10/07/2020

“La historia de Amy Winehouse merecía ser contada”

16 julio, 2015

SHANGAY ⇒ ¿Fuiste consciente de lo poderoso del material que has utilizado una vez viste Amy terminada o antes?
ASIF KAPADIA ⇒ 
Trabajando con mi productor y mi montador fue cuando empezamos a tener la sensación de que era algo grande. Al mostrarle la película a gente cercana y ver sus reacciones fue cuando realmente fui consciente de lo que provoca. Desde el principio sabíamos que era una historia importante que merecía ser contada.

SHANGAY ⇒ ¿Qué querías contar realmente?
ASIF KAPADIA
⇒ Una historia sobre el mundo en que vivimos ahora. Aunque para mí también es una historia sobre Londres, creo que lo es igualmente sobre Madrid, París o Nueva York. Creo que eso la hace más relevante: la película no es solo sobre ella, es sobre todos nosotros.

SHANGAY ⇒ ¿Es cierto que no te interesaba tanto Amy Winehouse antes de abordar este proyecto?
ASIF KAPADIA
⇒ Sí. No suelo hacer películas sobre personas o cosas de las que soy fan, me interesa más ir aprendiendo sobre ellas mientras trabajo. Conocía su música y vivía cerca de ella, en Candem, pero lo que realmente me enganchó fue la idea de contar su viaje, saber qué le sucedió.

SHANGAY ⇒ Logras que el espectador llegue a sentirse en parte responsable del trágico final de Winehouse… ¿Te proponías hacernos reflexionar sobre la relación con nuestros ídolos?
ASIF KAPADIA
⇒ Supongo que sí. Nada de esto hubiese sucedido de no haberse convertido en un personaje público, perseguido por los tabloides, que aparecía constantemente en los medios; su historia que se fue complicando según se fue haciendo más y más famosa… ¿Hubiera tenido un final tan terrible si lo hubiese vivido todo en la intimidad? Nunca lo sabremos.


“LA PELÍCULA NO ES SOBRE AMY, ES SOBRE TODOS NOSOTROS”


SHANGAY ⇒ ¿Cuánto te llevó reunir todo el material que has utilizado para Amy?
ASIF KAPADIA
⇒ En total, tres años. Pasé muchísimo tiempo entrevistando a las personas que aparecen y que han cedido sus vídeos personales. No fue nada fácil ganarme su confianza, el proceso fue largo. Al principio nadie quería participar en la película, el dolor que sentían era enorme. Uno a uno, fui convenciéndoles de lo importante que era que formaran parte del proyecto. Para algunos hablar conmigo fue como someterse a terapia.

SHANGAY ⇒ ¿Te gusta escuchar a los demás?
ASIF KAPADIA
⇒ Mucho. Solo soy un tío normal que se interesa por lo que los demás tienen que contar. Y todos los que participaron en esta película se sintieron mejor al ver que alguien quería escucharles. Porque hasta ahora nadie había querido hacerlo.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué optas por no mostrarles como bustos parlantes y que sus voces se escuchen siempre en off, mientras vemos a Amy Winehouse en todo momento?
ASIF KAPADIA
⇒ Lo hice igual que en Senna, mi anterior documental, porque me interesa que sea el personaje principal el que aparece todo el tiempo en pantalla. Queremos verla a ella, y como desgraciadamente no podía entrevistarla, me interesaba que la fuéramos conociendo a través de lo que cuentan de ella quienes sí lo hicieron. Mientras nos fijamos en sus ojos, su pelo, su cuerpo, su rostro…, porque también nos dicen mucho de su historia. En realidad me planteé esta película como un trabajo artístico, un estudio de una persona a través de muchos elementos combinados.

SHANGAY ⇒ ¿Te llegaste a obsesionar con Amy Winehouse?
ASIF KAPADIA
⇒ Sí, y era lo que buscaba. Cuando haces una película así, si tienes suerte te acabas enamorando del sujeto que tratas. Me pasó igual con [Ayrton] Senna. Son dos personas a las que amo, que me habría encantado conocer y a las que me habría gustado que la vida hubiera tratado de un modo distinto.

SHANGAY ⇒ Humanizas a todos quienes participan en la película, incluso a quienes vemos que no la trataron tan bien como debieron –véase su padre o su ex marido–. ¿Buscabas evitar juzgarles a toda cosa?
ASIF KAPADIA
⇒ Por supuesto. Para mí nada es blanco o negro, nadie es bueno o malo. Todos los seres humanos acertamos en ocasiones con nuestros actos y nos equivocamos en otras. Mi idea era mostrar lo que hicieron una serie de personas en unas circunstancias que podríamos haber vivido cualquiera de nosotros. Yo no soy quién para juzgar a nadie; cada cual toma sus decisiones, y en ocasiones intervienen la suerte o el destino. Mi intención principal era contar una historia humana, para que otros muchos pudieran identificarse con lo que vivió Amy. Porque todos tenemos problemas en nuestras vidas, a muchos les han tocado de cerca las drogas o han sufrido depresiones… Por eso es tan fácil comprender lo que le pasó.


“LA AMY QUE A MÍ ME INTERESA ES LA JOVEN DIVERTIDA E INTELIGENTE QUE TENÍA EL CONTROL, NO EL ICONO EN QUE SE CONVIRTIÓ”


SHANGAY ⇒ ¿Por qué te interesa más la víctima del éxito que el icono que el mundo adora?
ASIF KAPADIA
⇒ En realidad, la Amy que a mí me interesa es la joven divertida, confiada, inteligente, feliz, hermosa y con la mirada limpia que fue, cuando tenía el control y se sentía poderosa. No me interesa en absoluto la figura icónica en que se convirtió luego. A esa joven Amy es a la que me habría gustado conocer, y es la persona a la que he querido homenajear con este trabajo.

SHANGAY ⇒ ¿Son las historias trágicas las que más te interesan para conmover al público?
ASIF KAPADIA
⇒ Creo que es una coincidencia que en mis dos últimas películas haya utilizado material similar. Son muy distintas entre sí, pero con el mismo final desgraciado. Confío en poder contar en el futuro historias que acaben de un modo diferente.

LA PELÍCULA AMY SE ESTRENA EL 17 DE JULIO EN CINES, DISTRIBUIDA POR VÉRTIGO FILMS.

Siguiente artículo
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.