26/09/2020

La mejor manera de reciclar el plástico acumulado en el mar

12 febrero, 2020

La contaminación por plástico es uno de los grandes problemas medioambientales en la actualidad. Cada día nos llegan imágenes de residuos acumulados en el mar, que ponen en el peligro a todas las especies que en él habitan. Solo un tercio de las cien mil millones de botellas de plástico que se fabrican anualmente se reciclan, el resto se tiran a la basura o directamente al mar o los vertederos, y esto es de todo menos sostenible para el planeta. Se crean a partir del petróleo, un recurso natural que se agotará, y tardan mil años en descomponerse… ¿Cómo resolvemos el problema de esta basura acumulada donde jamás debió llegar?

Una manera evidente es recogerla y tratarla, y ahí es donde surge Musselblomma: la nueva colección de IKEA, primera elaborada a partir de plásticos recogidos en el mar Mediterráneo, que ha involucrado a 1.500 pescadores españoles, que dedican tiempo y esfuerzo a recoger los residuos que posteriormente se convierten en materia prima. Metal, goma, cristal, zapatos viejos…, buena parte de todo ello se puede usar para hacer hilo y nuevos materiales como el tejido de poliéster. Con ella IKEA, en concreto su única diseñadora española, Inma Bermúdez, ha creado esta colección hecha 100% con plásticos reciclados, fabricada en Alicante y Valencia, sin margen de beneficio pero tremendamente necesaria. 

En primer lugar, Bermúdez ha decidido diseñar una bolsa para esta colección y animar así a que la gente no use bolsas de plástico. Toda esta familia –que incluye cojines y mantel– de productos utiliza un tejido de poliéster 100% reciclado de muy buena calidad a partir de todos los desechos encontrados en el mar, lo que ha motivado que los colores utilizados sean varios tonos de verde y azul. Para el patrón se ha buscado un estilo moderno basado en la geometría, donde los cuadrados, triángulos y círculos son los verdaderos protagonistas. Y además, para volver a relacionarlo con el mar, diseñó la cabeza de un pez minimalista, seña de identidad de la colección.

Musselblomma es una demostración más del compromiso de IKEA con el medio ambiente, que se ha propuesto contribuir de forma proactiva y positiva a su solución. De hecho, en su catálogo existen más de 500 productos que están hechos con plásticos reciclados –en 2019 anunció el compromiso de retirar para este 2020 todos los productos de plástico de un solo uso– y su objetivo es, para 2030, que el 100% de los productos IKEA a nivel global estén fabricados con materiales reciclados o reciclables. También forma parte de la iniciativa NextWave, en la que participan empresas privadas, científicos y ONGs para integrar el plástico que termina en los océanos en productos de consumo de forma escalonada.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.