25/01/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Relatos gais (des)conectados: “Voy a follar con él hasta cansarme”

6 noviembre, 2020
Léetelo en 4 minutos

Capítulo 22

Me recoge en coche. No sé si él va arreglado de más, o yo de menos. Pero me río al ver el pantalón de tela y la camisa. Me pregunto si se habrá puesto el suspensorio como le pedí.

Propone ir al autocine, a mí me da igual. Me gusta ir por la carretera en esta ciudad, así que me dejo llevar. No sé explicarlo, pero hoy es uno de esos días en los que estoy tranqui, en los que me fijo más en mi alrededor, y sonrío. Y con él estoy así, tranquilo. Puede que sea porque ya me he corrido esta mañana con otro tío, puede que porque sepa que esto va a molar mucho vayamos a donde vayamos. Tengo ganas de conocer su casa, puede que acabemos allí, si es que aguantamos el viaje. Puede que vaya otro día.

Me gusta ver su mano cambiando de marcha, y cómo se gira hacia mí cada vez que pisa el freno, antes de que el coche se detenga del todo. Me río con él, con lo que me cuenta, y me quedo embobado mirando su sonrisa, cómo deja levantado su labio superior mientras me dan ganas de morderlo, y le hago hablar más para que no deje de hacerlo.

Sí que sé explicarlo, hoy estoy ñoño, y no es muy normal en mí. Puede que en el fondo sepa por qué le he pedido que me recoja en coche. Sentarme en el asiento con alguien me trae recuerdos.

Cuando aparcamos le veo venir. Quiere que pase, y que pase ya. Me empieza a calentar, y yo caigo en sus palabras cada vez más morbosas. Me emociono, e imagino cada una de las cosas que vamos a hacer juntos. Me flipa saber que voy a follar con él hasta cansarme. Qué vamos a hacer lo que no he podido hacer con otros, probar cosas nuevas, si es que las hay, y dejarme enseñar. Repetir todo lo que me gustó, probar aquello que me quedé con ganas. Dejarme hacer, y ver cómo se deja hacer él. Lo vamos a hacer todo.

Terminamos saliendo del coche. No me quito ni los pantalones, mientras veo cómo él sí que lleva puesto el suspensorio. Me pasa un condón y se la meto solo con saliva, lento, mirándole apretar las manos. Veo cómo se empieza a tocar, y a gemir en mitad de la nada, con la libertad que se siente saber que te da igual que nos oigan. En un momento se da la vuelta y me mira directamente a los ojos mientras le sigo dando, coge mi mano y me la pone en su cabeza. Cuando nota que cierro el puño y le empiezo a tirar del pelo me vuelve a sonreír, y se da de nuevo la vuelta cerrando los ojos y sintiéndolo todo. Me gana con aquello, y le doy más fuerte sabiendo que es lo que quiere sin que me lo pida. Empujamos el coche hasta que siento que va a empezar a moverse de nuevo. Hacemos que los grillos se callen. Y, al final, caigo rendido en su espalda, y me quedo respirando a la vez que él.

Le hace gracia que me ría cuando me corro. No es el primero que me lo dice, pero él se ríe conmigo.

Las cervezas se acaban, el sudor se seca, y me vuelve a llevar a casa. Me dice que nos veremos de nuevo antes de que acabe el fin de semana, y se lo confirmo.

No sé explicarlo, pero hoy es uno de esos días. Y follar con él, contra un coche, en un descampado alejado de la mano de Dios, y ver después la ciudad de fondo, es una de las cosas en las que me fijo. Al despedirme me quedo apoyado en la ventanilla, mirándole desde allí sonreír de nuevo. Ese labio… Y sonrío yo también.

Subo las escaleras y me vibra el móvil. No me hace falta más, hoy ya no. Me quedo pensando por un momento si mañana me despertaré igual de gilipollas o se me pasará este colocón inexplicable de hoy. Me pregunto si sé la explicación y no me la quiero decir en voz alta. Me pregunto otra vez por qué me pregunto tanto, y esta vez por él. Voy a follar con él hasta cansarme, y espero que no sea pronto.

‘RELATOS GAIS (DES)CONECTADOS’
BREVES RELATOS homoeróticos de ficción ESCRITOS POR el periodista pablo paiz

TODOS LOS FINDES EN SHANGAY.COM

FOTO: MANO MARTÍNEZ

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.