20/07/2019

Viajamos con Marta Sánchez a Tel Aviv: “Eurovisión no se me ha resistido, me he resistido yo”

9 mayo, 2019
Léetelo en 6 minutos

La historia de amor (no se puede calificar de otra manera) entre Marta Sánchez y Shangay se extiende casi a lo largo de los 25 años que ha cumplido nuestra publicación. Con ella, que ha protagonizado varias portadas emblemáticas, hemos vivido multitud de experiencias y recorrido muchos kilómetros, siempre bajo el denominador común de la diversidad y la visibilidad, que siempre ha apoyado. “He vivido muchos años de esta historia con vosotros, he sido seis veces portada. O siete… bueno, muchas [risas]. Siempre habéis sido una revista muy valiente que ha luchado mucho por la aceptación, y no solo del público homosexual”.

Nuestra penúltima aventura nos traslada hasta uno de los lugares más mágicos del planeta: arquitectura, playas impolutas, tolerancia y ganas de sacudirse algún que otro tópico procedente de Europa. A grandes rasgos, esa podría ser la inmediata imagen que proyecta Tel Aviv, la ciudad más occidental de un país como Israel, llena de increíbles contrastes y que transmite paz y bienestar –la traducción de ese shalom, su saludo característico que pusimos en práctica nada más aterrizar en el aeropuerto Ben-Gurión–.

Era la primera vez que la cantante, expectante desde el despegue en Madrid, pisaba suelo israelí, y enseguida se llevaba las manos a la cabeza por haber dejado pasar tantos años para ello. “Lo que más me gustó fue la sorpresa que me llevé, me parece increíble no haber sabido antes todo lo bueno que tenía Tel Aviv, me da mucha pena habérmela perdido tanto tiempo. Una ciudad multicultural, con una oferta llena de riqueza, con un entorno y una mezcla maravillosa. Sus edificios, su gastronomía, sus playas… Simplemente increíbles”, explica, mientras se lamenta de que la vorágine de la producción no le haya dejado explorar a fondo cada rincón de una ciudad llena de sabores y matices. Lo cual es la excusa perfecta para regresar… “Me encantaría volver. Cuando viajas por motivos de trabajo, no lo disfrutas a tu manera con total libertad. Me quedé con ganas de tirarme más tiempo en la playa que teníamos justo debajo del hotel. Repetiré para poder patear la ciudad a fondo, todos sus museos, restaurantes…”.

Y es que Tel Aviv tiene todo lo que a Marta le seduce para invertir allí unos días de descanso con su pareja: “Siempre intento compartir una aventura con mi compañero. Y que haya un abanico de planes, tanto de día como de noche, pero normalmente tranquilos. Discotecas ya no tanto”, confiesa entre risas. No obstante, los menos madrugadores encuentran en Tel Aviv un lugar cultural de referencia en lo que a clubbing y música se refiere, con una oferta trasnochadora muy variopinta.

Cuando se pone el sol, la metrópoli se crece entre la magia de la tecnología y un paraíso hedonista inigualable en Oriente Próximo. Sus edificios más emblemáticos se iluminan constituyendo una bella paradoja: cuanta menos luz, más colores. Y también se tiñe de arcoíris, porque en una ciudad –y una nación– tan acogedora, y donde cada rincón guarda una espectacular historia, conviene no olvidarse del Gay Pride de Tel Aviv. Cada año, más de 200.000 personas nos enseñan desde la playa cómo es eso de estar orgulloso en uno de los lugares con más diversidad del planeta.

Un momento que hay que disfrutar al menos una vez en la vida, y un ambiente que Marta captó rápidamente. “No hay ningún problema, está muy bien visto, tal vez al contrario de lo que se pueda pensar. Fíjate que es un país de muchas tradiciones, pero luego son muy abiertos de mentalidad para el colectivo LGTB”. Otro motivo más para volver.

Total look MALNE

Uno de los momentos más especiales de nuestro viaje fue la visita al Pabellón 2 del Centro de Convenciones de Tel Aviv, lugar donde se celebrará este año el Festival de Eurovisión después de que Israel y ese Toy de Netta se alzasen con la victoria en 2018. Y aprovechando la coyuntura, no nos resistimos a preguntar por qué el idilio entre una de nuestras artistas más internacionales, con hordas de fans gays, y el evento musical más importante del mundo, no ha acabado de cuajar nunca. “No se me ha resistido, me he resistido… No me veo, es muy difícil que haya consenso y tener la aprobación general de una canción que sientas realmente tuya, y que no esté tan filtrada por los que realmente dan el aprobado”. Y continúa con una pequeña confesión: “Para ir a una cosa tan grande como Eurovisión tendrían que dejarme total libertad para elegir y decidir. Con el patrón de los últimos diez años, con alguna excepción como por ejemplo la de mi amiga Pastora Soler, es difícil llegar a un acuerdo. Y súmale que es un evento de cien millones de espectadores, y a mí eso me impone mucho. Pero nunca se puede decir de este agua no beberé…”.

Vestido SIMONA CORSELLINI, botines AZAREY, cinturón YSL VINTAGE y cadena ARISTOCRAZY

Otra de las paradas nos llevó hasta la capital, Jerusalén –a poco más de una hora en coche desde Tel Aviv–, un lugar mágico donde cada rincón de la vieja ciudad guarda una historia tan emocionante como indescriptible. “Me sorprendió que, por ley, todos los edificios tuviesen que estar construidos con la misma piedra”. Desde el Monte de los Olivos, uno de los lugares más sagrados de Tierra Santa, se respira una especial tranquilidad que solo altera la emoción de ver más de 1.500 tumbas judías copando toda su ladera. Un enclave donde llama la atención el respeto con el que se convive independientemente de la religión que profesen, y que dejó a nuestra protagonista con la piel de gallina. “No te imaginas lo que alberga su interior, un pequeño oasis lleno de sabor y diferentes temáticas y energías. La visita a Jerusalén no se me va a olvidar hasta que me muera, estás en el epicentro donde se desarrolló toda la historia de Jesucristo: el Monte de los Olivos, el Santo Sepulcro, todo el recorrido del Vía Crucis… Me emocionó”.

Vestido CARLA RUIZ

Marta Sánchez se encuentra en un momento dulce de su carrera, con una revitalizada conexión con Carlos Baute, que una década después de Colgando en tus manos, trae bajo el brazo un nuevo éxito. “Te sigo pensando era una canción perfecta para celebrar los diez años de Colgando en tus manos, de hecho estamos cerca de los 20 millones de reproducciones. Creo que nos ha aportado mucha positividad a los dos, supone una muy bonita actualización de nuestro momento musical”.

Vestido SIMONA CORSELLINI, zapatos PURA LÓPEZ, cadena y anillo ARISTOCRAZY

Aunque Marta, la que nunca se rinde, anda dando forma a próximos proyectos, que la mantendrán muy ocupada en los meses venideros. “Estoy preparando mis nuevos conciertos de verano, que terminarán en Estados Unidos, y paralelamente estoy preparando algo que no te puedo desvelar, pero que tiene como protagonistas piano y voz. Y siempre buscando temas nuevos para sacar alguna canción mía”.

No sabemos cómo gestionará su agenda para volver a Israel, pero no cabe duda –y así lo transmitió varias veces durante nuestra entrevista– de que lo hará. De momento, continúa asimilando lo vivido: “Es un viaje que me marca para siempre, me llevo una experiencia y una energía que se me queda grabada en la retina”.

Fotos: pepe botella
estilismo: mila bentabol
maquillaje y peluquería: mateo pérez para charlotte tilbury y kevin murphy
agradecimientos: ccfp españa (creative community for peace), embajada de israel


MÁS INFORMACIÓN EN WWW.EUROVISION.TV

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.