fbpx
03/12/2022

‘Retrato de una mujer en llamas’: la historia de un hermoso y atemporal romance lésbico

16 octubre, 2019

Este viernes 18 de octubre se estrena en los cines españoles Retrato de una mujer en llamas, una bellísima película de Céline Sciamma, directora de la celebrada Tomboy. Sciamma se ha convertido en una de las directoras de las que más se está hablando esta temporada, dadas las excelentes –y merecidas– críticas que está recibiendo su cuarta película, escrita y dirigida por ella, que narra la apasionada relación que surge entre dos mujeres.

Abiertamente lesbiana, la directora Céline Sciamma propone en su última película una historia muy especial, con un halo entre mágico y erótico que atrapa desde el principio. Ambientada en la Bretaña francesa de finales del siglo XVIII, relata la relación que surge entre dos mujeres de manera inesperada.

Marianne (Noémie Merlant) llega a una aislada mansión con el propósito de cumplir el encargo que le ha hecho una condesa (estupenda Valeria Golino en un papel secundario muy lucido). Desea que realice el retrato de bodas de su hija Héloïse (Adèle Haenel), a la que va a casar con un noble italiano, una vez ha dejado el convento en que estaba recluida.

Marianne debe realizar el retrato sin que Héloïse lo sepa, a escondidas, sirviéndose de su imaginación y de los recuerdos que le brinden los paseos que darán juntas, dado que la joven casadera cree que esta ha llegado para ejercer de dama de compañía ocasional. Lo que ninguna de las dos espera es que surja una atracción, al principio sutil, y luego, poco a poco, irrefrenable.

Mientras Marianne pinta por las noches, es consciente del poco tiempo que pasarán juntas antes de que su amante parta para casarse. Y ambas se ven obligadas a enfrentarse a una relación oculta e intensa, y además con aparente fecha de caducidad.

No estamos acostumbrados a ver películas de época como esta, y menos que narren una historia de atracción entre dos mujeres en el siglo XVIII, dos personajes que escapan de los clichés de sometimiento que damos por hechos en esos tiempos. Sciamma es una declarada feminista, y vuelca su perspectiva en esta historia en la que, por un lado, se recrea en los detalles de época con exquisitez, y por otro, borda los retratos de estas dos mujeres en llamas, aunque solo una quede inmortalizada en un inquietante cuadro.

Tan evocadora como inquietante, Retrato de una mujer en llamas narra una historia de pasión magnética que obliga al espectador a involucrarse activamente en lo que ve. Fusiona la pasión por el arte –Sciamma maneja con maestría el lenguaje clásico, aunque revierte sus intenciones tradicionales– y la pasión que sienten las protagonistas, y asistimos a una obra de cámara –los espacios resultan asfixiantes, incluso los espectaculares exteriores– en torno al amor homosexual de dos mujeres en un momento en que el tabú no podía ser mayor. Cuenta, además, con un sublime epílogo, de esos que dejan al espectador con un nudo en la garganta.

Retrato de una mujer en llamas ganó en el festival de Cannes el premio al mejor guion, y también la Queer Palm; y merece también un enorme reconocimiento por la capacidad expresiva que la directora extrae de las miradas y silencios entre las dos protagonistas.

RETRATO DE UNA MUJER EN LLAMAS SE ESTRENA EN CINES EL 18 DE OCTUBRE

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.