fbpx
04/12/2022

Relatos gais (des)conectados: “Nadie se corre” (parte 2)

27 julio, 2022
Léetelo en 3 minutos

Relacionado

Capítulo 62

“Nadie se corre” (parte 2)

(X)

Llego allí, se la está chupando a un chico nuevo que antes no estaba dentro. Se aparta al verme, abandonando ese rabo, y me da un abrazo mientras coge el agua.

Salimos fuera mientras sigo oyendo gemidos. Le digo lo que quiero, me sorprende diciéndome que solo estoy cansado. “Toma un poco más”, me dice mientras saca esa bolsita. Le hago caso, a desgana, pero sé que no es eso. “¿A ti no te apetece?” Claro que quiere, pero también quiere quedarse un poco más. Cedo, cedo ante él. Un poco más, aunque ve en mi cara que no me apetece mucho.

“¿No íbamos a escoger a los tíos juntos?”, le reclamo. “Ese es nuevo”. Él me mira algo despistado, creo que no sabe qué contestarme. Es entonces cuando, por fin, ignora a los demás por un momento, coge con una mano el popper de uno de los chicos y mis dedos con la otra. Vamos a la cabina de al lado, vacía, solo para nosotros. Me sienta, se sienta encima de mí. Esnifa, me deja oler un poco, y empieza a moverse lento, en círculos y levantándose con la misma suavidad que baja mientras pega nuestras caras, menos de un centímetro entre nuestros labios, su aliento en mi aliento, otra vez ese calor, sus manos agarradas detrás de mi cuello. No puedo más.

Me levanto, le doy la vuelta y le agarro violentamente del pelo. “Oh sí, así”, me dice. Ya sabía yo que quería. Cierro la puerta con su cuerpo, vamos a acabar esto él y yo solos. Meto mi rodilla entre sus piernas para separarlas, le termino de abrir con mi sexo. Se la meto lento y fuerte una y otra vez, hasta el fondo, suelta un alarido con cada uno de los golpes. Lucha un momento por volver a coger el popper, yo no pienso dejar de metérsela mientras tanto. Huele otra vez, y luego me da a mí esta vez más cantidad. Calor, fuerza, fuego. Le doy tan fuerte que creo que vamos a echar la puerta abajo, su cara chocando contra el panel, su culo poniéndose rojo con cada embestida. “Te lo voy a echar todo”, le digo por detrás, al oído. “¿De quién es la leche?”. “Mía, solo mía”, me responde. “¿La quieres? Te la voy a dar entera solo a ti. Solo a ti, porque te la mereces. ¿La quieres?”.

Ya no puede responderme, baja la cabeza, apoya sus manos en la pared pero se las agarro contra la espalda. Es mi peso contra el suyo, mis músculos manteniéndole flexionado y apretándole contra mí. Me siento latir, siento una ola, una bajada de aquella montaña rusa, una gota salada que llega hasta mi lengua mientras jadeo. Y él…, él no deja de gemir, cada vez más fuerte, aguantando como un campeón, recibiendo todo lo que le doy. “Joder Y, te quiero”.

Me corro, me corro por fin, llenándole entero, exclamando victoria como nunca antes mientras le veo sonreír.

Me siento un momento, mareado, no sé si por los vapores o porque llevo horas sin beber ni comer nada. Por el esfuerzo, por la felicidad. Se sienta a mi lado, me la toca aún húmeda. Él no se ha corrido. “Vámonos a casa”, le pido, le digo que allí terminaremos mejor. Esta vez creo que está de acuerdo, me dice que vaya recogiendo las cosas.

Voy hasta la taquilla, me visto. Está tardando mucho. Ya con las zapatillas tengo que volver entrar, me lo encuentro en la cabina de antes. El mismo chico de la polla enorme vuelve a follarle a cuatro patas mientras él se mete un poco más de polvo blanco. “Menuda lefada le has metido tío”, me dice aquel activo, “mira cómo le bato”. El sonríe, me sonríe a mí. Me quedo parado, mirándoles, esperando un poco más. Pero ninguno se corre.

‘RELATOS GAIS (DES)CONECTADOS’
BREVES RELATOS homoeróticos de ficción ESCRITOS POR el periodista pablo paiz

TODOS LOS FINDES EN SHANGAY.COM

ILUSTRACIÓN: CUENTASELOANTO

Relacionado

También te gustará leer

Tontheridas: "Y quiso"

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.