23/04/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Lara Sajén denuncia que ha sufrido un episodio de abuso y acoso policial : “No me siento protegida”

12 junio, 2020

Visiblemente nerviosa, Lara Sajén ha compartido en Instagram un terrible episodio de abuso policial que sufrió el pasado 11 de junio en la estación de Atocha de Madrid. Según cuenta la propia artista, regresaba a Torremolinos y, en el control de acceso, un policía le pidió el justificante que necesita para viajar durante el estado de alarma. “Lo primero que me dijo fue que le gustaba mi mascarilla y después me preguntó por qué había ido a Madrid. Le facilito la documentación, el papel donde me daban permiso. Luego me preguntó si tenía novio o marido y le dije que sí, y que vivía en Torremolinos. Me pide mi DNI, se lo doy y me dice que está todo bien”.

La exconcursante de Maestros de la costura explica cómo el policía examinó durante mucho tiempo su documento de identidad, para después devolvérselo y decirle que más tarde la llamaría. “ Como a los veinte minutos me llaman de un teléfono oculto y me dice que es el policía. Yo me quedo un poco flipada porque no sabía de dónde había sacado mi número de teléfono. Me dijo que me llamaba porque le gustaba y yo le seguía preguntando de dónde había sacado mi teléfono, pero no me contestaba. Me decía que como sabía que yo tenía marido, que a qué hora me podía llamar para no molestarme, y si yo iba con frecuencia a Madrid. Sentí un poco de vergüenza”. Lara no entendía nada y decidió cortarle y, pese a su insistencia, no le volvió a coger el teléfono.

Es entonces cuando Lara reflexiona sobre lo sucedido. “No entiendo donde está el límite. Que un policía pueda tener acceso a información privada, en este caso mi móvil. Pero no sé qué otras cosas sabrá”.

Este suceso despertó los demonios del pasado y por eso decidió compartir otro suceso de abuso policial, en este caso también transfóbico, que vivió hace tres años. “Una noche salí con una amiga y fuimos a la discoteca Joy Eslava. Mi amiga tuvo un problema con una chica y yo le dije que nos fuésemos porque no quería problemas. Vino el de seguridad y… ¿a quién sacó? Pues obviamente, a las dos transexuales. Yo exigí que también se sacase a la otra chica, me dijeron que no y llamé a la policía. La policía vino y nos dijo que nos fuéramos de allí, que no hiciésemos lío”.

La cosa no terminó ahí. “El policía empezó a tratar en masculino a mi amiga. Yo me alteré bastante e insulté al policía. Acto seguido, lo único que vi es que estaba tumbada en el suelo con un policía encima y estaba detenida. No quedó ahí, me llevaron a la comisaría de Leganitos, donde me dieron muchos golpes”. Lara no entendía nada, le parecía que estaba viviendo una película. “No sabía porque me estaban pegando, porque estaban tan furiosos. A mi amiga se la tuvieron que llevar a Urgencias de los golpes y porque al ponerla detrás del coche le dieron un golpe en la ceja y sangró mucho. Yo estaba sola en la comisaría y no sabía nada de mi amiga. Fue la peor noche de mi amiga”.

Lara acabó en el calabozo y sufriendo un ataque de ansiedad. “Obviamente, denuncié a la policía pero hasta el día de hoy no he obtenido respuesta. Bueno, sí, me daban citaciones en Plaza de Castilla pero el policía no se presentaba porque estaba de vacaciones o se habían equivocado en el número de placa y pertenecía a un agente de Barcelona. Asistí las tres veces que me llamaron”. Hasta el día de hoy no han hecho otra cosa que retrasar y dar largas a su tema.

“Para mí, hablar de este tema no es grato, no me trae buenos recuerdos. Lo que me pasa es que cuando veo ahora a un policía no me siento segura, no me siento protegida, esquivo la mirada. Yo sé que no todos los policías son iguales, pero es eso lo que me ha quedado ,y un pequeño problema en la nuca de los golpes que he recibido”, expone Lara. “Estoy cansada del abuso policial, del acoso. Yo tengo 42 años, pero si esto le pasa a una persona con 18…, no sé cómo lo gestionaría”, concluye.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.