'Firebird': la película LGTB que Putin no quiere que veas

Acusan a 'Firebird' de "avergonzar a Moscú" y de "golpear al soldado ruso en la cara". Pero los creadores de este drama sobre combates aéreos y romances prohibidos se niegan a ser silenciados.

'Firebird': la película LGTB que Putin no quiere que veas
22 abril, 2022
Se lee en 2 minutos

Temas: ,

En esta conmovedora producción británico-estonia, el actor Oleg Zagorodnii interpreta a Roman, un piloto de combate que va a casarse en breve con su novia pero que se enamora de un joven soldado, Sergey, interpretado por el británico Tom Prior, después de conocerse en una base militar en la Estonia de la década de 1970, ocupada por los soviéticos.

Basada en la autobiografía del difunto Sergey Fetisov, actor y escritor ruso, Firebird podría parecerse a cualquier historia de amor prohibido, excepto que Sergey y Roman se enfrentan a algo más que un simple escándalo si se descubre su relación.

Very suggestive hardware … a passionate moment.

Peeter Rebane, director de la película, se encontró por primera vez con el libro de Fetisov hace una década. “Me quedé asombrado”, dice el cineasta de 48 años. “Ser gay era un delito penal. Después de que se despenalizara con la caída de la Unión Soviética, todavía se consideraba anormal”. Rebane supo que era gay a la edad de 9 años. “Cuando se lo dije a mi madre tenía más de 20 años, pero su primera reacción fue: ‘Está bien, podemos conseguir ayuda”.

El conocimiento de que Sergey y Roman se estaban enamorando en el mismo lugar donde creció le ha dado, según cuenta, una nueva perspectiva sobre las personas LGTB en su país de origen. “Nunca podría haber imaginado que este tipo de historia de amor estaba sucediendo allí en ese momento».

‘All tickets were cancelled’ … Prior and Zagorodnii in the cold war love story.

Rebane viajó a Moscú en 2016 para conocer a Fetisov. “Algunas de las personas más cercanas a él no conocían su historia”, cuenta. “Ciertamente, no estaba avergonzado de quién era. Coqueteó abiertamente con un camarero cuando estábamos en un restaurante en Moscú. Cualquier sufrimiento que experimentase no estaba relacionado con su identidad”.

“Ser gay era un delito penal. Después de que se despenalizara con la caída de la Unión Soviética, todavía se consideraba anormal”

La muerte de Fetisov en 2017, a la edad de 64 años, solo fortaleció su determinación de contar su historia. “Le habíamos hecho una promesa”, dice Rebane. La única condición de Fetisov fue que la película debía tratar sobre el amor, no sobre la política. “Por supuesto, ahora se recibirá de una manera más política. Pero queríamos hacer una historia universal sobre lo que significa perseguir el amor a toda costa”.

Sorprendentemente para una película con un contenido tan abiertamente gay, se filmaron varias escenas exteriores en Moscú. “Una increíble productora local pagó a las personas adecuadas y de alguna manera hizo que eso sucediera”, cuenta el director.

Aún más sorprendente fue la aceptación de la película el año pasado en el festival de cine de la ciudad, aunque solo se realizó la primera de sus proyecciones programadas. “Después de eso”, agrega, “hubo una denuncia de que era ‘propaganda homosexual’. Se escribieron 93 artículos de prensa al respecto, y todos menos uno fueron negativos. Un titular decía: ‘Un estonio, un británico y un ucraniano avergüenzan a Moscú’. Otro calificó la película como «un puñetazo en la cara del soldado ruso». No estaba técnicamente prohibido, pero todas las entradas fueron canceladas. La película se proyectó en un auditorio vacío”.

Una consecuencia inesperada de la invasión de Ucrania es que algunos países han expresado su renuncia a estrenar Firebird, ahora que no hay apenas interés por los temas rusos. Rebane está estupefacto ante la situación. “Rusia silenció esta película”, dice. “No quieren que se muestre. Entonces, no filtrarla es hacer lo que Putin quiere”.

Para Zagorodnii, ucraniano de nacimiento, la invasión ha hecho que hablar de Firebird sea agridulce. “Es como si fuera de otro mundo… Sergey y Roman están dispuestos a morir por su amor. Y en Ucrania, estamos dispuestos a morir por nuestra libertad, nuestra tierra, nuestra gente. Antes de la guerra, construí planes para mi futuro. Ahora entiendo que mis sueños han muerto porque debo quedarme aquí y estar con mi gente. No sé nada sobre el futuro. Solo entiendo que cada día hay más muerte, más destrucción. Antes de esto, éramos independientes. No necesitábamos ayuda. Solo necesitábamos una cosa: ‘no nos toques’. No puedo entender por qué Rusia hizo esto”.

Shangay Nº 564
Portada de la revista Anuario 2023
  • Junio 2024
Shangay Voyager Nº 38
Portada de la revista Shangay Voyager 38
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023