da muchas pistas. Aparte me he tenido que documentar sobre el autismo, estudiándolo de forma más técnica para saber lo que es realmente, cómo piensan y conciben el mundo. Por ejemplo, nosotros, que somos neurotípicos, damos muchas cosas por sentado. Para nosotros un sí o un no tienen otro significado en una conversación… Hay un ejemplo muy bonito que me contó una chica que me ayudó, hablando con otra chica que tenía Asperger, le dijo que se llama Araceli, y ella le contestó con un “yo no”. Es bastante ilustrativo”, explica Álex Villazán, encargado de dar vida a Boone sobre el escenario, y con el que compartimos unos minutos sentados en el patio de butacas del Teatro Marquina, a cuyo escenario se subiría minutos más tarde. Lo hace bajo la dirección de José Luis Arellano y acompañado de Marcial Álvarez, Lara Grube, Mabel del Pozo o Boré Buika entre otros, con el reto nada sencillo de trasladar a las tablas la esencia narrativa de un best-seller.

Ahí deberá plasmarse el mundo interior del protagonista, donde capacidad intelectual deslumbrante y su peculiar visión del mundo se entremezcla con la investigación de la muerte de Wellington, la relación con sus padres, su conexión con la profesora Siobhan y un extenso grupo de personajes donde predomina el amor, la tolerancia y la capacidad de superación. “Al terminar la función ves que cualquiera de nosotros puede ser Christopher Boone. Da igual que sea autista para llegar a cumplir sus sueños. Somos personas ante todo, con pulsiones muchas cosas en común. Y es una función que da mucho juego, con mucha interacción”, comenta Villazán, que no duda de la capacidad para conectar con el público. El madrileño se ha convertido en todo un experto –interpretó durante muchos meses a un joven gay que sufre acoso escolar en La edad de la ira– en personajes que sufren exclusión social o algún tipo de discriminación, un hecho que le reconforta aún más en su profesión. “Yo encantado, para mí es un regalo dar voz a personas que no la tienen en la sociedad. No hay cosas más bonita, y para eso sirve también el teatro, como vehículo para trasladar mensajes. Ojalá tenga personajes así toda mi vida. Se debe transmitir un mensaje de igualdad, tolerancia, superación… Pero que existan. Nuestro trabajo es lanzarlos al público, y que se marche emocionado, o al menos diferente a cómo ha entrado”.

Villazán, que ha participado en diversos proyectos con gente como Roberto Pérez Toledo o Alejandro Amenábar, también es una de las caras más reconocibles de La Joven Compañía, que participa activamente en la obra y que una vez más, vuelve a demostrar su importancia como fábrica de talento joven. Algunos, incluso, establecen paralelismos entre ella y Operación Triunfo: “Es un gran trampolín, ojalá existiesen muchas más compañías así. Hay muy pocos actores jóvenes trabajando, y los necesitamos por el bien de la cultura. Es una asignatura pendiente que tenemos. Si quitamos el cáliz mediático, puede ser (risas). Son lenguajes diferentes, pero en el aspecto de la cantera y de formar bases, hay una analogía ahí. Hay tanto talento en España…”.

El curioso incidente del perro a medianoche se representa en el Teatro Maquina (C/ Prim, 11) hasta el 20 de enero.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.