fbpx
27/06/2022

Relatos gais (des)conectados: “Todos buscamos lo mismo” (parte 3)

13 abril, 2022
Léetelo en 2 minutos

Capítulo 53

Todos buscamos lo mismo” (parte 3)

Lo digo, en voz alta: “Voy a estallar”. El pasivo baja, se pone de rodillas junto a su chico. “Oh sí, dánosla”, exclama. Los dos se rinden ante mí desde ahí abajo, ansiosos, hambrientos. Yo les quiero dar lo que quieren.

Me miran y abren sus bocas, uno de ellos toma el popper y me lo ofrece. Lo acepto, huelo un poco y empiezo a pajearme delante de ellos. Me toco cada vez más fuerte hasta que tengo que cerrar los ojos, mis rodillas y mis músculos se flexionan solos, lo siento llegar. Uno de ellos vuelve a poner su lengua justo en la punta, sin moverla, solo para que cada vez que mi mano descubra toda mi carne pueda sentir la humedad de su boca. Menudo cerdo. Me siento un dios para ellos, van a suplicarme hasta que atienda sus rezos. Van a alabarme, sujetándome las piernas, hasta que haga llover sobre ellos.

Calor subiendo por mi cuerpo, placer absoluto, todo desaparece a mi alrededor. Mis labios se abren solos, me quedo sin aire y por un momento me miro en aquel espejo tan bien puesto. Me corro.

Miro hacia abajo para ver dónde cae, y la escena es para enmarcarla. Todo el chorro ha aterrizado en la boca del pasivo, su lengua está blanca y por su mejilla chorrean algunas gotas. Saca aún más la lengua mientras se pajea él mismo. Veo cómo se corre solo por saborearme. Su chico se levanta, se pone a mi lado agarrándome con ansia el brazo con el que acabo de ejecutar, lo lame hasta llegar a mi mano y me limpia los dedos en los que ha caído algo. Luego baja su boca y lame la punta haciendo que me estremezca y me aleje, pero consigue sacarme algo más.

Los dos chicos se miran, el activo le agarra de los labios, haciendo un círculo con sus dedos. Jugando con él, esparciendo con la palma por toda su cara lo que he soltado en el interior de su boca. Me sigue poniendo cachondo, pero estoy en ese momento en el que acabo de correrme y ya todo me parece de más. “¿A que está guapo así?”, me dice señalando al chico de rodillas. Separa la mano de su boca, le acaricia suavemente la barba y le dice que vuelva a sacar la lengua. El activo le da una torta bien dada en toda la mejilla mientras se empieza a pajear, se corre casi enseguida, mirando a su chico, y vuelve a llenarle la boca.

Nos mezclamos en sus papilas mientras él sonríe, satisfecho, pleno, feliz. Es lo que estaba buscando, lo que quería. “Menuda cena te has llevado hoy, mi niño”.

‘RELATOS GAIS (DES)CONECTADOS’
BREVES RELATOS homoeróticos de ficción ESCRITOS POR el periodista pablo paiz

TODOS LOS FINDES EN SHANGAY.COM

ILUSTRACIÓN: CUENTASELOANTO

También te gustará leer

Corina Smith: "No tengo miedo a mostrarme sexy y segura de mí misma"

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.