fbpx
06/02/2023

¿Defenderá la primera ministra Liz Truss los derechos del colectivo LGTBIQ+ en Reino Unido?

6 septiembre, 2022

Liz Truss ha sido elegida como sucesora de Boris Johnson. Te contamos por qué la llegada de la nueva primera ministra del Reino Unido no parecer ser motivo de celebración para las personas LGTBIQ+.

Las encuestas ya daban por hecho que Liz Truss iba a imponerse a su oponente Rishi Sunak en la lucha por convertirse en la próxima líder del Partido Conservador. Así ha ocurrido finalmente en las ‘primarias’, en las que consiguió 81.300 votos a favor frente a los 60.400 de Sunak. Por lo tanto, con un apoyo bastante holgado, la actual responsable de Exteriores reemplazará a Boris Johnson y se convertirá en la tercera mujer en liderar el partido tras Theresa May y, su máximo referente, Margaret Thatcher.

Una pequeña pincelada biográfica. Aunque Truss se formó y trabajó como economista, siempre ha estado ligada a la política, a sus inicios en el Partido Liberal y, a mediados de los 90, en el Partido Conservador. Sin embargo, desde que en 2010 llegó a la Casa de los Comunes, su carrera profesional se ha desarrollado completamente en política, y ha sido secretaria de Estado de Medio Ambiente, Alimentación y Medio Rural en el Gobierno de David Cameron y secretaria de Estado de Justicia con Theresa May. En el Gobierno de Johnson ha ocupado los cargos de ministra de Igualdad y de responsable de Exteriores.

Aunque es una mujer sobradamente experimentada para ocupar un puesto de tal calibre, su nombramiento es un jarro de agua fría sobre el colectivo LGTBIQ+, ya que a lo largo de su trayectoria, Truss se ha caracterizado por un escaso apoyo a la diversidad y, por encima de todo, por sus manifestaciones y decisiones abiertamente tránsfobas. Vamos a repasar su historial resaltando las acciones que más deberían preocupar a nuestro colectivo:

Relacionado

Historial LGTBIQ+ de Liz Truss

Aunque en algunos debates sobre necesidades o problemas LGTBIQ+ Liz Truss ha preferido mantenerse al margen, el 25 de agosto, en plena campaña electoral, Truss negó tajantemente que las mujeres trans fueran mujeres. También dijo que no se tiene que tratar o atender la afirmación de género en menores trans, y sostiene que los menores de 18 años “no deberían poder tomar decisiones irreversibles sobre su propio futuro”. Fue tan radical en su postura que hasta los propios miembros de su partido la acusaron de ser complaciente con los votantes más extremistas.

Está en contra de que se haga una política que ayude o estimule a grupos minoritarios u oprimidos, entre los que se encuentran, por ejemplo, las mujeres, personas racializadas o queer. “Nadie quiere sentir que le han dado un trabajo porque tiene tetas o es gay”, afirmó en 2019, poco después de convertirse en ministra de Mujeres e Igualdad. Asimismo, se marcó una ayusada y sugirió que la oficina de mujeres e igualdades debería cambiar el nombre por el de ‘Ministerio de la libertad”.

En 2020, Truss anunció que no iba a reformar de manera significaba la Ley de Reconocimiento de Género, una ley que no se modificaba desde 2004 y que, de haberse revisado, podría haber facilitado la vida de las personas trans y no binarias. Así, uno de los grandes puntos, el de la autoidentificación de las personas trans para cambiar su género legalmente sin tener que obtener un diagnóstico médico de disforia médico o responder preguntas invasivas, no fue atendido y quedó en el aire.

En octubre de 2021 volvió a señalar que está favor de que as personas trans demuestren, bajo un estricto control médico, quienes dicen ser antes de recibir un reconocimiento legal de su identidad. “Siento total respeto por las personas transgénero”, dijo en aquel momento. Y más tarde añadió “pero solo las mujeres tienen cuello uterino”.

En abril de 2021 disolvió la división que asesoraba al Gobierno en materias LGTBIQ+ después de que varios de sus miembros renunciaran al cargo. La primera en marcharse del grupo fue la activista evangélica gay Jayne Ozanne, que renunció a su puesto alegando que existía un “ambiente hostil para las personas LGBTIQ+ entre esta administración”. Le siguieron en la estampida otros dos miembros y Liz decidió escribir a los nueve restantes para prescindir de sus servicios. Aunque la futura ministra prometió formar un nuevo equipo, todavía no lo ha hecho.

Han pasado más de tres desde que el Gobierno conservador se comprometió a prohibir las terapias de conversión, es más, en 2021 la oficina de igualdad corroboró su compromiso de efectuar esta promesa. Sin embargo, la realidad, es que Liz todavía no ha sido capaz de eliminarlas y siguen siendo legales en Reino Unido. Otra evidencia del estancamiento y la inacción del gobierno en materia LGTBIQ+.

Mientras fue ministra de Igualdad, tenía poder para nombrar a los nuevos comisionados de la junta de la comisión de Igualdad y Derechos Humanos, un organismo aparentemente independiente que “promueve y defiende” la ley de igualdad en Inglaterra, Escocia y Gales. Truss utilizó su posición para nombrar a dos personas abiertamente transfóbas: la baronesa Kishwer Falker en 2020 y Akua Riendorf en 2021. Miembros que siguen en activo y cuyas decisiones siguen teniendo calado a día de hoy.

Relacionado

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.