26/11/2020

Aaron Schock, de perseguir al colectivo LGTBI a salir del armario: “Soy gay”

6 marzo, 2020

El excongresista republicano por Illinois (EE UU) que persiguió a la comunidad LGTBI, Aaron Schock, ha salido oficialmente del armario. Lo ha hecho a través de una extensa carta en Instagram después de que se publicaran en redes sociales una fotos suyas en una fiesta gay junto a Eliad Cohen. En el texto explica su vida en profundidad, y habla del rechazo que sufrió por parte de sus padres cuando se enteraron de que era gay.

Tras leerlo, queda un sabor de justificación más que de disculpa, esa que muchos esperaban tras la dureza con la que trató a la comunidad LGTBI durante años. Schock culpa a la religión, los medios de comunicación, los líderes de su partido y su propia familia del dolor que ha sufrido en su vida, pero en ningún momento entona el mea culpa.

Encabeza la publicación con rotundidad: “Soy gay”. Continúa diciendo que su sexualidad es “una de las muchas cosas de mi vida que necesitan una afirmación explícita, para eliminar cualquier duda y finalmente validar quién soy como persona”. “Ofrezco mi historia como la experiencia de una persona. He llegado a creer que, en algunos aspectos, es solo una versión más de un viaje difícil y, en última instancia, ahora optimista, familiar para muchas personas LGTBQ ”.

Unas líneas más abajo culpa a los medios de comunicación por escribir una historia “completamente falsa” sobre él. Explica que mientras estuvo en el cargo como congresista “puso su ambición sobre la verdad, que no solo me lastimó a mí, sino a otros también”. Este habría sido un buen punto para pedir perdón, pero Shock culpa a las cirunstancias y afirma: “Me gusta pensar que habría resuelto todo esto de la manera correcta si las circunstancias lo hubieran permitido. Al final resultó que la oportunidad se desvaneció rápidamente a principios de 2015, cuando me encontré frente a una serie de cargos falsos relacionados con gastos de oficina y campaña”.

Schock niega su culpabilidad e insiste en que se retiraron todos los cargos en un juicio. “Después de que los cuatro años de infierno legal finalmente terminaran en marzo pasado”, dice, “la alegría de la reivindicación se encontró con la realidad de enfrentar mi verdad con las personas más cercanas a mí. Hice planes para ir a casa de mi madre durante las vacaciones de Pascua y decirle lo que había evitado tanto tiempo”.

“En muchos sentidos, mi mente en ese momento también estaba orientada a recuperar el tiempo perdido socialmente”. Explica que fue al Festival de Música de Coachella con amigos y que, estando allí, se filtraron unas fotos en las que se besaba con otro hombre y le metía la mano en el pantalón. Cuenta que la reacción de su madre fue agria. “Las imágenes en las redes sociales dejaron claro lo que iba a contarle a mi madre en persona. Ella me dijo que me diera la vuelta y volviera a Los Ángeles. No fui bienvenido en casa para Pascua”.

“En 2008, como republicano que se postulaba en un distrito conservador, tomé la misma posición sobre el matrimonio homosexual que el candidato de mi partido, John McCain. Sin embargo, esa posición en contra de la igualdad matrimonial también la ocuparon Hillary Clinton y Barack Obama”. Schock dice que la mayor parte de su familia no estaba contenta con su entrada en política.

De nuevo, Schock desaprovecha otra oportunidad para disculparse. “La verdad es que si estuviera en el Congreso hoy apoyaría los derechos LGTBQ de todas las formas que pudiera. Me doy cuenta de que algunas de mis posiciones políticas son muy contrarias a la corriente principal del movimiento LGTBQ, y las respeto por esas diferencias. Espero que la gente me permita lo mismo”.

La carta termina así: “Este viaje me ha enseñado una valiosa lección: que, si eres gay o heterosexual, nunca es demasiado tarde para ser auténtico y sincero contigo mismo”.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.