14/12/2019

10 películas imprescindibles sobre el VIH/sida

1 diciembre, 2019
Léetelo en 6 minutos

10. Philadelphia (1993)

No por tópica es menos necesaria. Esta mirada condescendiente, algo afectada, a un prometedor y culto abogado que contrae el sida era lo más cerca que el Hollywood de principios de los 90 pensaba aproximarse a la problemática de la enfermedad y al colectivo homosexual. Por supuesto, no faltaban infidelidades, claros casos de homofobia y un innecesario final lacrimógeno para empatizar aún más con la tragedia de su protagonista. Muchos criticaron el carácter melindroso de la película, pero en su favor queda haber abierto la puerta a muchos otros retratos sobre el VIH que vendrían después. Y eso que no era ni mucho menos la primera en poner el foco sobre la cuestión, pero sí la más mediática, Oscar a Tom Hanks incluido.

9. Vivir hasta el fin (1992)

Si a principios de los 90 recibir un diagnóstico positivo de VIH era sinónimo de vivir deshauciado para muchos, ¿por qué no aprovechar al máximo lo que te queda de vida? Así lo entendió Gregg Araki con la muy alternativa Vivir hasta el fin, en donde la pareja de chicos protagonista, uno gay y el otro bisexual, decide lanzarse a lo loco a la carretera tras conocer que son portadores del virus. Con su planteamiento a contrarreloj, Araki firmó una de las primeras y más despreocupadas películas sobre el VIH, no exenta de humor y capítulos desquiciados, que ayudaba a descargar de drama la cuestión con su defensa del carpe diem.

8. Los amigos de Peter (1992)

Además de reunir a los más famosos rostros británicos de toda una generación –de Emma Thompson a Kenneth Branagh, Hugh Laurie y Stephen Fry–, Los amigos de Peter escondía tras su envoltorio de comedia fraternal y de enredo un asunto delicado: cómo confesar a tus amigos que eres seropositivo, con todo el abanico de reacciones que eso conlleva. Lo mejor: la naturalidad de la revelación y el tono uniforme de la película para evitar a toda costa el melodrama.

7. Compañeros inseparables (1990)

Mucho antes de The Normal Heart, otra película se esforzó por arrojar luz a los primeros casos de sida diagnosticados en la comunidad homosexual a principios de los 80. Era Compañeros inseparables, una aproximación que, con apenas perspectiva histórica, ofrecía una acertada panorámica del desamparo, el miedo y la inoperancia sin caer en histerias, morbos ni dramas. Su principal punto a favor era el intento por ofrecer una visión normalizada de la comunidad gay.

6. Test (2013)

El miedo a lo desconocido, los prejuicios ante el qué dirán y el pánico a contraer el VIH vertebran esta película que pudo verse en la última edición del Lesgaicinemad. Su protagonista, un bailarín que aterriza en una compañía de danza en el San Francisco de mediados de los 80, espera el resultado de la prueba del virus y su agobio asfixiante se transmite de lleno al espectador. Uno de los más recientes retratos de la paranoia con respecto al VIH.

5. En el filo de la duda (1993)

Su estreno en televisión a principios de los 90 y con un reparto en el que figuraban Richard Gere, Ian McKellen, Anjelica Huston y Alan Alda, entre otros, parecía tener un claro objetivo: concienciar a la audiencia desde el salón de sus casas con un impactante tono casi documental. En el filo de la duda aborda el cambio de paradigma de la comunidad científica con respecto al sida desde el descubrimiento de la pandemia a las primeras investigaciones.

4. Angels In America (2003)

Esta miniserie para televisión, basada en la obra de teatro de Tony Kushner y dirigida por el recientemente fallecido Mike Nichols, quiere ser un fresco que habla del impacto del sida a muy diferentes niveles: social, político, laboral, sentimental, religioso… Farragosa y excesiva a ratos, su final, con un Justin Kirk frente a la fuente de Bethesda en Central Park llamando a que el tiempo juzgue a los homosexuales como los héroes de esta historia de culpa y desesperanza, es uno de los más emocionantes.

3. Dallas Buyers Club (2013)

Al igual que sucedió con Philadelphia, esta película le valió a su protagonista, Matthew McConaughey, el Oscar al mejor actor, pero el resultado no puede estar más en las antípodas. El biopic Dallas Buyers Club es mucho más sucio y sórdido en todos sus sentidos, salvo en la manera en la que Ron Woodroof (McConaughey) engaña a las autoridades, trafica con medicamentos y se somete a tratamientos alternativos para evitar la sentencia de muerte del sida. Al final, Woodroof, que puso de manifiesto la falta de tratamientos fiables en el control de la epidemia, llegó a vivir hasta siete años más de lo previsto por los médicos gracias a sus métodos de contrabando.

2. Cómo sobrevivir a una epidemia (2012)

Quizás el más completo y furioso documental acerca de los convulsos años 80, en los que el sida causó sus mayores estragos en la comunidad homosexual. Ser un activista gay en aquella época no era un tarea fácil, sobre todo ante la pasividad de las autoridades que no supieron –o quisieron– valorar el riesgo de una epidemia que no parecía ir con ellas. En ese clima surgieron dos coaliciones gays cuyo trabajo en la crisis del sida colocó a la enfermedad como una de las prioridades sociales del gobierno de Estados Unidos.

1. The Normal Heart (2014)

Puede que no sea la gran obra sobre el sida que nos merecemos, pero es la que tenemos. También basada en una obra de teatro, The Normal Heart fue escrita por Larry Kramer en 1985 al abrigo de esa nueva generación de dramaturgos que comenzaba a despertar ante el sida. Su adaptación para televisión a cargo de HBO, firmada por Ryan Murphy, quizá peque de chillona y exaltada, pero es un fiel y desgarrador fresco del pánico, la indefensión y la incertidumbre que asolaron a la comunidad gay en los primeros años del sida.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.