27/09/2020

Las vacaciones de Sam Morris en una playa nudista (foto a foto)

10 agosto, 2020

Somos fieles seguidores de Sam Morris porque es capaz de convertir cualquier acontecimiento de su vida, hasta el más rutinario, en un momento sexy y excitante. Por supuesto sus vacaciones no iban a decepcionar, menos aún cuando las ha pasado frecuentando una playa nudista.

“Si quieres ver mi polla en su estado más pequeño sin precedentes, atrápame después de nadar en el mar británico”, bromeaba el artista en una de las fotos que se ha tomado en sus jornadas playeras. Tranquilo, Sam, sabemos que si tú tienes algo por lo que no preocuparte es, precisamente, por el tamaño…  Disfrutad de sus postales playeras.

Googlea Sam Morris y te sorprenderás. Cualquiera de las fotos que te ofrecerá el buscador podría ser considerada para mayores de 18 años,  y es que el muchacho no tiene problemas en posar como dios le trajo al mundo.

En cada una de sus pinturas y esculturas, el artista erótico británico rinde un homenaje a la figura del hombre, y consigue borrar la delgada línea que separa el arte y el porno. Y si además te suscribes a su web, accederás a un contenido aún más explícito.

Other Boys & Lovers es su último proyecto online. Se trata de una colección de vídeos grabados junto una serie de hombres anónimos de todo el mundo.

Hace unos días se desnudaba en la edición de Attitude’s Sex & Sexuality para relatar cuál ha sido su viaje hasta convertirse en un artista tan carnal y sexual.

Aunque al principio sentía el sexo como algo privado, como un “secreto sucio”, más tarde empezó a preguntarse por qué debía causarle vergüenza. “Solo pensé que tenía que soltar estos grilletes. Salí de la prisión”, ha contado a Attitude.

Este exbailarín profesional, que ha sido comparado en ocasiones con el emblemático Tom of Finland, pretende mostrar un lado suave y romántico del sexo gay.

Aunque su familia es “súper liberal” y le ha apoyado en su carrera, muchas veces se ha sentido juzgado por amigos. “Puedes hacerlo, pero no quiero verlo”, le decían a menudo. Al principio no le afectaba, incluso se reía, pero luego entendió que era su trabajo y que estaba orgulloso. “Me enfadaba estar disculpándome por lo que hacía”.

Sam nació en Essex y ahora, a sus 31 años, vive en Berlín. Dedicarse al erotismo ha sido un hándicap en sus relaciones con otros chicos, pero ahora está saliendo con un bailarín de ballet “muy comprensivo”. Por eso sabe que cuando te dedicas a un trabajo como el suyo no hay vuelta atrás. “Es una elección y debes sentirte cómodo con ella”, concluye.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.