La Línea Roja: ¿Por qué es inaceptable normalizar la homofobia?

Jesús Cintora y Cuatro sacan a debate la homosexualidad en ‘La Línea Roja’, un tema que encendió mucho las redes sociales viendo los comentarios expuestos desde uno de sus bandos.

Anoche se estrenaba en Cuatro la tercera entrega del programa La línea roja, conducido por Jesús Cintora. Esta semana nos traía a debate un tema delicado, la homosexualidad. Si en sus anteriores entregas teníamos claro que podían existir diferentes opiniones y posturas en temas como los okupas o la tauromaquia, ayer las redes sociales dejaron bien claro que en esta ocasión no había opción a comprender ni respetar ciertos pensamientos o comentarios del bando homófobo, ya que constituyen delitos de odio contra muchas personas.

Los protagonistas de la noche del martes fueron Jorge Garrido, un hombre con valores muy tradicionales y conservadores, y en el otro bando Álvaro Sanjuán, un homosexual que está muy comprometido con la causa LGTB. Durante el programa se sacaron a relucir temas como la familia, la educación, la libertad y los derechos de los homosexuales. Este espacio de debate nos mostró el desconocimiento de la realidad que en ocasiones tiene la gente ‘tradicional’.

Jorge tuvo que pasar un día en el barrio de Chueca, que casualmente coincidió con los días previos al WorldPride celebrado este año en Madrid. Paseando por las calles del barrio se encontraba bastante incómodo, y comentó que se sentía como si estuviera en un gueto. Acompañado por Cintora, Jorge visionó la típica carrera de tacones del Orgullo y nos explicaba que considera este tipo de actos incluso contraproducentes para la comunidad LGTB, ya que marcan todavía más las diferencias con la gente ‘normal’. Incluso se atrevía a decir que es como si fuera una parodia de los homosexuales hacia ellos mismos.

Otro de los comentarios de este hombre que más se criticaron en las redes fue afirmar que los homosexuales lo tienen absolutamente todo conseguido, y que no entiende por qué todavía siguen pidiendo más. Yo prefiero ni opinar ante semejante comentario, pero ya lo hizo por mí uno de los participantes del programa diciéndole claramente que, si lo tuvieran todo, hace unos días a él y a su pareja no le habrían dado una paliza en el centro de Madrid por el simple hecho de ir cogidos de la mano.

Cintora acompañó a Álvaro hasta una sala de padres en un colegio, donde se expusieron asuntos relacionados con la diversidad sexual y la educación. El bando tradicional defendía que no se podía explicar en los colegios la homosexualidad o la transexualidad abiertamente sin el permiso explícito de los padres, ya que esto causa confusión en la adolescencia. También se comentó que la situación había sobrepasado la línea de la información hasta convertirse en un fomento de la homosexualidad. A esto se le suman comentarios como que las terapias de reconversión son de las pocas soluciones efectivas a este problema o que es completamente antinatural, porque si no la especie humana se extinguiría.

Todas estas barbaridades fueron, muy educadamente, rebatidas por Álvaro, quien dejó claro que no se puede ni fomentar ni curar la homosexualidad, ya que es algo natural que se desarrolla en los seres humanos. También, intentó reflejar la importancia de la educación sexual en los institutos y colegios, ya que el 48% de los jóvenes gays entre 15 y 22 años se han intentado suicidar por esto, y la información ayudaría a que los jóvenes comprendieran que ni es malo ni extraño lo que les está pasando.

Todo esto nos sirve para afirmar que nuestra sociedad vive en una completa desinformación y en el desconocimiento más absoluto de ciertos aspectos relacionados con la diversidad sexual.

Al final del programa, ambas partes se reafirmaron en su posición y ninguno dio su brazo a torcer. Por lo tanto, lo único que espero de este programa es que haya servido de ayuda para adolescentes y personas que tengan dudas sobre su identidad u orientación sexual. Y por supuesto, espero que la sociedad más tradicional vea que quizá están equivocados viendo el aluvión de críticas recibidas en las redes sociales ante ciertos comentarios.

Si quieres ver este programa, pasa página

Página 1 de 2

Lo que comentan nuestros seguidores

Imagen de Manchego Guijarro

Yo me río de la gente que piensa que nos curamos con una pastilla, una terapia o dos electrosok....y habló con conocimiento de causa en primera persona ... e visto gente en esas terapias..por culpa de la religión que han acabado ya no sólo zumbaos si no que encima casados con mujeres para agradar a su congregación y luego se comen los rabos de 10 en 10 . No hay nada que cambiar , la vida te a echo tal cual eres y los que tienen que cambiar es la gente homofoba que les falta educación, vergüenza y sentimientos. Y contra más religión por delante, peor ... eso es un negocio con la cuenta de crédito a base de miedo y chantaje emocional.