Jorge Lucas: “Tras superar el cáncer, ya no me enfado por nada”

El cáncer le ha cambiado la vida... para bien. Tras superarlo, la perspectiva del actor ha variado, a todos los niveles. Incorporarse al reparto de ‘Mi última noche con Sara’ marca su regreso a la actividad profesional, con más ilusión que nunca.

Un cáncer de estómago le obligó a Jorge Lucas a poner en standby su carrera como actor, pero solo brevemente. Huyó de recluirse, compartió con el mundo su situación, y ahora lo que toca es anunciar su regreso a los escenarios, una vez recuperado del todo. Estoy feliz de volver a los escenarios tras una etapa complicada, afirma con una amplia sonrisa que lo evidencia. Lo hace coprotagonizando Mi última noche con Sara junto a Eva Manjón, el homenaje a Sara Montiel que ha vuelto a renovar en el teatro Rialto de Madrid y con el que también hará gira nacional. Regresa con una nueva actitud a la hora de pisar las tablas. “Lo hago con más respeto que antes y un poco asustado”, confiesa. “Ha sido un año y medio de parón, y corría el riesgo de que la gente pensase que ya no iba a poder trabajar nunca más, y que no me llamasen. Pero el teléfono suena”. 

Decidió hacer visible su enfermedad de manera espontánea, asegura que no fue premeditado. A los doce días de que le diagnosticaran el cáncer, se lo contó a sus padres, y acto seguido subió una foto a Instagram haciéndolo público. “Me salió así, y no me arrepiento. Se desató una marea de mensajes de cariño y apoyo que ahora puedo decir que me ayudaron a superarlo”. Casi se desmaya cuando le diagnosticaron la enfermedad, pero una vez superado ese primer momento de shock, solo quiso ver lo positivo de su situación. “Ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida”, afirma con una sonrisa. “Supuso parar, respirar, ver cómo cambiaban mis valores de la noche a la mañana y la vida se colocaba en su sitio... Ahora no me enfado por nada”.


“Ha sido un año y medio de parón, y corría el riesgo de que ya no me llamasen. Pero el teléfono suena”


Sí se inquieta en ocasiones si repasa su cuenta de Instagram y ve algunas de las fotos que subió en los momentos más duros. “Sobre todo las que hay de cuando me estaba poniendo la quimioterapia... Pero son parte de mi historia, y ahí se van a quedar”. Porque no recuerda que le resultase traumático, por ejemplo, perder el pelo. “De hecho, llamé a Pasapalabra porque, una noche en el hospital, se me ocurrió que podía raparme en directo. No pudo ser, porque cuando llegó el momento de ir se me había caído el pelo, pero igualmente fui, porque quería dar visibilidad a mi situación”.

Le han afectado especialmente, como a tanta gente, las recientes muertes de Pablo Ráez y Bimba Bosé, víctimas del cáncer. En su caso, porque le han obligado a hacerse preguntas: “¿Por qué se han ido ellos y yo me he quedado? He sentido una mezcla de rabia y tristeza increíble”. Con Ráez hablaba a través de las redes sociales, la enfermedad les unió y ahora Jorge no puede más que alabar el legado que deja, tras protagonizar la campaña más poderosa en favor de la donación de médula nunca vista en este país. “Te das cuenta de que hay gente que viene a este mundo para vivir algo como Pablo, que ayuda a cambiar la conciencia de mucha gente”. Lucas no busca ser símbolo de nada, a pesar de lo que ha vivido. “No me considero un luchador, ni siento que haya vencido en una batalla, ni soy Teresa de Calcuta por intentar ayudar a tanta gente, que en ocasiones ni conozco, y que está viviendo algo parecido... He pasado un trance, que es como yo lo llamo, y se ha convertido en lo mejor que me podía pasar”.


“No me considero un luchador, ni siento que haya vencido en una batalla, ni soy Teresa de Calcuta por ayudar a gente que está viviendo algo parecido"


No esperó, ni mucho menos, a estar totalmente recuperado para volver a trabajar. “En contra de lo que aconsejaban los médicos, tras la primera sesión de quimioterapia me cogí un AVE y me fui a Málaga a estrenar un espectáculo. Cuando cayó el telón tuvieron que llevarme al hotel, porque estaba malísimo”. Meses después, el destino ha querido que se una al espectáculo homenaje a Sara Montiel Mi última noche con Sara. “Estuve en el estreno en Campo de Criptana, porque mis padres son de allí, y cuando supe que tenían que sustituir al protagonista masculino me ofrecí, aunque finalmente cogieron a Ignasi Vidal”.

Se quedó chafado, aunque cual no sería su sorpresa cuando, meses después, le llega de nuevo la oferta para interpretar al personaje que tantas ganas le tenía. Y en ello está. “A lo mejor en otro momento me habría salido la diva y lo habría rechazado. En este momento de mi vida, he aceptado encantado, y estoy muy ilusionado de formar parte de este homenaje a ese gran mito. Además, me están llamando para más proyectos, me está llegando todo a la vez, y los recibo con los brazos abiertos”.


LA OBRA MI ÚLTIMA NOCHE CON SARA SE REPRESENTA LOS MARTES EN EL TEATRO RIALTO (GRAN VÍA, 54) DE MADRID.


Otras noticias de teatro, AQUÍ