16/06/2019

20 años de ‘Believe’: así fue la entrevista exclusiva de Shangay con Cher

22 octubre, 2018

Hace 20 años, los que cumple el álbum Believe, Cher lo presentó en exclusiva en la fiesta con la que Shangay celebró su número 100. Un auténtico lujo, porque una estrella pop de su calibre ya rara vez se deja ver en un evento patrio. Aunque Cher es más que una estrella, un icono (gay), y ya lo era hace dos décadas.

La era Believe fue mágica para Cher. Supuso su resurrección para el gran público como diva disco. Ella, muy consciente de qué público la ha acompañado –y seguirá haciéndolo– en las duras y en las maduras, quiso hace una serie de actuaciones contadas en discotecas gays de Europa.

Para la de Madrid se alió con Shangay. Lo cual me permitió charlar cara a cara con ella horas antes de su actuación. Es el momento perfecto para recuperar esta entrevista. En la que, como decía entonces, tratándola como a una verdadera reina –que ahora vive un nuevo momento de gloria gracias a la reciente Mamma Mia! Una y otra vez y al álbum Dancing Queen– conseguimos descubrir su faceta más humana y espontánea.

SHANGAY ⇒ Siendo como eres una especialista en reinventarte continuamente, ¿por qué has decidido lanzarte al mundo de la música disco ahora?
CHER ⇒ La verdad es que no fue idea mía, sino de la compañía. Yo no estaba segura de querer hacerlo, así que me enviaron un puñado de canciones. Dos me encantaron: Dov’è l’amore y Strong Enough. Me fui a Inglaterra a trabajar con los chicos que las escribieron y al final grabé seis canciones con ellos. De todas formas, la única canción verdaderamente disco es Strong Enough, de la que he grabado una versión gay divertidísima.

SHANGAY ⇒ ¿Una versión gay?
CHER ⇒ Sí, le hemos cambiado la letra y los ‘she’ los he cambiado por ‘he’. Canto “Was he worth it”. Espero que se publique pronto para que la podáis escuchar, será genial conocer vuestra reacción. ¡Quiero que se fabriquen copias ya!

SHANGAY ⇒ ¿Es el álbum reflejo de un estado de ánimo muy positivo?
CHER ⇒ Es algo accidental, como todo lo que hago. Nunca planeo nada. La gente comenta que si he escogido estas canciones con un determinado propósito, que si el álbum tiene un tema muy claro… Cuando escojo una canción lo hago sin tener idea de si tendrá relación o no con el resto del disco, las elijo solamente si me gustan y creo que las puedo cantar. Nunca pienso con excesiva anticipación.

SHANGAY ⇒ ¿Te tratan como a una diosa tus seguidores gays?
CHER ⇒ Claro. Lo que pasa con los gays es que son muy entusiastas, y es muy difícil que no te contagien su entrega. Yo actúo de un modo mucho más femenino con mis amigos homosexuales porque ellos son muchísimo más femeninos que yo [risas].

El sentido del humor gay es el mejor, muy perverso y llevo compartiéndolo con ellos desde que tenía doce años. He tenido seguidores gays cuando nadie quería saber nada de mí, y eso no lo olvidaré nunca. No es casualidad que los gays (siempre han sido sobre todo hombres) se identifiquen conmigo, porque nos parecemos mucho. Ya sea en una faceta o en otra de mi profesión, siempre me he sentido un poco intrusa porque nunca se me ha aceptado.

Pero no voy por ahí analizando el supuesto fenómeno, porque un fan es un fan. Lo que sí me importa es que los gays nunca te decepcionan, y a lo largo de mi vida me he hecho más consciente de ese hecho. Ten en cuenta que llevo en esto treinta y tres años, así que me ha dado tiempo a experimentarlo en condiciones.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué has decidido presentar en exclusiva tu disco ante un público mayoritariamente gay en compañía de una revista gay?
CHER ⇒ ¡Porque los mejores clubs con el mejor ambiente son gays! ¡Siempre ha sido así! [risas]

SHANGAY ⇒ Tus fans siempre han admirado la capacidad que tienes para sorprender al mundo con tu especial sentido de la elegancia. ¿Cuál es el verdadero propósito de tus modelitos más espectaculares?
CHER ⇒ Lo hago por pura diversión. Y no es así continuamente, pero siempre llama la atención cuando lo hago. Si te fijas en mis películas, siempre he interpretado a mujeres en horas bajas, y esa es una parte fundamental de mí misma. Mi otro lado es el de alguien que cree que no es tan importante vestir con gusto llevando un traje de Armani, en el mundo del showbusiness te puedes permitir ser más grande que la vida, y es algo muy divertido. No sé cuáles son las reglas que te impiden hacerlo.

SHANGAY ⇒ Pero eres consciente de que las rompes cuando apareces algo estrafalaria, ¿no?
CHER ⇒ Lo sé, pero las reglas las hace gente que no tiene por qué compartir mi visión de las cosas, igual que yo no comparto la suya. Y yo no estoy dispuesta a quebrantar mis propias normas.

SHANGAY ⇒ ¿Rindes en cierto modo culto a la belleza?
CHER ⇒ Es que es muy importante en mi profesión, y además te hace sentir bien. Incluso el hecho de salir una noche es una especie de ritual: la preparación es casi tan estupenda como la salida en sí. Si realmente salgo de gira el año que viene, quiero que mis conciertos sean algo especial para el público que venga. Es como una obligación, quiero hacerles olvidar sus problemas cotidianos porque sé lo bien que sienta que alguien te ayude a evadirte. Cuando estoy agobiada me pongo películas antiguas como Cita en St. Louis y me alegran el día. Podría cantar con una sudadera y un pantalón de chándal, pero no sería tan divertido para mi público.

SHANGAY ⇒ ¿Disfrutas especialmente con la parte más glamourosa del showbiz?
CHER ⇒ No especialmente, es una parte más del todo. A veces es un poco coñazo el tener que plantearte cómo conseguir lo que buscas. No quiero convertirme en esclava del glamour, porque entonces deja de ser divertido. Yo tengo la actitud de una niña a pequeña frente a las cosas que me gustan: necesito pasármelo bien, me gusta tomármelo como un juego.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué te haces tanto desear en las pantallas cinematográficas en los últimos años?
CHER ⇒ Es fruto de varios factores. Estuve enferma una temporada y no hice nada de nada. Otras veces trabajo demasiado y siento que necesito un descanso. Pero acabo de rodar una película estupenda que se estrenará en enero, Té con Mussolini, dirigida por Franco Zeffirelli, en la que trabajo junto a Joan Plowright, Judi Dench y Maggie Davis.

SHANGAY ⇒ ¿Te resulta fácil combinar la faceta de estrella con la de madre de familia?
CHER ⇒ No es complicado dentro de casa pero sí lo es fuera, porque no resulta fácil disfrutar de tu intimidad. Mi casa es como un gran punto de encuentro: mi hija trae a sus amigas, mi hijo vive conmigo y también tiene siempre gente por allí… Saben de sobra que nuestra casa es el mejor lugar para que nos podamos comportar como realmente somos. Pero aunque no tengas fotógrafos en la puerta (que casi siempre los hay), en todo momento hay gente curioseando y mis hijos lo detestan, lo cual entiendo perfectamente.

«He tenido seguidores gays cuando nadie quería saber nada de mí, y eso no lo olvidaré nunca»

SHANGAY ⇒ ¿Estás orgullosa de la incipiente trayectoria profesional de tu hija [en aquel momento, su hijo trans Chaz Bono, entonces Chastity, y publicó un libro sobre la experiencia de personas homosexuales al enfrentarse a su salida del armario]?
CHER ⇒ Ya lo creo, es muy buena en lo suyo. Acaba de publicar el libro Family Outings y está en la lista de los más vendidos del New York Times. Una vez lo hube leído de arriba a abajo, la llamé y le dije: «Chastity, resulta algo duro tener el papel de villana en tu libro». Y elle me dijo: «Mami, no eres la mala, al final apareces como la heroína». Cuando fuimos al programa de Oprah Winfrey juntas, yo me sentía fatal por tener el peor papel del libro, pero me alegra que fuese tan honesta. No se debe culpar a nadie por sus sentimientos o su honestidad, y esa fue la principal enseñanza que quise inculcar a mis hijos. Aunque me duela, la verdad es la verdad.

SHANGAY ⇒ ¿Cuáles son tus caprichos ocultos?
CHER ⇒ Las cosas más inesperadas me hacen feliz, sobe todo las más pequeñas y estúpidas. Me hace tanta ilusión un inmenso castillo como el mechero que me ha regalado mi mánager hoy, ¡un mechero en forma de crucifijo! ¡No dejo de encenderlo y apagarlo! [risas]. Un anillo de diamantes no me hubiese hecho más feliz.

SHANGAY ⇒ Según el tópico de la diva, eso te hace más humana…
CHER ⇒ Es que me gusta todo lo que es divertido. Los caprichos lujosísimos están bien de vez en cuando, pero… no soy ‘así’ [adopta actitud dignísima de diva y estira el cuello hasta límites insospechados], para nada. Solamente actúo de ese modo en el escenario, pero es lógico, no puedes evitar adoptar poses teatrales. Lo que no sabe casi nadie es que un lado de mi personalidad es muy oscuro, soy una gran amante de la soledad…, cosas de familia.

SHANGAY ⇒ ¿Qué objetivos te quedan por cumplir en la vida?
CHER ⇒ De momento voy a publicar un libro muy divertido. Se titula La primera vez, y trata de todas las primeras experiencias que he tenido en mi vida: el primer recuerdo de mi madre, la primera vez que me echaron de la escuela, la primera vez que conocí a Sonny, mi primer sujetador… También voy a dirigir mi primer largo a finales de año. Ahora mismo solo se me ocurre una cosa que lograr: quiero grabar un álbum en el Carnegie Hall con canciones de los años treinta y cuarenta. Pero realmente no me quedan sueños por realizar, porque hace años que los he materializado todos; siempre que me he propuesto algo he luchado hasta conseguirlo.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.