15/12/2018

Julia Roberts y Lucas Hedges, tándem de altura en ‘El regreso de Ben’

5 diciembre, 2018
1363
Léetelo en 3 minutos

La Navidad es sinónimo de reunión familiar. Aunque en esta ocasión, el reputado director Peter Hedges –nominado al Oscar al mejor guion adaptado por Un niño grande, basada en la novela de Nick Hornby– ha querido desnudar el dramatismo que puede esconder una vuelta a casa en una fecha tan señalada. El regreso de Ben narra la aparición por sorpresa en la víspera de Navidad de un joven de 19 años –interpretado por Lucas Hedges– que ha pasado los últimos meses ingresado en una clínica de rehabilitación por su adicción a las drogas. Su madre, Holly (Julia Roberts), embriagada por la nostalgia en un primer momento, no puede olvidar los tensos momentos vividos durante las fiestas navideñas anteriores, pero decide darle una nueva oportunidad, que consistirá en una tregua de 24 horas alojado en la casa familiar antes de tener que volver al centro para proseguir con su tratamiento. Mientras, su padrastro desconfiará de la buena voluntad de su sonrisa arrepentida y alertará de la posibilidad de que, en cuestión de segundos, vuelva la violencia y ese demonio interno al que Ben no acaba de ganar la batalla. Durante ese tiempo, y convertida en el paradigma de la madre coraje, Holly tendrá que evitar que la felicidad de los suyos se derrumbe enfrentándose contrarreloj a una de las noches más duras de su vida, en la que el secuestro de su perro destapa un pasado turbio lleno de malas compañías y deudas de sangre por cobrar…

El regreso de Ben también es el primer trabajo conjunto entre Peter y Lucas Hedges, padre e hijo en la realidad, que confirma a este último como uno de los talentos emergentes más interesantes de la industria cinematográfica. Su jugosa filmografía –que incluye el inminente estreno del drama gay Boy Erased, que protagoniza junto a Nicole Kidman y el cantante Troye Sivan, o títulos premiados como Lady Bird y Manchester frente al mar– demuestran su capacidad para abarcar personajes llenos de fuerza como el de Ben, unido al gran reto de ser dirigido por su progenitor, y que no le queda nada grande. Una consagración que se complementa a la perfección en este thriller con el momento de madurez de Julia Roberts –cuya elección fue determinante para que Lucas aceptase, tal y como él mismo ha reconocido–, una de las actuaciones más rotundas de su prolífica carrera.

Gracias a cómo se va desarrollando –y erosionando– el reencuentro con el niño de sus ojos, sus emociones sirven al espectador como hilo conductor para llegar hasta las miserias más profundas del protagonista. Y es que ambos cargan con el peso del conflicto al cincuenta por ciento, más allá de la clásica disputa entre el niño rebelde de suburbio con amistades peligrosas y la madre sin fuerza ni paciencia, hecho que se agradece. El film maneja los tiempos a través de la continua tensión, inherente a la aparición de la ‘oveja negra’, y donde quedará demostrado que el cariño no entiende de límites. La familia es lo que tiene.

EL REGRESO DE BEN SE ESTRENA EL 7 DE DICIEMBRE EN CINES

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.