Tove Lo: “La música y el sexo están íntimamente ligados para mí”

Le encanta el sexo, le apasionan los subidones y, sobre todo, le chifla el buen pop. La joven diva sueca con más personalidad presenta su segundo álbum, ‘Lady Wood’, y nos habla de activismo, de por qué no se calla nada... y de por qué no ve sexy a Nick Jonas.

POR: Agustín Gómez Cascales

Es la artista pop sueca más especial del actual panorama. Además de una compositora solicitadísima, que puede presumir de haber colaborado con Ellie Goulding, Coldplay o Nick Jonas. Presenta un segundo disco con el que se reafirma en su intención de dirigir su carrera por donde ella quiere. Con un par. Por eso lo ha titulado Lady Wood, su manera de denominar a lo que sería el equivalente de una erección para una mujer. Menuda es.

Que es cañera ya lo sabíamos. No en vano se dio a conocer con la canción Habits (Stay High), un single de contenido nada habitual para una artista pop dispuesta a conquistar el mainstream, en la que hablaba de cómo superó una ruptura sentimental en un fin de semana desenfrenado de sexo y colocón. Un contenido muy habitual en las redes sociales de contactos gays, pero no en las listas de éxito. Pues Tove Lo –cuyo verdadero nombre es Ebba Tove Elsa Nilsson– logró conectar con el gran público, la canción supuso su primer top 3 en el Billboard estadounidense, y el vídeo ha superado los 200 millones de reproducciones, que se dice pronto.


“No es tan habitual que las mujeres hablen con esta naturalidad de sexo, porque enseguida todo el mundo nos juzga


Dos años después de su debut, Queen of The Clouds, presenta Lady Wood, un disco en el que tiene puestas muchas esperanzas y que defiende con una confianza en sí misma aún mayor. Porque es ya toda una experta en las artimañas del pop. “Estoy más preparada para enfrentarme al lanzamiento, y me siento mucho más tranquila que la primera vez”, cuenta vía telefónica desde su Estocolmo natal –que, la verdad, pisa poco últimamente–. “Estoy muy orgullosa de este disco, que compuse sin apenas esfuerzo. Es muy emocional e intenso, y no quise contar con ayuda apenas para crearlo, porque necesitaba desahogarme y sacar de dentro muchas cosas que me oprimían. Me he quedado nueva”, afirma entre risas.

En ocasiones da la sensación de que debe tener un carácter tremendo –incluso de que puede ser un poco borde–. Cuando hablas con ella, te das cuenta de que no es así. Lo que sucede es que tiene las cosas muy claras. Está abierta a hablar de todo lo que se le plantea, y en ningún momento se pone a la defensiva. Así da gusto. Los dos primeros temas que ha compartido con el mundo, Cool Girl e Influence, muestran a una Tove Lo con actitud y sexy a la vez. “Si eso es lo que transmito, me hace muy feliz, porque si alguien me ve así es total”, afirma. “La música y el sexo están íntimamente ligados para mí. Es un tema que me inspira mucho, en este disco también”. Hay una idea central en torno a la cual ha articulado todo el álbum, según confiesa: “La de buscar subidones constantemente”. Una vez más, un símil más o menos explícito al frente de uno de sus proyectos. “Es que cualquier cosa que te enciende mola”.

La naturalidad con la que habla de cuestiones relacionadas con el sexo indica lo cómoda que se siente en su piel, y lo poco que le preocupa lo que sus declaraciones, o sus letras, puedan provocar en otros. Una actitud que evidencian su activismo y su feminismo. “No es tan habitual que las mujeres hablen con esta naturalidad de sexo, porque enseguida todo el mundo nos juzga. Y me enorgullece estar entre las que no nos callamos; si a alguien le parece mal que hable de sexo, a mí no”. No entiende que su actitud pueda despertar a día de hoy reacciones negativas. “¿Por qué no puede una mujer hablar de los mismos temas que los hombres sin meterse en problemas?”, se pregunta.

Probablemente se refiera, sin darse cuenta, a hombres heterosexuales, se lo matizo. Porque con su manera de plantear el sexo y el consumo de drogas se ganó una legión de seguidores gays desde sus inicios. Ríe abiertamente antes de contestar, obviamente lo sabe. “Claro que lo sé. No entiendo por qué hay quien piensa todavía que esas cuestiones solo se pueden tratar en privado. A mí, ser tan abierta sobre esos temas me ha hecho conectar con muchísima gente. Y sí, mucha de esa gente es gay”.


“Para mí, subirme al escenario es el mayor subidón imaginable. El corazón se me pone a mil, y ahí no hay drogas de por medio


Su batalla –musical– por la igualdad no tiene solamente un marcado tono feminista, Tove Lo también está aquí para defender los derechos gays. “Todo el mundo debe poder mostrarse tal y como es, y amar a quien quiera, es un hecho tan obvio que no debería ser todavía una posibilidad por materializar, como sucede en algunas partes del mundo”. Y cree que serán muchos sus fans gays que se identifiquen con el concepto del nuevo disco, ese salir a buscar subidones donde sea. “Cuando te enfrentas día tras día a los juicios de otros, y llega un momento en que no puedes más, siempre viene bien buscar una vía de escape. Bailar para dejar el dolor atrás es lo que yo propongo a mi público con este disco”.

Habla continuamente de subidones, de vías de evasión... Los ‘símiles drogadícticos’ aparecen una y otra vez en su discurso, y tampoco tiene problema en hablar de cómo el consumo personal de drogas ha influido en su manera de hacer música. “Cuando consumes drogas tu realidad se aumenta, te sientes muy viva. Cuando yo lo he hecho, ese es el subidón que buscaba”. Aunque no necesita recurrir habitualmente a ellas para lograrlo. “Para mí, subirme al escenario es el mayor subidón imaginable. El corazón se me pone a mil, y ahí no hay drogas de por medio. Cuando estoy a punto a de actuar siento a la vez excitación y miedo, es una combinación muy interesante”. Y piensa que necesaria. “Es que no hay muchas cosas en la vida que te hagan sentir tan intensamente. Por eso en ocasiones se recurre a las drogas para experimentarlo. No quiero que la gente piense que solo me refiero a drogas cuando hablo de subidones, porque hay otras muchas formas de colocarse, en el sentido metafórico”. Y Tove Lo no solo recurre a las sustancias y a los escenarios en busca de esa sensación eufórica: “También la siento al hacer música, al enamorarme..., con cualquier experiencia hermosa”.

¿Qué tal fue la experiencia de despelotarse junto a Nick Jonas en el vídeo de Close? ¿Qué íntima amiga suya es otra estrella pop reconocida mundialmente? Pasa página

Página 1 de 2
Inicia sesión o regístrate pinchando aquí para escribir comentarios

También te puede interesar