fbpx
27/09/2022 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Relatos gais (des)conectados: “Son novios”

23 diciembre, 2021
Léetelo en 4 minutos

Capítulo 43

“Son novios”

Viven juntos, llevan seis años. Versátiles, uno de ellos más activo, el más bajito. Después de llevar toda la fiesta tonteando les digo que vivo solo, y que estamos cerca de mi casa. Se vienen conmigo, o yo me voy con ellos, no lo tengo mucho más claro que el número de copas que me he tomado.

Ya me he liado con el más alto, me ha estado buscando la boca hasta que le he metido la mano dentro de la bragueta en la puerta del baño, mientras no nos miraba nadie. Ahora le estoy agarrando el rabo a su pareja mientras andamos por la calle. Los primeros rayos de sol nos exponen pero no hay nadie que vaya a poder cortar mis carcajadas inundando las calles recién puestas.

Me cuentan que tienen sus propias normas: siempre con protección, y nunca hacen nada por separado. Solo tríos, o más, pero que tienen que estar los dos. Lo llaman relación permeable. Entonces, ¿ellos son mi conquista o yo soy su víctima?

Llegamos a casa. Las risas por la escalera, las llaves escapándose entre mis dedos. Tengo que apoyarme en la pared porque la felicidad está empezando a escaparse en forma de lágrimas. Me calman con un beso, y uno de ellos termina abriendo la puerta por mí. Las sábanas y la almohada acaban en un suelo lleno de ropa, tres pares de cada prenda son muchos. Seis manos con frío que buscan el roce de cualquier parte tibia, tres bocas salivando por encontrarse con las demás. No importan los tamaños, los michelines, los peinados ni las partes que no se han depilado. No hay complejos en aquel mar de caricias y besos en el cuello. Los tres nos hemos aceptado. Se admiran entre ellos cuando están conmigo, hablan, se ríen y me vuelven a hacer reír hasta que vuelven a ahogarme en un gemido. Ya me lo había advertido uno de ellos: “Lo que más me gusta es ver cómo le dan placer a mi pareja”. Y así lo hago. Les doy placer, uno por uno, les hago vibrar mientras me encargo de que el otro pueda mirarnos.

Me dejo llevar. Hago de activo por primera vez en mucho tiempo con el que me conquistó primero, mientras el dominante de la pareja me agarra por detrás y me la mete al mismo tiempo. Se me había olvidado lo maravilloso que es follar borracho, al menos en el momento, porque después sé que no voy a recordarlo todo, más que la húmeda y jadeante sensación de haber viajado con ellos. El más activo nos dice que no puede más, termina dentro de mí y yo con él por sentir su grito. Su novio se corre en mi cara mientras se miran a los ojos. Apoyan sus dos frentes mientras jadean y vuelven a reírse. Me hacen reír a mí.

Terminamos agotados, empapados, buscando una ventana abierta y un vaso de agua de la nevera. Nunca antes me había fijado en lo perfecta que es mi cama para acurrucarse tres. Dormimos apenas un par de horas, hasta que suena una de sus alarmas. Se besan ellos primero, después me dan un beso más largo a mí, turnándose, despidiéndose. Quieren que me quede tumbado pero necesito acompañarles a la puerta para alargar el momento aunque sea solo un minuto más. Me quedo detrás de la puerta, desnudo, asomado sin que ellos sepan que sigo allí. Uno deja caer su cabeza en el hombro del otro. Cuando se han ido corro a la ventana y espero a que salgan. Se cogen de la mano nada más cruzar el portal. Uno de ellos le pone las gafas del sol al otro, siento cómo se sonríen y se dicen te quiero. Empiezan a andar abrazados y mirando el móvil.

Son novios. Se han encontrado, y no saben la envidia que les tengo. Se han encontrado, y van a pasar toda su vida juntos disfrutándola a su manera, a su ritmo, creciendo juntos, viviéndola juntos. Y les dan igual los prejuicios, las explicaciones, los comentarios, las etiquetas ni las tradiciones. Su vida es una continua risa y ojalá valoren todo lo que me han hecho reír a mí, justo ahora que me está costando tanto hacerlo por mi cuenta. Ojalá alguien valorara tanto verme disfrutar. Pero ahora llega el dolor de cabeza, la solitaria realidad de una cama que aún sigue tibia. Dejo algo de beber cerca y cierro la persiana.

‘RELATOS GAIS (DES)CONECTADOS’
BREVES RELATOS homoeróticos de ficción ESCRITOS POR el periodista pablo paiz

TODOS LOS FINDES EN SHANGAY.COM

ILUSTRACIÓN: CUÉNTASELOANTO

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.