fbpx
07/12/2022

Cuatro guardias civiles condenados por insultos homófobos a otro agente

8 noviembre, 2021
Léetelo en 2 minutos

Un juzgado militar ha condenado a cuatro guardias civiles destinados en Noia, A Coruña, por humillar durante años a un compañero con sus actitudes homófobas. En la sentencia se recogen los siguientes comentarios de los acusados: “Los maricones no deberían de estar en la Guardia Civil”, “Arriba España y muerte a los maricones” o “Prefiero tener un hijo muerto o drogadicto que maricón”. Han sido condenados a diez meses de prisión y al pago de diez mil euros de indemnización por los daños psíquicos y morales causados a la víctima.

Los hechos comenzaron en 2010 “de forma ininterrumpida”, y el acoso no terminó hasta que el agente se apartó del servicio. En noviembre de 2014 fue atendido en un centro de salud “por una crisis de ansiedad”, y fue derivado posteriormente a la Unidad de Psiquiatría del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago. Desde ese momento, el agente se encuentra de baja con un diagnóstico de trastorno mental severo.

Desde que llegó al cuartel en Noia, los cuatros acusados comenzaron a difundir rumores referentes a su orientación sexual, y se burlaban de él llamándole “la mujer del puesto”. Los comentarios también ponían en duda su profesionalidad y la manera de desarrollar sus funciones como guardia civil por su homosexualidad.

Pero la situación se agravó cuando los desprecios fueron más allá del cuartel. Según recoge la sentencia, el acoso se extendió por toda la localidad, donde sufrió comentarios despectivos en un bar de la zona, y dos encarcelados se burlaron de él llamándolo “maricón”.

Su superior jerárquico, cuando presentó la baja médica, le dijo que “no estaba justificada”, y también le reprochó acerca de cuestiones profesionales, lo que la víctima percibió como una influencia de los rumores que había sobre él. En el juicio, el sargento “negó haber oído comentarios despectivos o vejaciones”, y aseguró que la víctima “no se quejó ni de acoso ni de insultos”. Los jueces hablan de “pasividad del superior jerárquico” y han remitido a la autoridad con potestad disciplinaria la conducta, que puede suponer una falta muy grave de discriminación regulada en el Régimen Disciplinario de la Guardia Civil.

La abogada de la víctima, Esther Díaz, asegura que su cliente se encuentra muy afectado: “No tuvo ningún apoyo, solicitó un destino en unas oficinas y no se lo concedieron”.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.