25/10/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Oriol Nolis y su experiencia única en Santiago de Chile: “Hay muchísimos bares y discotecas LGTBI”

10 febrero, 2021
Léetelo en 6 minutos

La necesidad de ayudar a los que más lo necesitan y tener tiempo para sí mismo llevó al periodista Oriol Nolis a mudarse una temporada a la capital de Chile. Allí descubrió un país que, en ese momento, salía a las calles reclamando igualdad social. revueltas, confinamiento, y rutas por lugares increíbles. Así fue su estancia en Santiago.

Oriol Nolis nos cuenta de primera mano cómo vivió unos meses únicos en Santiago de Chile. Tiempos complicados en los que estuvo ayudando de manera activa en un refugio social. También nos habla de cómo es la realidad del colectivo LGTBI en el país, y explica alguna curiosidad, como que “durante la dictadura de Pinochet, se mantuvo abierto un local donde se reunían los gais. Se llama Fausto, y aún existe; lleva como cuarenta años abierto, y pude visitarlo”.

La experiencia del periodista Oriol Nolis en Santiago de Chile ha sido del todo atípica. Si bien sabía que se mudaba en plena erupción del ‘estallido social’ –nombre con el que se conocen las manifestaciones y disturbios que se extendieron por todo el país hace algo más de un año por la fuerte brecha social y económica–, no imaginaba que viviría confinado en su pequeño apartamento en la capital durante la pandemia por coronavirus.

Fue a finales de octubre de 2019 cuando el catalán decidió dar un giro a su vida. “Llevaba quince años trabajando en televisión y tenía ganas de hacer otras cosas. Me apetecía hacer algo que no hubiera hecho nunca, dedicar tiempo a los demás…, por eso fui a hacer un voluntariado en un refugio con gente que vivía en la calle. Les ayudaba a hacer la comida, a ordenar la despensa, salíamos a pasear… Vi realidades muy duras”. Vivió desde dentro el descontento y la discriminación de una clase social que reclamaba sus derechos. “Cuando llegué, el país estaba en ebullición. Las calles estaban llenas de protestas, pintadas, hubo mucha violencia, saqueos… Vi un país que se levantaba pidiendo justicia social después de muchos años en los que se decía que era el país más europeo de Latinoamérica. Pero en realidad se trata de una sociedad endeudada y con enormes diferencias entre ricos y pobres”.

En esos días convulsos, Nolis se dedicaba a ayudar en el refugio del que nos ha hablado, a escribir su segunda novela –“está casi terminada, contiene un componente personal importante”– y a sumergirse en la candente sociedad chilena. “Es un país que presenta paralelismos curiosos con España, también existe esa tensión entre izquierda y derecha”, explica. “Los chilenos son bastante reservados, a mí me recuerdan al carácter catalán. Son muy familiares y tradicionales, y existe un peso importante de la Iglesia católica, que va perdiendo fuelle”. Respecto a la realidad del colectivo LGTBI en el país, Nolis percibe una situación parecida a la de nuestro país. “Aprobaron una ley que reconoce las parejas de hecho entre personas del mismo sexo, pero el matrimonio igualitario está pendiente de aprobarse. En Santiago nunca habrá un ambiente como puede haber en Madrid o Barcelona, pero en la zona de Bellavista, que es donde se suele carretear –salir de copas–, hay muchísimos bares y discotecas LGTBI”. Asegura que nunca sufrió ninguna agresión, insulto o episodio homófobo mientras vivió en Santiago de Chile junto a su pareja, pero “me consta que sí hay agresiones y existe discriminación, como puede ocurrir en España”.

Llegó el coronavirus y Oriol Nolis y su pareja tuvieron que encerrarse en su “piso muy pequeño de 35 metros cuadrados”, donde estuvieron acompañados por Simon, el gato que la pareja acogió en esa época y que ahora vive con ellos en Barcelona. Pero, por suerte, el periodista había aprovechado los meses anteriores para descubrir los numerosos tesoros del país. “Recomiendo dos sitios maravillosos, el pueblecito de Quintay y el lugar más bonito de Chile, las islas de Chiloé. Tienen una magia especial, hay una energía distinta. Se respira una paz que no he visto en ningún otro sitio”.

A finales de julio volvió a Barcelona, donde trabaja en el informativo de fin de semana de TVE Cataluña y colabora con varias secciones en Radio 4 y Radio 1. Pero no descarta volver a vivir otra temporada en Santiago. “Echo de menos Chile y a los amigos que hice allí. Me han pasado bastantes cosas como para eliminar de mi vocabulario los adverbios ‘siempre’ y ‘nunca’. Todo puede pasar”.

Los imprescindibles según Oriol Nolis

Nuestro protagonista nos cuenta cuáles son los cinco lugares que no puedes dejar de visitar si vas a Santiago.

Mercado persa Bío Bío: “Mira que he estado en mercados de todo el mundo, pero este es para perderte. Encuentras de todo y hay una zona de foodtrucks con comida deliciosa”.

Cementerio general: “Es un placer pasear en silencio por el cementerio general de Santiago, en la comuna de Recoleta. La historia reciente de Chile se puede conocer recorriéndolo”.

Casa Garla: “Este es un lugar con encanto en el que se puede disfrutar del lado más hedonista de la ciudad”. Y recomienda probar uno de los cócteles que sirven en su increíble terraza.

La Biblioteca Nacional: Este histórico edificio es uno de los que más marcaron la estancia de Nolis en la ciudad. “Pasé allí muchísimas mañanas escribiendo, en su imponente sala de lectura, casi siempre vacía y silenciosa”.

Barrios de Lastarria, Italia y Providencia: “Hay que pasearlos, vivirlos y disfrutarlos. Providencia tiene galerías comerciales de los años 70 que sobreviven como si no hubiera pasado el tiempo, lo vintage es real… Es maravilloso”.

Álbum de fotos personal

Durante los nueve meses que pasó en el país, Oriol pudo “bucear en la sociedad chilena, en sus cosas buenas y malas, desde muchos puntos de vista”.

En una de sus escapadas, Oriol Nolis aprovechó para visitar “la zona de vinos del Valle de Colchagua”.

Fueron muchos los viajes que Nolis hizo durante su estancia en Chile. “Estuve en Valparaíso con un grupo de amigos chilenos; es una ciudad muy canalla, con una vida nocturna maravillosa. También he visitado la Sebastiana, una de las tres casas de Neruda; estuve en Isla Negra, el Cajón del Maipo y en el desierto de Atacama”.

Santiago de Chile es una de las ciudades más interesantes de Sudamérica. Un destino que no deja de sorprenderte.

Entre su voluntariado y la preparación de su nueva novela, Nolis se dejó conquistar por la gastronomía chilena.

Cuando llegó a Santiago, Nolis vivió en primera persona las continuas marchas y protestas que tuvieron lugar en la ciudad.

“Justo antes de que llegara la pandemia al país, alquilé un coche e hice un viaje por la Patagonia, por Tierra de Fuego, los parques naturales… Lo que se conoce como la Ruta del Fin del Mundo”.

Los fines de semana, y siempre que podía, Oriol se escapaba a descubrir diferentes rincones del país.

“El día después de llegar hubo un río de gente bajando por la Avenida Providencia hasta la Plaza Italia, fue la famosa manifestación del millón de personas, que llenó titulares en todo el mundo”.

También te gustará leer

Fuerteventura y sus increíbles contrastes (con la libertad por bandera)

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.