13/07/2020

Izaro: “En la música las barreras no son lingüísticas ni geográficas, están dentro de las cabezas”

18 febrero, 2020
Léetelo en 7 minutos

A sus 26 años, Izaro no solo está consiguiendo un gran éxito con su tercer álbum, Limones en invierno, con el que se ha posicionado por encima de artistas como Rosalía o David Bisbal en ventas. La vizcaína también está siendo cabecilla de un gran momento para la música en euskera, que, como ella misma nos cuenta, “está perdiendo muchos complejos que tenían impuestos, ningún idioma es menos ni más que otro”. Una apertura que se manifiesta en sus canciones, en las que abre de par en par las puertas de su mundo, donde muestra todas sus caras. Un ‘universo limón’ en el que encontramos momentos dulces, ácidos y también amargos.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo ha recibido el público Limones en invierno?
IZARO ⇒ Estoy muy contenta porque hemos logrado cosas que nunca pensé conseguir, como ser número 2 de ventas de España, que es algo muy difícil, al menos para un proyecto tan pequeñito como el mío. Eso significa que hay mucha gente con ganas de escuchar el disco, y la verdad es que me siento muy querida y agradecida.

SHANGAY ⇒ ¿Qué tiene este disco para haber alcanzado tal éxito?
IZARO ⇒ No lo sé, yo creo que igual se nota el mimo con el que hemos trabajado. He intentado crear un ‘universo limón’ en el que todo el mundo se sienta bienvenido a quedarse, o al menos a visitarlo, y la gente parece que sí tiene curiosidad…

SHANGAY ⇒ ¿Y qué nos encontramos en ese universo?
IZARO ⇒ Nos vamos a encontrar con una apología a la fantasía en la que he inventado mi propio universo, como Alicia tiene el suyo, o Charlie y su fábrica de chocolate. Me gustaría que la gente se pusiera a imaginar qué mundos tiene en su interior, descubrirlos y exprimirlos, que es algo necesario que hacemos bastante poco. Sirve para conectar con otras realidades y con nosotros mismos también, para vernos tal cual somos, perdonarnos ciertas cosas y corregir otras.

SHANGAY ⇒ Cantas en euskera, castellano e inglés… ¿Cómo decides en qué idioma será cada canción?
IZARO ⇒ Normalmente me viene una sonoridad, que suele ser una palabra que me suena agradable a lo que quiero contar, y depende de en qué idioma sea esa palabra dejo que vaya por ese lado…, me sale solo. Disfruto muchísimo haciendo letras, me apasiona cantar canciones, pero también me encantaría hacerlas y que otra persona las cantase, así que igual algún día me animo.

SHANGAY ⇒ ¿Para quién te gustaría componer?
IZARO ⇒ Es difícil… Hay una chica francesa que compone muy bien, así que no me necesita. Se llama Pomme, es maravillosa y me encantaría que algún día pudiéramos hacer algo juntas.

SHANGAY ⇒ ¿De dónde sacas la inspiración para componer?
IZARO ⇒ Me inspiro mucho en sensaciones o cosas que me suceden, también me inspira muchísimo la naturaleza, la luz, el mar… Y con todo eso compongo desde recuerdos hasta lo que me pasa a día de hoy, incluso cosas que imagino que pueden llegar a pasar.

SHANGAY ⇒ ¿Utilizas tu música para defender ciertas causas sociales?
IZARO ⇒ Siento la responsabilidad como persona de hacer ciertas cosas, pero es verdad que no se traslada tanto a mis canciones. Sí lo aplico a la forma en la que vivo y trabajo, pero las canciones son más terapéuticas, resultados de ciertos momentos y de ciertas sensaciones, algo más natural y del día a día que de reivindicación.

SHANGAY ⇒ ¿Cuál crees que es el papel de la música en la sociedad?
IZARO ⇒ Está en un limbo peligroso entre el ocio y algo que construye a la persona, y creo que si cae demasiado hacia el ocio va a ser un fracaso absoluto porque, aunque sí es algo divertido, me parece que es una forma de comunicar, de crear redes, y también de construir una sociedad. Si solo se relaciona con el ocio, quedaría la cultura como algo banal, y no lo es.

SHANGAY ⇒ ¿Te sientes cabecilla de un movimiento de apertura de la música en euskera?
IZARO ⇒ Justo he coincidido en el tiempo con este proceso que se está dando ahora. El grupo Berri Txarrak ha abierto muchas puertas al euskera, pero es verdad que ahora mismo estamos en un gran momento. Es difícil entrar en el resto de España con otros idiomas, y me he dado cuenta de que muchas veces las barreras no son lingüísticas ni geográficas, sino que están dentro de las cabezas. Ahora esas barreras se están cayendo y es más fácil entrar o salir, depende de cómo lo veas. Estoy contenta de poder ver que el idioma de la música es la música misma, y los otros son más secundarios, que todo el mundo puede escuchar algo sin tener que entenderlo. El catalán, y sobre todo el euskera, están perdiendo muchos complejos que tenían impuestos, ningún idioma es menos ni más que otro.

SHANGAY ⇒ ¿Te presiona llevar esa carga como representante de la música en euskera?
IZARO ⇒ Un poco de presión sí que hay porque, al final, todo el mundo tiene alguna expectativa sobre ti, y es un poco duro vivir pensando que no vales lo suficiente si no las cumples todas. Por suerte, la gente con la que me estoy cruzando generalmente son, como dice Pedro Pastor, personas con la mente abierta y la piel dispuesta, y es mucho más fácil lidiar con ellas; la verdad es que voy bien acompañada.

SHANGAY ⇒ ¿Qué te parece que hace unas semanas cantaran en OT 2020 la primera canción en euskera de la historia del programa?
IZARO ⇒ Es algo que ayuda. Me parece importante que los idiomas cojan espacios distintos, que no tiene que ser solo algo reivindicativo, que haya más formas. No tiene que haber una categoría que sea ‘música en euskera’, porque no es un género musical, todas las canciones en euskera deberían estar en el género al que pertenecen.

SHANGAY ⇒ De nuevo parece que la cultura va por delante de la realidad sociopolítica…
IZARO ⇒ La verdad es que estamos viviendo un momento político bastante desagradable a todos los niveles, estatal e internacional. Es penosa la actividad política de los gobernantes, aunque son los que la gente ha votado… Algunas personas deben entender que los discursos de odio son un delito. En realidad, yo siempre he pensado que no es culpa de alguien ser racista o machista, pero sí es su responsabilidad dejar de serlo. Y creo que tenemos que trabajar mucho para que dejemos de ser todo lo malo que somos, y hay que hacerlo urgentemente.

SHANGAY ⇒ ¿Te muestras optimista ante esta situación?
IZARO ⇒ No lo sé. Yo quiero serlo, pero hay veces que la situación se pone bastante difícil. Lo que sí creo es que muchas veces es más el circo mediático que lo que luego somos en realidad de tú a tú, cuando se juntan dos personas directamente, ahí creo que cambian las cosas. Espero que la gente despierte: es difícil despertar a alguien que cree que está despierto, pero hay que hacerlo.

SHANGAY ⇒ ¿Qué importancia tienen las redes sociales en la música?
IZARO ⇒ Son una forma brutal de comunicarse. Estamos todos conectados de una manera bastante bestia, tienen muchas cosas malas, pero también otras muy buenas. Tu música puede llegar a lugares a los que no podría sin ellas, puedes mantener contacto con la gente tan directamente, informar de conciertos o de cualquier otra cosa. Es bastante cómodo en ese aspecto, y yo me alegro muchísimo de que un algoritmo de repente saque una canción mía y alguien la escuche y se quede con ella. Es algo que me hace muy feliz.

SHANGAY ⇒ ¿Has tenido alguna experiencia negativa en ellas?
IZARO ⇒ No es nada fácil lidiar con todos esos escupidores de odio que hay en las redes, porque todo el mundo se cree con licencia de opinar destructivamente de cualquier cosa. Luego creo que también se crea una adicción bastante fuerte, lo he visto en gente que ha tenido problemas para separarse de ellas. Creo que a la herramienta hay que buscarle el nivel, porque la tecnología va más rápido que nosotros.

SHANGAY ⇒ ¿Qué esperas conseguir con Limones en invierno?
IZARO ⇒ Me gustaría poder viajar con los limones y conocer a gente, y que de verdad cale en los lugares que vayamos, me da igual cuáles sean. Me parece lo más que puedo conseguir.

izaro actúa el 23 de febrero en the attic de madrid

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.