fbpx
29/06/2022 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Relatos gais (des)conectados: “Había olvidado lo grande que la tenías”

20 mayo, 2022
Léetelo en 4 minutos

Capítulo 56

Había olvidado lo grande que la tenías

(Y)

Había olvidado lo que sentía cuando entras en mi coche. La forma en la que eres incapaz de sentarte recto, de dejar las zapatillas quietas en el suelo. Tu mirada atenta a mis manos en el volante esperando que vayan hasta ti.

Había olvidado la forma en la que agarras los cigarros, cómo juegas con el humo. La caída de tus sudaderas, esas zapatillas que una vez fueron blancas.

Ya te he contado todo, todo lo malo que te tenía que decir, y aquí sigues. También te he contado que en unas semanas me voy de la ciudad, para siempre, y aun así te has quedado. Ha sido idea tuya venir hasta mi casa, y aunque los dos sabemos lo que va a pasar, algo en mi interior grita. Intento escuchar pero no entiendo lo que dice, ¿es emoción, es miedo? Ya nos habíamos despedido una vez, por hacerlo otra más no pasará nada. ¿No?

Había olvidado cómo me pone cada detalle de ti, sin importar cuál, aunque desde el primer día supiera que eras un niñato y que esto no iba a funcionar, que no nos íbamos a hacer bien. Pero te miro y no puedo evitarlo, no cuando estás tan cerca, no cuando sé que tú también quieres.

Un beso que se hace de rogar. Había olvidado que te pones tímido, que el que empezaba siempre era yo. Y lo hago. Y antes de que el beso se acabe ya te has quitado la camiseta. Había olvidado lo que era observarte desnudo, cómo me gusta pasar la mano por tu pecho, la forma en la que aprietas los bíceps, el tacto de tus dedos abriéndose paso por dentro de mi pantalón.

Qué bien sabes. Había olvidado lo grande que la tenías, lo que me gusta comértela de rodillas mientras me miras desde ahí arriba. Acariciarte las piernas sin depilar, la forma en la que me coges la cabeza, las ganas de pasar mi lengua por todos los centímetros de tu cuerpo. Tu impaciencia por llevarme a la cama, que no me dejes apenas hacerte disfrutar, que ahora quieras hacerlo tú todo y llevar el ritmo.

Había olvidado lo cachondo que me pone estar a cuatro patas delante de ti, lo poco que te gusta parar para coger el lubricante y la forma en la que me escupes para empezar a rozármela, cómo te acercas a besarme el cuello justo antes de sentirte entrar. Había olvidado cómo pasas de ser cuidadoso a convertirte en un auténtico cabrón cuando ya la tienes dentro. Cómo me haces gemir, cómo suenan nuestros cuerpos al chocar, cómo me aprietas y me dices que grite más mientras me miras directamente a la cara.

No duramos mucho, ni tú ni yo. Teníamos demasiadas ganas acumuladas. Te corres dentro, yo mancho las sábanas como hacía mucho. Nos quedamos tumbados tanto tiempo sin hablar que parece que nos vamos a quedar dormidos, incapaces de mover un músculo más. Te levantas tú, ya sabes de sobra dónde está el baño y me traes las toallitas que sabes que quiero. Me preguntas si te puedes quedar, no puedo decirte que no.

Había olvidado lo fuerte que me abrazas, la forma en la que me rodean tus brazos como si pensaras que fuera a salir corriendo, escaparme.

Y sin embargo no puedo olvidar cómo me hiciste sentir. La voz en mi interior sigue gritando aunque está algo más tranquila, relajada, feliz. No quiero olvidar que tú no eres para mí, que yo no soy para ti. Que si te quedas tan cerca nos vamos a terminar haciendo daño, porque ya ha pasado una vez y no quiero que tú seas uno más. Y yo no me quiero romper más por ti cuando ya está decidido que es un no.

Había olvidado lo inseguro que me haces sentir, el miedo que tengo a que volvamos a jodernos, la forma en la que mi cabeza da vueltas y vueltas solo porque estés cerca. Pero joder, que a gusto voy a dormir esta noche contigo abrazándome. Había olvidado lo rápido que me quedo dormido cuando me abrazas después de follarme.

‘RELATOS GAIS (DES)CONECTADOS’
BREVES RELATOS homoeróticos de ficción ESCRITOS POR el periodista pablo paiz

TODOS LOS FINDES EN SHANGAY.COM

ILUSTRACIÓN: CUENTASELOANTO

También te gustará leer

Maik Rodríguez, muy queer y noventero en 'Una de estas noches'

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.