19/09/2020

Miki Núñez: “Entre tanto pez gordo, en el mundo de la música es casi imposible hacerte hueco”

30 septiembre, 2019
Léetelo en 10 minutos

El finalista de OT 2018 y representante de España en Eurovisión 2019 puede presumir de ser número 1 en ventas con su álbum debut, Amuza. Una palabra en esperanto cuyo significado describe a la perfección el conjunto de este primer trabajo y a su autor: diversión. A través de sus trece canciones, Miki Núñez dice adiós a las supersticiones –“también lo saqué un viernes 13”– y hola al buen rollo, el mismo que lleva desprendiendo desde que le conocimos en el famoso talent show.

Amuza es un disco coherente con lo que hemos conocido del catalán hasta ahora, con temas frescos que se mueven entre sonidos pop, ska o reggae que no predominan en la radiofórmula y que han encontrado en Ñúñez un nuevo altavoz. Pasen, vean, bailen, sonríen y, por qué no, emociónense.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo estás viviendo la recepción de Amuza?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Todo lo que está pasando está siendo muy bueno. Aparte de los números, que es lo menos importante para mí, el feedback de la gente cuando me para por la calle o en redes sociales es muy bueno. Apenas he encontrado mensajes malos.

SHANGAY ⇒ ¿Te daba miedo lo que pudiera pasar?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Más que miedo, tenía vértigo porque he hecho lo que he querido. He compuesto con quien he querido y como he querido. Amuza soy yo en un disco. Pero ahora tiene que gustar al público, la gente tiene que hacer suyas las canciones.

SHANGAY ⇒ El álbum es completamente continuista de todo lo que has mostrado desde tu paso por OT 2018
MIKI NÚÑEZ ⇒ Me suelen decir que es lo que esperaban de mí, que son canciones alegres, un canto al buen rollo, y eso me parece tan guay… Yo siempre me he mostrado tal cual soy, ya sea en la academia, fuera, con los medios… No sé hacerlo de otra manera. Por eso el disco resulta tan coherente con lo que soy.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo has trabajado la composición?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Yo no componía antes de OT. Empezaba canciones y escribía muchas cosas, pero luego no sabía cómo plasmar eso en una canción o transformarlo en música. Como no toco bien ni la guitarra ni el piano, solo sé hacer lo típico, cuando me viene alguna melodía a la cabeza, por la calle, en la ducha o incluso mientras duermo, me despierto, la grabo y ya con tiempo me pongo a tocarla. Pero al salir de la academia tenía tantas emociones a flor de piel, había vivido tantas cosas intensas en solo tres meses que las canciones fluían.

SHANGAY ⇒ La balada por excelencia del álbum es Escriurem. ¿Cómo nace?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Es una canción dedicada a todas las personas que estábamos dentro de la academia. Habla de cómo era el día a día allí dentro, de cómo nos despertábamos uno al lado del otro, las canciones que nos cantábamos, cómo nos acordábamos de toda la gente que se iba. Pero es un tema que también te puedes llevar al terreno amoroso, al de la vida misma…

SHANGAY ⇒ ¿Por qué es la única canción cantada en castellano y catalán?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Compuse cuatro o cinco canciones en catalán, pero las que más me gustaron fueron Per tu y Escriurem. Esta última es la más especial del disco para mí, y quería que quedara muy claro su mensaje. Así que pensé en hacer una traducción, que aunque no sea literal, expresa lo mismo. Mi intención es que la gente la escuche en catalán, que luego lo haga en castellano para saber de qué va, y así pueda comprenderla y disfrutarla. Como un Google translate.

SHANGAY ⇒ Ha sorprendido que incluyeras en el disco Nadie se salva, la canción que cantaste junto a Natalia Lacunza en la gala de Eurovisión…
MIKI NÚÑEZ ⇒ Todo viene de un día que fui a esquiar con Nil Moliner a Andorra. Paramos a tomarnos una cerveza en un bar donde tenían una guitarra y nos pusimos a cantar. De repente, Nil empezó a tocar Nadie se salva más rápido de lo normal, le dije que la hiciera con un ritmo de ska y me flipó, hay un vídeo y todo de ese momento… Supe que había que meterla en el disco de cabeza.

SHANGAY ⇒ ¿Qué le pareció a Natalia?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Se la pasé y me dijo que era su canción favorita junto a Escriurem. Intentamos cantarla juntos para el disco, pero al final fue imposible por temas de agenda. En la gira la cantaremos juntos.

SHANGAY ⇒ En Amuza destacan numerosas colaboraciones como la de Nil…
MIKI NÚÑEZ ⇒ Yo era muy fan de La pegatina, de Arnau Griso, de Nil Moliner, me encantaba Sofía Ellar…. Así que tenerlos en mi disco ha sido muy heavy. Gracias a La venda tuve la oportunidad de conocer a Adriá Salas, y él ha sido la persona más importante en todo el proceso musical de Amuza. Me ha ayudado con todo. Yo le enseñaba una canción y me decía que antes del primer minuto tenía que haber un estribillo, cosas en las que yo no caía. Ha sido la persona que me ha guiado.

SHANGAY ⇒ Todos cantáis juntos Eterno verano, menos Sofía Ellar, que te acompaña en Coral del Arrecife… ¿Es intencionado?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Esa canción nació porque nosotros decíamos que la academia era una isla, y habla todo el rato con metáforas. Sofía nos visitó el día en que nos enseñaron diez tuits negativos a raíz de una broma que hicimos y que se malinterpretó. Ella nos ayudó muchísimo, y quise que cantara conmigo este tema.

SHANGAY ⇒ Parece que hay mucho de destino en este primer trabajo…
MIKI NÚÑEZ ⇒ Muchísimo, de ahí el hilo rojo de la portada. Hay un proverbio chino que dice que estamos conectados con la persona con la que vamos a acabar en nuestra vida a través de un hilo rojo invisible. Por eso en la portada aparecen piedras, rocas y ramas, que simbolizan que no he perdido mi naturaleza, y están conectadas por ese hilo rojo, como si estuviera escrito que todo esto sucedería.

SHANGAY ⇒ Inicialmente, el disco iba a llamarse Arbre, árbol en catalán… ¿Por qué cambiaste a Amuza?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Se iba a llamar Árbol porque quería reflejar que mantengo mis raíces y sigo siendo la misma persona que cuando empecé a hacer música, que tengo claro lo que quiero hacer, que he ido creciendo… Pero luego pensé que ese concepto está muy trillado. Así que luego me centré en el objetivo del disco, que es pasarlo bien, la diversión. Busqué cómo se decía divertido en varios idiomas, y al buscarlo en esperanto me gustó cómo sonaba ‘amuza’. Además, me pareció perfecto porque quería hacer un canto al plurilingüismo.

SHANGAY ⇒ Sin embargo, el primer título iba a ser en catalán…
MIKI NÚÑEZ ⇒ Porque me gustaba más como sonaba arbre en catalán. No ha habido ninguna otra intención, si hubiese querido habría puesto un título en catalán.

SHANGAY ⇒ ¿En los directos te acompañará tu banda de siempre?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Espero que sea así, de momento están los Dalton y hemos añadido a una chica que toca la trompeta y a otra que toca el trombón, y está quedando súper guay. En directo las canciones son mucho más bailables.

SHANGAY ⇒ Vas a incluir algunos temas que tocabas con los Dalton Bang en esta gira, ¿no?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Hay una versión que me hace muchísima ilusión cantar que es Gasolina de Kayo Malayo, un grupo de Tarrasa que seguíamos muchísimo, y su bajista ahora se viene con nosotros en la gira. Tampoco pueden faltar las típicas como I Will Survive. Haremos varios medleys fuertes para que la gente baile.

SHANGAY ⇒ Has llevado el ska a un escaparate dominado por otros géneros… ¿Te sientes de alguna manera nuevo embajador de este sonido?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Es un tipo de música que no suele escucharse en la radio, pero luego Celébrate es la canción más escuchada en la radio de Cataluña, y suena en Los 40 entre el reguetón o el trap, y eso me encanta. Me ha hecho ilusión llevar esto a un lugar normal. No es solo música de verbena de pueblo, es música que también puedes disfrutar en tu casa, te alegra la vida.

SHANGAY ⇒ ¿Has recibido alguna crítica precisamente por esto?
MIKI NÚÑEZ ⇒ A mí no tanto, le ha pasado más a Adrià Salas. Criticaron a La Pegatina por haber ido a Eurovisión, y sobre todo por haber ido a Israel. Pero creo que les ha ido muy bien porque vas a cualquier fiesta y cierran con una canción escrita por Adrià como La venda, y quizá antes no ocurría.

SHANGAY ⇒ Hablando de La venda, ¿cómo se recupera uno de una mala posición en Eurovisión?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Yo no tuve que recuperarme porque para mí el premio fue llegar a la Green Room y que me enseñaran lo que había pasado con el público. Todo el mundo bailó y se lo pasó genial. Mi familia me decía que la única canción que cantaba la gente por las calles de Tel Aviv era La venda. Conseguimos que Eurovisión tuviera una canción que representara a la perfección lo que era la música mediterránea, la nuestra.

SHANGAY ⇒ ¿No tuviste miedo a no poder remontar tras ese pequeño bache?
MIKI NÚÑEZ ⇒ No lo pensé. Es cierto que me habría encantado quedar mucho mejor, pero tanto la puesta en escena como la canción salieron muy bien. Para mí no fue un “a ver cómo remontamos esto”, sino un “joder, qué bien empezamos”.

SHANGAY ⇒ Y ahora que ya estás en la industria, ¿qué expectativas tienes?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Para mí la música es el directo y los conciertos, y mi disco está orientado a ello. Vértigo y miedo obviamente hay, quiero ver si a la gente le gusta, si suena en radios…

SHANGAY ⇒ ¿Te afectó negativamente la cancelación de los dos últimos conciertos de la gira de OT 2018?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Cuando anularon estos conciertos nos dio mucha rabia, porque fue por motivos en los que no teníamos nada que hacer. Por ejemplo, hicimos cinco conciertos en Andalucía e íbamos a acabar la gira allí, y no hubo ninguno en Zaragoza o Murcia. Creo que todo se podría haber planteado de otra manera.

SHANGAY ⇒ ¿Ha sido por una mala gestión?
MIKI NÚÑEZ ⇒ No ha sido solo una mala gestión, la culpa es repartida, de todas las personas que hay en la gira.

SHANGAY ⇒ ¿Sentiste que el público os daba la espalda?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Para nada, el público de OT es el más fiel que hay en la faz de la tierra.

SHANGAY ⇒ ¿Qué crees que va a pasar con OT 2020?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Creo que el programa irá bien. Aunque lo viera menos gente, seguiría siendo un programa estrella. Es cierto que en el mundo de la música nos damos de hostias, hay muchísimos peces gordos entre los que es casi imposible hacerte un hueco, y los nuevos concursantes lo van a tener más difícil, por eso, deberían tener personalidades muy fuertes y muy diferentes para que realmente enganchasen.

SHANGAY ⇒ ¿Crees que alguna vez te pesará la marca OT?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Jamás. Ni OT ni Eurovisión. Ahora he sacado un disco y quiero que se me reconozca por mi nombre, pero no me importa nada que me relacionen con ambos programas, porque al final han sido mi salto y mi trampolín.

SHANGAY ⇒ ¿Qué esperas de Amuza?
MIKI NÚÑEZ ⇒ Que sea uno de los discos más escuchados de este año, que la gente lo disfrute y haga suyas las canciones. Mi sueño es que alguien alguna vez se emocione con una canción mía, que llore en un concierto.

el álbum amuza de miki núñez está editado por universal music spain

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.