13/10/2019

Pasea su ‘mantilla travesti’ en la Semana Santa de Córdoba por el derecho de los “maricones”

22 abril, 2019

Su performance travesti se ha convertido en uno de los fenómenos virales de esta Semana Santa. Para celebrar el Jueves santo, el bailarín y coreógrafo profesional de 23 años Carlos Carvento se vestía de luto, tal y como mandan los cánones de las cofradías, y salía a recorrer las calles e iglesias de Córdoba. Eso sí, optaba por el atuendo atribuido tradicionalmente a la mujer: vestido, medias, tacones, teja y velo incluidos.

Con su mantilla española en todo lo alto y un claro mensaje por bandera –»los maricones también tienen derecho a vivir la Semana Santa, y su fe, como el resto»–, el cordobés conseguía revolucionar su ciudad de nacimiento y, por obra y gracia de las redes sociales, también al país entero.

Carlos, que ahora mismo se encuentra desarrollando el proyecto coreográfico Maricón de España con residencia en la Compañía Nacional de Danza de Madrid, está empeñado en mostrar sus «vivencias y cultura como maricón andaluz» y, por encima de todo, en «enriquecer la danza, sacudirle la caspa y darle verdad».

Con el buen ojo que ha demostrado para remover conciencias a través del arte, no dudamos de que conseguirá labrarse un hueco en la danza patria. Él mismo nos contado cómo ha vivido todo el fenómeno de su performance.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo nació la idea de ponerte la mantilla y salir de paseo?

CARLOS CARVENTO ⇒ Realmente, viene desde mi niñez. Yo siempre he querido vivir mi fe y mis tradiciones al igual que todo el mundo en todos los aspectos, y eso por supuesto incluía hacer mi estación de penitencia vestido de mantilla. ¿Cuál es el problema? Que hay una ley no escrita en la que un maricón no tiene la posibilidad de hacer su estación de penitencia de ese modo; yo intenté informarme sobre la posibilidad de hacer este acto con alguna hermandad y la respuesta, evidentemente, fue negativa.

SHANGAY ⇒ Y así se gestó tu intención reivindicativa…

CARLOS CARVENTO ⇒ Mi objetivo real era vivir mi fe y mi cultura. Se han logrado metas súper necesarias: que haya cuadrillas de mujeres costaleras como las de la Hermandad del Amor en Córdoba, que Gema Fernández se haya convertido en la primera mujer capataz en la Hermandad de la Piedad de las Palmeras de Córdoba o que Charo Padilla haya sido pregonera de la semana santa sevillana. Pero los maricones seguimos sin tener la posibilidad de vivir nuestra fe y habitar espacios que son exclusivamente para mujeres o en los que ni siquiera se nos imagina que podamos existir, como el hecho de ponerse una mantilla.

La Semana Santa –todos los sabemos– está llena de maricones que son bordadores, floristas, vestidores de vírgenes, imagineros… que siguen manteniendo este legado. Pero si hablamos de visibilizarnos públicamente, un maricón dentro de un cortejo eclesiástico entra en el terreno de lo prohibido. En el contexto de la Semana Santa y los cofrades, se nos permite existir como maricones siempre que no crucemos la barrera de lo público, hemos de existir en las sombras, como dije antes, de oficios que no impliquen la vivencia cotidiana del ritual. Queremos vivir la fe y el misticismo en nuestros propios términos. Dejemos de ocultar la grandísima presencia maricona que hay a todos los niveles en los rituales de nuestra cultura, y más si hablamos del sur del España.

SHANGAY ⇒ Suponemos que elegiste Córdoba por proximidad…

CARLOS CARVENTO ⇒ Pensé hacer esta performance –por llamarla de alguna manera– en Sevilla, donde la Semana Santa, en cuanto a tradiciones y protocolos, es mucho mas fiel, al contrario que Córdoba (mi ciudad natal), donde todo se vive de una manera mucho más austera y sencilla, o simplemente diferente. Pero como uno de mis objetivos principales, como artista cordobés, es poner en valor todo lo que envuelve a Córdoba y llevarla por bandera, decidí que era lo más propio. Hay que reconocer que Córdoba, en cuanto a modernidad, va a la cola de Andalucía, y la sociedad cordobesa prefiere quedarse con lo puesto a arriesgar en modernidad aplicada a cualquier aspecto. Por eso lo nuevo siempre les va a chirriar, al contrario que otras ciudades andaluzas más cosmopolitas y visibles como por ejemplo Málaga o Sevilla, donde podemos ver dos vertientes muy claras: una muy rancia y tradicional, y otra mucho más moderna y vanguardista.

SHANGAY ⇒ ¿Qué reacciones has recibido?

CARLOS CARVENTO ⇒ Han sido diversas. Hubo varios tipos: por un lado tenemos la gente que pasaba y mirada asombrada de verme en una iglesia sentado de esa guisa, luego la gente que me paraba a preguntar si era un hombre o una mujer (ya que yo no me pongo pecho ni escondo mis curvas naturales ni por supuesto mi vello). De hecho, una señora se me acercó y me preguntó por qué no me había depilado. Lógicamente, entiendo que hay cosas que no pueden llegar a comprender o que no podemos abarcarlo todo, a lo que yo le contesté que no me quitaba el vello porque me gustaba y era parte de mí.

También tenemos al público extranjero. Recuerdo que toda la performance fue en el casco histórico, incluyendo la mezquita catedral, con gran presencia de visitantes de otros lugares y países. Para ellos era algo asombroso, parte del imaginario de Córdoba, era otra atracción turística que fotografiar. Sin ellos saberlo, me estaban incluyendo dentro de todo lo que envuelve a nuestra tradición, lo cual es en cierta manera un avance y un alivio para mí como maricón.

Por último, sí que hubo en concreto dos personas de una edad madura, y por supuesto mujeres, que me dieron las gracias por hacer lo que hacía, y que ya era hora… Y yo súper contento con ese tipo de reacciones.

SHANGAY ⇒ ¿Sentiste miedo en el algún momento?

CARLOS CARVENTO ⇒ No hay que olvidar el momento que estamos viviendo en este país y en el mundo, donde todo se está radicalizando, y por supuesto sabía a lo que me exponía; pero pienso que ahora más que nunca es cuando debemos visibilizarnos y luchar por lo que es nuestro. No voy a vivir con miedo, lo tengo muy claro.

SHANGAY ⇒ ¿Y en redes sociales qué te han dicho?

CARLOS CARVENTO ⇒ No me imaginaba el revuelo que se ha formado para bien; en menos de un día, miles de personas compartiendo la publicación, comentándola y apoyándome en todo momento. Para mí ha sido un regalo después de tanto tiempo luchando por llevar a cabo algo como esto. Apenas he tenido malas reacciones, a pesar de que tengo muchos seguidores a los que considero maricones fachas, que han preferido mantenerse al margen y no opinar, porque saben que lo que hago lo hago con respeto a mí y a toda mi cultura.

SHANGAY ⇒ ¿Te sientes de alguna forma pionero?

CARLOS CARVENTO ⇒ Yo no he inventado nada, y ya desde las primeras manifestaciones LGTBI en Barcelona, a partir del año 75 en adelante, muchos maricones como el gran Ocaña, la Esmeralda de Sevilla, Rafael Conde y muchísimos más lucharon e hicieron visible que la cultura del sur de España era de ellos también, y que también formaban parte de todo esto. Gracias a ellos he podido hacer esto, al igual que muchas de mis compañeras andaluzas como Belial, Pakita, Berrenga, Chesvastica, Markesa, la Susi, Real Majestad, Imperio Reina y muchas más que luchamos y utilizamos nuestros símbolos y cultura como lo que es: nuestro.

SHANGAY ⇒ ¿Y te consideras travesti?

CARLOS CARVENTO ⇒ Aunque a simple vista se me pueda considerar drag, no lo soy. No es que reniegue del drag, sino que, precisamente porque tengo muchas compañeras que trabajan en el drag y sé lo que es y lo que cuesta trabajar en el drag, no puedo abanderarme de ese arte.

SHANGAY ⇒ Entonces, defínete como artista…

CARLOS CARVENTO ⇒ Soy bailarín y performer. En mi trabajo como artista recurro a mi cultura cordobesa y andaluza en gran medida, y de alguna manera, para reinterpretarla poniéndola en mí como maricón; quiero adentrarme en las fiestas populares y ritos religiosos de Andalucía para defender desde mi posición lo que es mío, mi cultura. Jugar a la ambigüedad y hacer que la sociedad se cuestione en todo momento lo que ve y lo que siente, y por último, utilizar la danza y la performance en directo como vehículo transmisor.

SHANGAY ⇒ Pero es notable que en tu arte le das un gran importancia a la estética andrógina y a romper con la heteronorma…

CARLOS CARVENTO ⇒ En mi vida artística y creaciones siempre he recurrido a una estética y elementos que, según la sociedad, están considerados como femeninos. A medida que he ido creciendo y madurando, he ido separando menos mi vida artística de la personal, y por lo tanto esa parte que se considera masculina ha ido transformándose en algo mucho mas abierto y donde las etiquetas son algo secundario. Por lo tanto, no me identifico con un modelo organizativo establecido.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.