5 razones por las que los gais nos identificamos con Allan (y no con Ken) en ‘Barbie’

Si creías que eras Barbie o Ken pero, tras ver la película de Greta Gerwig, te acabas sintiendo más cerca de Allan, te recomendamos que sigas leyendo...

Allan, el amigo de Ken en 'Barbie'
Allan, el amigo de Ken en 'Barbie'
Pablo Carrasco de Juanas

Pablo Carrasco de Juanas

Mariquita inquieta. Siempre llevo la cámara cargada por si aparece la reina Letizia (…o Leticia Sabater). ¡Ah!, también escribo.

28 julio, 2023
Se lee en 2 minutos

Temas: ,

Allan (interpretado por Michael Cera en la ficción) es uno de esos secundarios robaplanos que te tocan el corazón y que merecerían tener un spin off. Reúne todas las cualidades para que una persona LGTBIQ+ se sienta identificado con él, y las hemos resumido en cinco:

1. Le han obligado a parecer heterosexual para encajar

La historia del muñeco creado por Mattel es tan triste como fascinante. En 1964, Mattel presentó a Allan como el mejor amigo de Ken. Allan Sherwood llegó al universo de Barbie para hacer compañía a Midge, la mejor amiga de Barbie. Sin embargo, su noviazgo apenas duró dos años porque en 1966 fue retirado fulminantemente del mercado.

Las malas lenguas aseguran que la fábrica de juguetes estadounidense se dio cuenta de que el vínculo especial que guardaba con Ken, con el que incluso podía intercambiar su ropa, se estaba malentendiendo. Así que, antes de que los fans de la franquicia lo coronaran como el novio oficial de Ken, lo cual podría dañar la frágil masculinidad del muñeco, lo hicieron desaparecer.

 

Allan regresó en 1991, esta vez con solo una ‘L’ en su nombre y como el esposo formal de Midge. Nadie se creyó el paripé. La impuesta heterosexualización de Alan no fue bien recibida, ni siquiera cuando en 2002 apareció una versión de Midge embarazada. Poco a poco, Mattel fue invisibilizando a Allan hasta que Midge fue relanzada en 2010 como madre soltera.

2. Ha deconstruido su masculinidad

En la película de Greta Gerwig, Allan es el único de Barbieland que no se comporta como un machirulo tóxico y patán. Mientras la masa de Kens reclama constantemente la atención de las Barbies, él es capaz de divertirse en la playa a su bola, solo o con cualquier otro muñeco, sea del género que sea. Allan no está enamorado de Barbie. Allan no necesita mostrarse como fuerte, duro, autoritario, productivo, seguro, poderoso ni mucho menos heterosexual para serlo. Ni falta que le hace.

3. Es valiente

Seguiremos refiriéndonos a la película hasta el final, así que puede haber spoilers. Cuando en Barbieland (rebautizada como Kendom por los Kens sublevados) empieza a descontrolarse todo, el primer impulso de Allanes querer escapar de ese nuevo mundo hipermasculinizado. Sin embargo, en vez de optar por el camino fácil y ponerse a salvo, se queda junto a las Barbies, hace equipo con ellas, y las ayuda a restablecer el orden. En la revuelta se enfrenta a unos cuantos Kens fortachones a los que no tiene problema en dar cera y hacerles morder el polvo. Algunos lo han interpretado como un guiño a todos los niños que de pequeños jugaban con Barbies y que se sentían seguros junto a las niñas.

4. Tiene una personalidad única

Mientras en Barbieland hay una legión de Barbies y de Kens, Allan es único en su especie. Su originalidad va acompañada de, como diría RuPaul de sus drags, «personalidad, autenticidad, valentía y talento». ¿Y a quién no le va a gustar reunir ese ramillete de cualidades? Ser singular y exclusivo le ha hecho desarrollar una inteligencia emocional que le ayuda a no dejarse influenciar por el patriarcado de Kendom. Algunos lo han definido como «marginado, confuso o misterioso», pero estamos en total desacuerdo: Allan es simplemente Allan. «No soy igual que Ken», advierte durante la película. No, no es Ken, pero sí que sabe quién es.

5. No es el rey del baile

Aunque lo fácil es caer rendido ante los encantos y músculos de Ryan Gosling (Ken en la película de Barbie),  la realidad es que al final la gran mayoría estamos más cerca de Michael Cera (Allan en la ficción). Michael nunca sería coronado como el rey del baile de una película norteamericana, pero es resultón y tiene un encanto indiscutible que le hace brillar sin necesidad de llevar una corona. El actor canadiense saltó a la fama con la serie Arrested Development, y también ha destacado en películas como Superbad, Juno, Nick y Norah, una noche de música y amor o Scott Pilgrim contra el mundo. También ha estado nominado a un BAFTA en 2009 como estrella revelación, y estamos convencidos de que el papel de Allan le va a dar un nuevo pico de éxitos y premios.

.

Shangay Nº 564
Portada de la revista Anuario 2023
  • Junio 2024
Shangay Voyager Nº 38
Portada de la revista Shangay Voyager 38
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023