fbpx
12/08/2022 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

El viaje de Rosa Valiñas hacia sí misma

1 agosto, 2022

Un vecino de Ourense pone en marcha un crowdfunding para que Rosa pueda permitirse las cirugías de feminización del rostro.

El camino de Rosa Valiñas hacia sí misma no ha sido fácil. Ser una persona intersex en una sociedad desinformada es muy complicado. “Mi proceso empezó hace muchos años con errores de diagnóstico que hicieron que no pasase una pubertad normal“, nos cuenta Rosa. “El organizador no es solo Mateo, ha sido todo mi grupo de personas cercanas“, continúa.

Relacionado

La campaña ha sido puesta en marcha a través de la plataforma GoFundMe. El objetivo, dice Rosa, es “conseguir un poco de dignidad en mi vida diaria, poder desarrollar mi vida laboral y personal con un mínimo de garantías”.

En la descripción de la campaña leemos que “aún le pesa demasiado el tema del cispassing: sabe que el rostro es la tarjeta de presentación de una persona, y que sus rasgos faciales y su expresividad aún se leen como de un hombre. Eso le duele mucho, pero sabe que es muy difícil vencerlo sin ningún tipo de cirugía“.

“La línea entre algo meramente estético y una mejora de calidad de vida y salud mental cuando se trata de personas trans está totalmente desdibujada”, declara ella.

Foto: Sara Garchi

Las personas intersex nacen con características físicas propias tanto de hombres como de mujeres. El desconocimiento general, dentro y fuera de la comunidad LGTBI, de la existencia de estas realidades, provoca situaciones muy duras para ellas. Además de la discriminación en el ámbito sanitario, a nivel nacional no existe ninguna ley que les proteja.

Sin embargo, la nueva Ley Trans impulsada por Unidas Podemos prohíbe las cirugías genitales no imprescindibles en menores de 12 años. La mutilación genital de menores intersex es uno de los principales problemas a los que se enfrenta este colectivo.

A día de hoy, en el Estado español solo cuatro comunidades (Aragón, Islas Baleares, Comunidad Valenciana y Madrid) tienen leyes que protegen a las personas intersex de estas prácticas. Ningún país que se autodenomine democrático puede llevar a cabo estas prácticas.

Rosa nos relata su particular odisea por el sistema nacional de salud. “Tras varios años de indefensión absoluta, optaron por la solución rápida de ‘arreglar’ el problema con un tratamiento hormonal sustitutivo con testosterona“, comenta.

“A mi familia la dejaron al margen del proceso porque yo tenía la mayoría de edad. Los endocrinos que me atendieron me abordaron con preguntas del tipo ‘te gustan los chicos o las chicas’. No era un entorno seguro ni tenían formación“.

“En vez de ayudarme, esa gente me condenó a una vida que no era la mía, verse en el espejo era un sufrimiento terrible. Hasta que un día dije basta”, continúa. “Me planté en consulta de endocrino y les dije que había detenido el tratamiento unilateralmente y que asumía las consecuencias, pero quería hablar directamente con la endocrina que llevaba a los pacientes trans. Luego llegó todo el tema de psiquiatría con sus test denigrantes para acceder al tratamiento”.

Si se aprueba la nueva Ley Trans, las situaciones a las que se ha tenido que enfrentar Rosa podrían quedar erradicadas. La nueva ley elimina este tipo de evaluaciones psiquiátricas. “Me acordaré toda la vida de la frase que me dijo el psiquiatra del hospital: ‘Deberías ligar más’. Hay cero formación para el acompañamiento de las personas trans“, sentencia Rosa.

Las operaciones de feminización del rostro a las que quiere acceder Rosa no están cubiertas por la Seguridad Social, y su coste (12.000€) es muy alto. “Los medios que hay son escasos. Al final, acudes a la medicina privada si te lo puedes costear, pero una amplia mayoría de personas no pueden“, declara.

Rosa también nos confiesa que no sabe si la campaña tendrá éxito o no. Por ahora, la campaña lleva 555€ recaudados del objetivo de 12.000€.

Relacionado

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.