¿Qué le dijo Carla Antonelli al cardenal de Madrid, Carlos Osoro?

La activista y política Carla Antonelli coincidió con el cardenal de Madrid, Carlos Osoro, en la recepción del Día de la Comunidad de Madrid. Tras la charla que tuvieron, la propia Carla nos contó qué fue lo que le dijo.

Las recepciones oficiales, sean donde sean, dan siempre lo mejor de sí en los corrillos que se forman tras los actos institucionales. Ayer, 2 de mayo, se celebró la del Día de la Comunidad de Madrid, y la presidenta Cristina Cifuentes fue la anfitriona de la jornada. Carla Antonelli, diputada socialista en la Asamblea de Madrid, no podía faltar. Allí coincidió con Carlos Osoro, cardenal arzobispo de Madrid, y Shangay fue testigo de ese encuentro. Osoro estaba con el Padre Ángel, con quien Carla tiene amistad. La activista aprovechó para hablar con el máximo representante de la Iglesia católica en Madrid. Tras este encuentro, hablamos con Carla para preguntarle sobre esa conversación. 

Esto es lo que Carla nos contó: “Tenía claro que el día en el que lo viera se lo iba a decir: quise agradecerle su postura ante los discursos de incitación al odio a los colectivos LGTBI, y concretamente al colectivo trans [se refiere Carla a la desautorización pública al polémico autobús transfóbico de Hazte Oír], que hemos visto en los últimos meses, pero también su postura ante distintas pastorales [de la Iglesia Católica, de la que Osoro es su máxima figura en Madrid] que hubo contra las leyes LGTBI, en especial la Ley Integral de Transexualidad y la Ley Contra la LGTBIfobia [se refiere Carla a que Osoro se negó a firmar dos cartas de los obispos de Alcalá de Henares y Getafe contra estas medidas, y es insólito que un obispo responsable de una región no acepte un documento de unos subalternos, y que estos le desafíen publicándolo]. Me presenté, le dije que era Carla Antonelli, diputada de la Asamblea de Madrid, que no era creyente, y que desde este ángulo quería agradecerle esta circunstancia, porque creo que ha estado en el lugar que le correspondía. Cuando se jubiló monseñor Amigo también la agradecí su intermediación en la Ley de Identidad de Género del año 2007. Le dije que cada cosa tiene su lugar, que no podía ser de otra manera, y que tenía claro que tenía que decírselo: cuando las cosas se piensan hay que manifestarlas y no deben quedar en un íntimo deseo, porque también estamos reconociendo distintos comportamientos para que eso cunda”.

Más temas LGTB, AQUÍ