06/04/2020

Sexo gay y consumo de drogas, el chemsex o chill

16 julio, 2015
Léetelo en 5 minutos

La BBC, imparable en su labor social y de documentales, ha querido dedicar este proyecto a la moda, cada vez más habitual en Reino Unido, del chemsex: fiestas o reuniones tras una fiesta, entre hombres homosexuales que consumen drogas desinhibidoras y practican sexo entre ellos. Una moda que suele suponer prácticas de riesgo para las ITS por la falta de control de los que las practican, debido q que están bajo los efectos de estas sustancias.

Aunque el documental habla solo de Reino Unido, en España estas fiestas también se practican, son los llamados chills, reuniones entre chicos homosexuales que han salido a alguna disco y que se juntan en una casa para dar continuidad a la fiesta. Reuniones que se dan por la mañana y que, en la mayoría de los casos, agrupan a jóvenes que ya están bajo los efectos de las drogas. A diferencia de Reino Unido, los chills no tienen un carácter puramente sexual, pueden ser solo una reunión entre amigos, aunque los efectos de las drogas en las reuniones entre desconocidos suelen desembocar en prácticas sexuales.

La diferencia principal en el caso de los chemsex es que este tipo de reuniones de carácter sexual y con consumo de drogas han alcanzado tal popularidad que los jóvenes ya no salen de fiesta para después ir a una casa, sino que directamente quedan para hacer estas reuniones, tomar drogas y practicar sexo entre ellos, sin que haya habido una salida nocturna previa.

Una moda ya demasiado habitual que, en el caso de Reino Unido, ha disparado la propagación descontrolada de casos de VIH en los núcleos urbanos. Un artículo relacionado con este tema es: ¿Están los gays olvidándose del sexo seguro?

La preocupación de las organizaciones de salud internacionales es patente, los jóvenes están perdiendo el miedo al VIH. Piensan que con la medicación antirretroviral, una pastilla al día, la enfermedad ya no es tan grave, pero no tienen en cuenta los riesgos que supone en su salud el virus latente, los posibles problemas que les conllevará en la vejez o los efectos secundarios de una medicación de por vida.

En Reino Unido el estado de alarma es máximo, pero en España los datos no son mucho mejores, ya que estamos dentro de los países cuyo colectivo gay no ha logrado reducir el impacto del VIH en la última década.

Para encontrar las causas de este aumento de ITS debemos analizar los factores que llevan al colectivo gay a asumir mayores prácticas de riesgo. El primero, como decíamos, es el menor miedo al VIH, por la falsa creencia de que la medicación antiretroviral ya es una cura. Después está la situación social, en la que salimos más de fiesta y consumimos más drogas, y el efecto de las grandes urbes. En estas predomina un estilo de vida escéptico en el que nos dejamos llevar por el tráfico de placeres, la vida nocturna y la amplia oferta de amantes, de los que muchos gays carecían en sus pequeñas urbes de origen. Otro de los factores es la forma en que nos conocemos, Internet y las apps móviles gays nos facilitan conocer a desconocidos y proponerles sexo sin compromiso.

El periodista Mobeen Azhar nos acerca a la realidad de los chemsex en su documental para BBC News.

Azhar entrevista tanto a profesionales de la salud, sobre los riesgos de estas prácticas, como a jóvenes que las practican. Indagando en el origen de estos hábitos, encuentra que las prácticas vienen asociadas a situaciones de rechazo y opresión, se convierten en lugares donde encontrar el placer o la felicidad momentánea, una moda que no es nueva. Las orgías siempre han existido y siempre han estado asociadas al consumo de drogas para desinhibirse, y en este caso no solo eran una práctica propiamente homosexual sino un hábito muy extendido entre los magnates y las altas élites de la sociedad, reuniones donde dejarse llevar por el placer sin tabúes sociales.

El artículo continua, pasa página

En los diez minutos de duración de la pieza, Azhar también introduce el debate del uso del preservativo y la profilaxis pre-exposición en estos determinados casos. La profiláxis pre exposición (PrEP) es el posible uso que se le podría dar a la medicación antiretroviral como profilaxis previa al contagio del VIH, un caso que tratábamos en profundidad en estos artículos: Medicamentos contra el VIH para hombres gays sanos¿Es Truvada la solución al VIH?

El autor expresa su opinión sobre el asunto: “No se puede negar que los hombres homosexuales y bisexuales de las grandes ciudades tienen suficiente información sobre prevención. Sin embargo, en su voluntaria decisión de obviarla se convierten en potenciales transmisores de infecciones como el VIH, en una coyuntura muy determinada en la que debemos aplicarnos si queremos eliminar la pandemia del mundo en un futuro cercano”, dice, y se muestra a favor de la posibilidad de la PrEP.

Aunque se habla de muchas drogas (éxtasis, cocaína, etc.), preocupa de manera especial el consumo disparado de GHB (gammahidroxibutirato), una sustancia depresora que está en auge entre los jóvenes. Uno de sus efectos es el de desinhibir al sujeto y potenciar su deseo sexual, en algunos casos el consumidor pierde el control de su razonamiento y se deja llevar totalmente por sus impulsos sexuales. Quienes la consumen aseguran que se sienten más excitados sexualmente, creencia que ha llevado a convertirla en la sustancia estrella de este tipo de reuniones sexuales. Una droga que preocupa a los expertos sanitarios, ya que el individuo no atiende a razones y se olvida de tomar las protecciones necesarias.

A continuación puedes ver el documental de Mobeen Azhar:

Artículos relacionados que te pueden interesar: Sexo a pelo o barebacking, una peligrosa moda gayLa peligrosa moda de la Viagra entre los jóvenes.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.