26/04/2019

La emotiva carta de un «niño marica» de Murcia

10 abril, 2019
Léetelo en 2 minutos

“Querido señor Reig Pla, si quiere conocer el infierno, le presto mi adolescencia”. Con esta referencia, sobre los abusos que la iIglesia esta cometiendo contra el colectivo LGTBI, acaba Carta abierta de un niño marica. Un texto escrito por el actor Antonio Chumillas González para diario.es, en el que narra los duros momentos que tuvo que vivir durante su juventud. Para el intérprete murciano no fue nada fácil vivir su adolescencia en un colegio católico, donde las humillaciones, los insultos e incluso lo golpes, eran algo habitual en su día a día.

En el texto, Chumillas aprovecha para denunciar la impasibilidad de los adultos ante ese tipo de agresiones, con el socorrido pretexto de “son cosas de niños”. Una excusa que hacía que no fuese realmente consciente del gran problema que estaba viviendo: “No hay intervención de la orientadora para calmar los ánimos, ni ningún profesor que dedique más de una ligera mención al tema. Nadie condena ese tipo de agresiones, ni ve lo complejo que es el problema”.

Probablemente, uno de los momentos más incómodos que Chumillas tuvo que vivir fue cuando en 2005, cuando tenía 16 años, se aprobó el matrimonio homosexual: “Que los homosexuales se puedan casar hace que el discurso contra ellos se vuelva más fuerte y agresivo”, afirma el actor, que tuvo que soportar frases de odio y discriminación. Muchas provenían de docentes del centro, como de la directora, que declaraba que un «niño necesita una mamá y un papá» y que nunca dejarían a su hijo con un gay.

Cuando Antonio Chumillas comprendió que le gustaban los chicos decidió salir del armario, pero no lo hizo al mismo tiempo con todo el mundo. Hasta que su hermano pequeño no acabó de estudiar en el mismo colegio que él, no se lo contó a su familia: “Para mí era la forma que tenía de protegerle: no quería que le marcasen como ‘el hermano del marica».

El joven actor utiliza este texto para dar ánimos a todas aquellas niñas y niños que puedan estar pasando un episodio similar en sus vidas: “No estamos rotos, no somos malos, no tenemos traumas. Amaréis, os amarán y tendréis ante vosotros un mundo maravilloso repleto de cariño y comprensión. Tranquilos, no iréis al infierno. No os ocultéis ni intentéis cambiaros”.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.