19/11/2019

Los mensajes LGTBI+ ocultos en el nuevo videoclip de Taylor Swift

18 junio, 2019
Léetelo en 3 minutos

A estas alturas, todos habréis visto el nuevo videoclip de Taylor Swift y comentado con vuestras amigas la telenovelesca reconciliación con su enemiga íntima, Katy Perry. Os creíais muy listos, pero… ¿habéis conseguido captar la ingente carga de mensajes subliminales que la cantante ha incluido en su vídeo musical? Es posible que no, y por eso aquí os dejamos el análisis del videoclip masticadito.

1. La primera imagen que aparece en el videoclip es la de Taylor Swift con un antifaz rosa con el título de la canción. Inmediatamente después, una mesa de color azul turquesa, el color del antifaz de la mítica película Desayuno con diamantes protagonizada por la inolvidable Audrey Hepburn.

                           

2. En el segundo plano podemos observar: una figura de un gato (es bien conocida la enfermiza pasión de la cantante por los felinos); un cartucho de escopeta con flores en su interior, critica la facilidad de acceso a las armas en EE UU y su venta; un vaso con un líquido rosa que parece hacer referencia al dicho creado por Jasmine Masters, exconcursante de RuPaul’s Drag Race. «No tea, no shade, no pink lemonade», frase usada normalmente por las drags para advertir a su interlocutor de que lo que viene después no va a dejar títere con cabeza. Además, en una de sus estrofas encontramos el siguiente verso revelador: «‘Cause shade never made anybody less gay so». No deja lugar a dudas.

3. Otro de los mensajes subliminales que encontramos en el videoclip es una cita de la cantante Cher, «Mom, I am a rich man», enmarcada en un cuadro. En una entrevista que la cantante septuagenaria concedió en 1996 cuenta una anécdota en la que su madre le decía: «Sabes, hija, un día tendrás que sentar la cabeza y casarte con un hombre rico». A lo que Cher contestó con grandilocuencia: «Mamá, yo soy un hombre rico».

4. ¿Nadie recuerda el empalagoso videoclip de Katy Perry California Girls? Pues aquí nos volvemos a encontrar a la polémica artista haciéndose un gazpacho de algodón de azúcar.

5. Taylor Swift parece querer abandonar su pasado beligerante y abraza el ideal happy flower. En otro de los versos de la canción, la norteamericana añade «And snakes and stones never broke my bones so», cambiando el dicho «sticks and stones never break my bones», es decir, «palos y piedras nunca romperán mis huesos» por «serpientes y piedras nunca romperán mis huesos»… Aparte de ser el insulto que Kim Kardashian le dedicó en una ocasión, ‘snake’ es además el símbolo de su anterior disco, Reputation, y aquí podemos ver al ofidio acompañado de mariposas. A partir de aquí aparecen las banderas LGTBI+ y empiezan los cameos que mencionamos en otro artículo reciente.

6. Se insinúa por redes sociales que el tatuaje de Ellen DeGeneres en el videoclip podría ser el título de una nueva canción del disco de Taylor Swift, aunque el título Cruel Summer sea el mismo que el de una canción con cierto aire gay del grupo británico de los 80 Bananarama.

7. El concurso de belleza protagonizado por las exconcursantes de RuPaul’s Drag Race. Cada drag encarna a una cantante: Tatianna a Ariana Grande, Trinity The Tuck a Lady Gaga, Delta Work a Adele, Trinity K. Bonet a Cardi B, Jade Jolie a Swift, Adore Delano a Katy Perry, A’keria C. Davenport a Nicki Minaj y Riley Knoxx a Beyoncé. RuPaul llega a proclamar a la ganadora y lanza la corona al aire dejándonos con la intriga.

El videoclip es una mina de juegos de palabras, incógnitas y críticas sociales. Y como no queremos ponernos pesados con nuestros lectores no angloparlantes, lo que se nos quedó en el tintero deberéis descubrirlo vosotros solos.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.