27/09/2020

El dramático suicidio de una adolescente trans

2 enero, 2015
Léetelo en 3 minutos

Murió el pasado domingo 28 de diciembre atropellada por un camión. Pero no fue una cruel casualidad de la vida la que acabó con la vida de la joven transgénero de 17 años Leelah Alcorn, sino un acto voluntario para que el mundo pudiera conocer su historia. La vida de Leelah Alcorn en Kings Mill, una pequeña población de Ohio, era un infierno, y antes de suicidarse publicó un largo y emotivo post en su Tumblr contando los motivos por los que había decidido suicidarse.

“Solo descansaré en paz el día en que se trate a las personas transgénero de un modo distinto al que se me trató a mí”, escribió en su carta de despedida. “Cuando se las trate como humanos, con sentimientos válidos, y se respeten sus derechos”. Leelah Alcorn tachó al firmar su nombre masculino, Josh, que es el que siguen utilizando sus padres para referirse a ella, incluso después de morir. Leelah detalló en su post el infierno que vivió durante toda su vida al no ser aceptada ni apoyada por sus padres, que en lugar de ayudarle a comenzar su transición cuanto antes decidieron ponerla en manos de terapeutas cristianos para tratar su depresión, la sacaron de la escuela pública a la que iba y terminaron por impedirle el acceso a las redes sociales. “O vivo el resto de mi vida como un hombre solitario que desearía ser mujer o como una mujer aún más solitaria que se odia. No hay manera de ganar. No hay salida”, confesaba. “Bastante triste estoy, no necesito que mi vida vaya a peor. La gente dice ‘todo va a ir a mejor’, pero en mi caso no es así. Va a peor cada día”.

Los padres no dudaron en publicar una nota tras su fallecimiento afirmando que su hujo Joshua Ryan Alcorn había fallecido, de forma accidental, atropellado por un camión. La extensa nota escrita por Leelah antes de morir deja claro que lo suyo no fue una desafortunada casualidad. Además, dejó una segunda nota pidiendo perdón a sus hermanos. El escritor y activista Dan Savage, fundador de la campaña It Gets Better, no ha dudado en declarar que a los padres de Alcorn habría que juzgarles por abuso a menores, comportamiento negligente y asesinato. “Sabemos que la hostilidad paternal y el rechazo multiplica por dos el de por sí altísimo riesgo de suicio de un joven queer, tuiteó Savage. “Los padres de Leelah Alcorn fueron quienes la empujaron ante ese camión. Deberían sentirse avergonzados, pero ante todo deberían ser culpados”.

La última voluntad de Leelah es que se donen todos sus ahorros y pertenencias a movimientos que luchan por los derechos civiles trans y a grupos de apoyo a personas transgénero. Mientras, su madre, Carla Alcorn, ha declarado en una entrevista concedida a la CNN que por sus convicciones religiosas no podían apoyar a Leelah, y en todo momento se refirió a ella en masculino. “La gente debe saber que le queríamos. Era un buen niño”, fueron sus palabras.

De momento, la petición iniciada en Change.org para que se rectifique el nombre en su tumba y repose identificada como Leelah Alcorn cuenta con más de 50.000 firmas.

Más casos de discriminación:

> Ser transgénero le obliga a ir a otro baño
> La trans a la que su familia enterró como hombre

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.