15/12/2018

La surrealista cita en ‘First Dates’ entre dos jubilados gays: “Vaya dos plumeras”

27 noviembre, 2018
2898
Léetelo en 2 minutos

First Dates cada día nos trae personajes más rocambolescos (y cierto es que no suele estar exento de polémica). El programa intentó la pasada noche que el amor surgiese entre dos hombres de avanzada edad: Alberto y Raimon. Una cita que estuvo cargada de preguntas muy directas y subidas de tono.

A muchos les sonaba la cara de Raimon. Y es lógico, porque no era la primera vez que le veíamos en televisión. Hace unos años ya salió en el programa de Juan y Medio buscando pareja. Y su participación supuso uno de los momentos más controvertidos del espacio.

Raimon hacía polémicas declaraciones como “Quiero un hombre que tenga menos pluma que yo. Que sea masculino“. Sin embargo, lo que indignó de aquel programa no fueron estos comentarios plumofóbicos, sino los mensajes de odio que recibió la centralita de Canal Sur.

Por lo que se ve, Raimon no encontró pareja y ha vuelto a la tele para intentarlo otra vez. Desde el principio ya sabíamos que esta cena iba a destacar sobre el resto. Y así fue. “¡Vaya pluma! Vaya dos plumeras que van a estar en la mesa”, comentaba el andaluz al conocer a su cita.

Pero la cosa no quedó ahí. Raimon no tuvo reparo en decir que “Yo me defino fuerte en el sexo. Si hay amor, en el sexo cabe todo”. El andaluz quería aprovechar el tiempo y enterarse bien de todo. Entonces, siguió con su particular cuestionario.

¿Tú funcionas bien?“, le preguntó a Alberto una vez supo que tenía 71 años. Este respondió afirmativamente. Sin embargo, Raimon no parecía tenerlo claro… “No, no. Yo creo que no llega. No aguanta”.

Lo más curioso es que, después de compartir bromas subidas de tono y algún que otro beso tórrido en el jacuzzi del restaurante, la cita no terminó muy bien. La voz en off que hace las funciones de Celestina les preguntó si querían volver a tener una segunda cita.

Mientras que Alberto dijo que sí, Raimon dejó entrever que no le apetecía mucho. Vamos, que al final terminaron los dos diciendo que no y yéndose cada uno por su lado. Eso sí, después de un par de besos bastante tensos.

En este caso, no podemos decir que haya habido un final feliz.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.