02/04/2020

Mapi León: “Como futbolista hice lo que estaba en mi mano por el colectivo LGTBI”

7 diciembre, 2018
Léetelo en 5 minutos

Han pasado unos meses desde que Mapi León se subiese al escenario de la Plaza Pedro Zerolo de Madrid para participar como pregonera en el último Orgullo celebrado en la capital, que homenajeó el 40 aniversario de la primera manifestación por los derechos LGTBI en España y que tuvo como protagonistas a una nueva generación de jóvenes sin etiquetas. La presencia de la futbolista del Barça –y de la selección nacional– estaba más que justificada después de marcarle un gol a la homofobia, reivindicar a la mujer en su disciplina y decidir hablar públicamente de su homosexualidad poco antes: “Recuerdo estar supernerviosa, estar allí delante de tanta gente fue muy emocionante…, en verdad no sé expresarlo con palabras. En el momento que decidí salir públicamente, me di cuenta de la trascendencia, y que iba más allá de un momento puntual o de mi vida privada”, explica.

La zaragozana se encontraba ante la dicotomía de saber que su generación tal vez ya no necesite significarse explícitamente con un “hola, me llamo Mapi y soy lesbiana”, y la de ser consciente de la falta de referentes abiertamente LGTBI en el fútbol español y cómo la realidad puede cambiar a lo largo de nuestra geografía. “Según donde estés, creo que mi mensaje ayuda a más o menos gente. En Barcelona me dijeron ‘pues fenomenal’, pero igual en una ciudad como Zaragoza no es del todo así…”. Y continúa: “Muchos me dijeron que era mi vida, que no tenía por qué hacerlo porque a la gente no le debería importar lo que soy. Pero era más por el hecho de pertenecer a un mundo como el del deporte, y al del fútbol en concreto, imagínate… Estamos hablando de un entorno machista con muchos tabúes como la homosexualidad”. Precisamente, y lejos de sentirse sola en su cruzada, sí ha observado cómo desde la sutileza otras compañeras perdían el miedo a expresar con naturalidad su sexualidad. “No sé si es porque te fijas más, pero a raíz de esto creo que he visto más fotos, guiños en las redes sociales… Como si diese todavía mas igual. Antes te cortabas un poco más, piensa que al final somos futbolistas, no solo personas, representamos a un club, a un país, a una afición…, y quizá por eso había un poco de pudor. Ahora veo que todo se hace con más naturalidad, sin gritarlo a los cuatro vientos, pero indirectamente sí”. Respeta a todo aquel que no quiera salir del armario, pero al mismo tiempo se enorgullece de ese activismo tan especial que practica desde su posición: “Se trata de hacer lo que esté en tus manos. Yo, como futbolista y personaje público, creo que hice lo que estaba en mi mano para intentar que la sociedad lo vea más normal. Cada uno tiene que ver cuál es su manera de aportar al colectivo LGTBI, y no sentirse ni más ni menos que los demás”.

Mapi es un oasis en mitad de un desierto lleno de prejuicios donde la mujer va ganando foco mediático muy lentamente. Su discurso fue importante y necesario, pero coincide en que habría tenido mayor relevancia si lo hubiese pronunciado un hombre. No obstante, cree que “las chicas expresamos más nuestros sentimientos, todo es más abierto. Sigue siendo curioso que entre tantos millones de futbolistas hombres no haya salido ni uno. Yo lo he hecho, y no ha pasado nada”. Sobre este asunto se muestra un tanto resignada, y cree que estamos lejos aún de ver a un compañero de profesión dar el paso: “No hay ninguna pista que te haga pensar que va a ocurrir. Además, más de uno lo va a esconder, igual tiene hasta novia desde hace años. No lo veo nada claro, es muy difícil. Hasta que uno decida hacerlo, y otros le sigan…”. Pese a ello, quiere dejar un mensaje de normalización. Cuando salió del armario ya había concluido la temporada y se encontraba disfrutando de sus vacaciones, pero al inicio del actual curso futbolístico solo ha recibido feedback positivo, ni rastro de lesbofobia en los terrenos de juego. “Todo lo contrario. Mucha gente, sobre todo chicas jóvenes que me siguen y a las que les gusta el fútbol, se me han acercado después de un partido a darme las gracias por salir del armario y por haberlas animado y ayudado a perder el miedo. Me gusta haber podido ayudar a otras personas que estaban en una situación complicada”.

A todos los entrevistados en este especial se les ha preguntado por su primer contacto nuestra revista, y entre risas, confiesa que la burbuja en la que viven los deportistas de élite le tenia un poco alejada de la actualidad LGTBI. “Os conocí cuando fui a Madrid a dar el pregón… Ay, es que vivo para el fútbol las 24 horas desde hace unos años, y hasta hace poco no me había planteado que mi imagen pudiese servir para algo más. Ahora miro más allá, y compagino mi sueño desde pequeña con otras cosas. Eso sí, desde que nos conocimos os sigo, y os leo, lo juro”. Y como buena defensa, usa las uñas y dientes si es necesario para desearnos larga vida, y construir otros 25 años llenos de respeto y diversidad. “Una revista como Shangay lo único que puede hacer es el bien, ¿por qué no iba a seguir existiendo? No hace daño mostrar lo que hay, tenemos revistas de todo tipo: fútbol, motor, cotilleos… Quien crea que no es necesario seguir luchando por la causa LGTBI no se entera de nada… Aporta muchas cosas positivas, y al que no le guste, que no la lea. Pero todos los demás lo vamos a hacer”, concluye con tremendo orgullo.

FOTOS MANO MARTÍNEZ

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.