fbpx
30/11/2022

Recordamos a la fallecida Lolo Rico, creadora de ‘La bola de cristal’ e historia de nuestra televisión

21 enero, 2019

Ha fallecido a los 84 años Lolo Rico, creadora y directora del mítico programa La bola de cristal, que marcó un antes y un después en la televisión destinada al público infantil y adolescente. Se emitió entre 1984 y 1988 en Televisión Española, y la estela que dejó llega hasta hoy, porque nunca se ha vuelto a ver un programa tan revolucionario y especial en nuestra televisión pública.

En 2003 se rindió homenaje por partida doble al legado que dejó La bola de cristal. Se publicó un libro, La bola de cristal (Plaza & Janés), y un disco recopilatorio, ¿Qué tiene esta bola…? Las canciones de La bola de cristal (Subterfuge). La ocasión perfecta para charlar con Lolo Rico, que me recibió en su casa, feliz de recordar sus experiencias gracias al programa por el que siempre será recordada. Recuperamos aquí aquellas reflexiones sobre un programa que se convirtió en una filosofía de vida y alimentó un culto que sigue vivo.

 ENTRETENIMIENTO INTELIGENTE

“La televisión es al mismo tiempo un medio idóneo para educar y para entretener. Lo que enseña no tiene por qué ser aburrido ni lo que entretiene muy superficial, como normalmente se piensa. Mi primer objetivo con La bola de cristal era entretener a todo el mundo que estuviese delante del televisor, fuesen o no niños”.

COMBINACIÓN MAGISTRAL DE CONTENIDO, IMAGINACIÓN Y PETARDEO

“Quienes hacíamos el programa éramos seres pensantes en el sentido más amplio de la palabra. Los contenidos que volcamos en La bola de cristal eran los que formaban nuestra vida: los libros, el cine, la música... Junto a los contenidos culturales había otros ideológicos, políticos y sociales, ya que el equipo creador lo formábamos gente de izquierdas. Y le añadimos, además, humor. Lo que nos parecía criticable lo criticábamos, pero lo hacíamos riéndonos y burlándonos de todo aquello que no nos convencía, empezando por nosotros mismos. La capacidad de risa era la que le daba al programa ese toque, no de intrascendencia, sino de optimismo”.

FABRICA DE ESLÓGANES CULTURALES

“Surgieron muchos: “Tienes quince segundos para imaginar”, “Solo no puedes, con amigos sí”, “Viva el mal, viva el capital”, “Si quieres ser un perro sólo tienes que ladrar y no leer”... En el programa se motivó mucho la lectura, porque tiene que haber tiempo para todo. Es una tontería eso de que “una imagen vale más que mil palabras”, porque las mil palabras lo que hacen es despertar imágenes en uno. La letra escrita y la imagen no son vehículos contradictorios, sino complementarios”.

ESPEJO DE LA ESTÉTICA DE LA MOVIDA

“La estética de La bola de cristal era la de la movida madrileña. La movida no tuvo nunca un objetivo político, pero fue un escaparate de la libertad. Saliendo como estábamos de una dictadura, pendientes del asentamiento de la democracia, veíamos a la gente moverse, hablar y vestirse con un desenfado que nos hacía creer que la libertad que se suponía que había llegado era cierta. A mí me gustaba mucho la estética de la movida y la adopté para el programa, con un toque punki que le daba mucho encanto”.

REFERENTE MUSICAL DE UNA ÉPOCA

“Quería que en el programa hubiese música de todos los géneros, porque la música es vital en mi vida. Incluimos algo de música clásica, bastante jazz (incluso formé una big band en los últimos meses) y luego toda la música de gente relacionada con la movida: Alaska, Santiago Auserón, Loquillo... Había tres caminos para esa música. El primero era realizar encargos concretos, y así fue como Jose Cano compuso la sintonía. Al entrar Alaska incorporó su música, y después fueron llegando Loquillo, Kiko Veneno y tantos otros, a través de una cadena de encuentros. También hubo grupos que vinieron a tocar al programa, y a todos ellos se les pedían dos temas originales para el programa. Grabamos algunos conciertos en directo, y me enorgullece decir que los primeros clips musicales hechos en España los realizamos nosotros. También en eso fuimos pioneros”.

ALASKA COMO PRESENCIA BÁSICA

"La primera vez que vi a Alaska por la calle me llamó la atención: tan menuda, tan bonita, con el pelo tan exagerado para aquel momento y con una ropa tan poco convencional. Pensé que me encantaría que trabajara en el programa, así que salí detrás de ella para proponérselo, pero la perdí. Otro día, yendo con una amiga, la volví a a ver y ella me dijo que se llamaba Alaska y que cantaba en un grupo. Carlos Juan Casado, el director de Virgin, fue quien me la presentó en el Rockola. Cuando le propuse que trabajase en el programa, Alaska aceptó enseguida, con naturalidad y con ilusión. Me dijo que nunca había hecho nada parecido y yo le respondí que no se preocupara, que le enseñaría encantada. Es uno de los mejores profesionales con los que he trabajado en mi vida. Alaska estaba siempre dispuesta a aprender, poniendo mucho de sí misma, sin ningún tipo de divismo, llegaba con puntualidad británica, se sabía todos sus textos, no faltó jamás a una grabación. Fue una compañera espléndida y sigue siendo una amiga estupenda. La adoro”.

EJEMPLO DE UN MODO DE PENSAR Y ACTUAR RESPETUOSO

“En el equipo había gente de todas las tendencias, de todas las maneras de ser y de pensar. Eramos todos tan..., no tolerantes, porque detesto esa palabra, sino respetuosos. A la gente no hay que tolerarla, sino respetarla y quererla. Nosotros nos llevábamos muy bien, nos teníamos mucho cariño los unos a los otros y nos reíamos de todo. Tuvimos alguna presión de fuera de Televisión; concretamente, hubo algunas asociaciones muy carcas que criticaron con cierta reiteración el tratamiento que dábamos del mundo gay, simplemente porque lo reflejábamos con la más absoluta naturalidad. En el programa trabajó gente gay de la movida, reconocidos abiertamente como homosexuales, que aparecían vestidos de una manera muy particular que también evidenciaba su tendencia gay. Y cuando reflejábamos algún personaje gay lo hacíamos sin exagerarlos ni reírnos de ellos. Porque yo no creo que el mejor modo de reflejar el mundo gay sea sacar esos personajes ridículos que tanta gracia hacen ahora y que yo detesto”.

EL ENTRETENIMIENTO PÚBLICO NO TIENE POR QUE SER SINÓNIMO DE JOSÉ LUIS MORENO

“Para mí la vida es crear, y eso significa inventar lo que los demás no hacen o hacerlo de un modo distinto a como lo hacen otros; en definitiva, saber expresar mi visión del mundo y presentársela a los demás. La bola de cristal ofrecía retazos de vida para que el espectador pudiera forjarse su propia opinión, respetando todas las maneras de ser y vivir. Un programa así es inconcebible ahora mismo, porque todo lo que se ve en televisión es muy feo. Yo no puedo pensar que ahora no hay talento, porque siempre hay gente brillante. Lo que ocurre es que nosotros trabajamos con muchísima libertad, básica para que el talento se desarrolle, y ahora no hay la libertad que debería”.

'LA BOLA', RECREADA EN UN LIBRO Y UN DISCO

“Este resurgir de La bola de cristal ha supuesto un triple ejercicio para mí. Ha habido algo de nostalgia en algún momento de la escritura del libro, pero poca. También me ha servido para reencontrarme con todo el equipo, porque a la mayoría de gente llevaba años sin verla ni hablar con ella. Y en tercer lugar he podido disfrutar del cariño de la gente. Ver La bola de cristal convertida en un mito me hace sentir mucha emoción. Es un gran reconocimiento, y mi autoestima lo ha agradecido. Toda la gente que veía La bola de cristal la ha mantenido en su recuerdo, les ha dejado huella. Noto que se me quiere, y esa es la mejor recompensa que puedo tener, porque una crea para que le quieran”.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.