fbpx
15/08/2022 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Cinco amigos que van a tener un bebé

6 agosto, 2015
Léetelo en 6 minutos

Fotos vía Vice 

Por mucho que les pese a los defensores de “la familia tradicional”, los modelos de familia han cambiado. Y no solo nos referimos a modelos familiares formados por mujeres u hombres solteros, parejas homosexuales, personas de avanzada edad o nuevas familias unificadas a partir de divorcios y enlaces previos. También a familias a cargo de los abuelos, con miembros de diferentes etnias, nacionalidades… La diferencia es que ahora empezamos a aceptarlas socialmente, a dejar de discriminarlas y a procurarles los mismos derechos que al resto de familias.

A lo que quizá no estamos tan acostumbrados es a las familias formadas por varios padres y un solo hijo, a la llamada “paternidad múltiple”. Como la de los protagonistas de esta historia que recoge Vice: Jaco (35 años) y Sjoerd (27 años), Daantje (30 años) y Dewi (29 años).

Estos cuatro amigos se conocen desde hace más de 10 años y, desde hace 6, han considerado la posibilidad de tener un hijo juntos. Un hijo cuya custodia recaería en todos los padres por igual y cuya responsabilidad de criarlo y educarlo se distribuirá de forma equitativa.

Pero lo que iban a ser 4 padres se acabó convirtiendo en 5. Ambas parejas están casadas: por un lado Jaco y Sjoerd, una pareja de hombres que cuentan desde hace tres años con un tercer miembro, Sean (27años), un artista de circo australiano. “Jaco y yo llevamos juntos ocho años. Desgraciadamente, no podemos casarnos también con Sean. Si no, lo haríamos sin pestañear”, asegura Sjoerd. 

Por otro lado, encontramos a Dewi y Daantje, una pareja de mujeres que ha decidido que la madre biológica y gestante del futuro bebé será Daantje. Pero la paternidad y la custodia del niño se dividirán equitativamente entre los 5.

“Cinco padres con los mismos derechos y responsabilidades, divididos en dos hogares. Eso dice la cláusula del contrato que todos firmamos ante notario”, confirma Dewi. Tuvieron que hacerlo porque en Holanda todavía no está preparada jurídicamente para la paternidad múltiple. La legislación sigue reconociendo únicamente un máximo de dos progenitores.

Para llevar a cabo la concepción de este bebé, las parejas tuvieron que ponerse de acuerdo en lo relativo a los derechos de paternidad. De este modo, han decidido que la madre legal y bilógica sea Daantje y el padre legal Jaco, con lo que se aseguran un progenitor legal por pareja.

“Como hemos dividido el cuidado del niño al cincuenta por ciento, queríamos asegurarnos de que había un progenitor legal en cada hogar”, explica Dewi.

“La ventaja de esto es que si, por ejemplo, los hombres decidimos irnos de vacaciones con nuestro hijo, evitamos que nos paren en las aduanas por viajar con un niño que, desde el punto de vista jurídico, no sería nuestro si estuviera a nombre de las dos mujeres”, señala Sjoerd.

“Si Daantje y yo viajamos con nuestro hijo, necesitaremos un permiso especial de Jaco, ya que el bebé llevará su apellido”, comenta Dewi.

Sjoerd: “Desde luego, la ley no se ha escrito pensando en gente como nosotros. Por eso nos vemos obligados a buscar constantemente la mejor forma de hacer que las cosas funcionen para los cinco. A veces te vuelves un poco oportunista. Yo no tengo ningún vínculo jurídico con mi hijo, por lo que no tendré derecho a la baja por paternidad cuando nazca. Sin embargo, como quiero poder disfrutarla, Daantje y Jaco firmaron un documento en el que certifican que yo también estoy a cargo del cuidado de su hijo y, por tanto, tengo derecho a solicitar una baja. Es bastante complicado para todos y no es una situación ideal, jurídicamente, claro, porque en la práctica, creo que nuestra situación sí es ideal”.

El artículo continúa, pasa página

Dewi: “Hemos procurado cubrir todos los aspectos. El bebé llevará el segundo nombre de Sean, y su otro segundo nombre será Dewi. En cuanto a su primer nombre, ya habíamos decidido el nombre antes incluso de quedarnos embarazadas”.

¿Pero cómo llegó esta familia de 5 a acordar quién y en qué modo tendrían este bebé? Optaron por la manera tradicional –sin hacer uso de la inseminación in vitro–, pero sin que uno de los hombres se acostara con ninguna mujer. Entonces, ¿cómo fue posible?

Sjoerd: “Hace un año nos fuimos de acampada y decidimos que era hora de ponerse manos a la obra. Dos meses después hicimos el primer intento. Daantje y Dewi estaban en una habitación y nosotros en otra, intentando caldear el ambiente”.

Dewi: “Leímos en algún sitio que el esperma entra más fácilmente si la mujer tiene un orgasmo durante la inseminación, debido a la mucosidad y a la contracción del cuello del útero”.

Sjoerd: “En un determinado momento, Dewi gritó ¡Ya estamos listas!, y entonces entramos en su habitación con un recipiente con semen”.

Dewi: “Sí, el día de nuestra boda nos regalaron unas perillas, pero resultaron ser demasiado grandes. Tenía mucho aire dentro y el semen acabó donde no debía”.

Sjoerd: “La primera vez no tuvimos mucho éxito. Lo cierto es que fue un desastre”.

Dewi: “Durante el primer periodo de ovulación, los chicos vinieron como cinco veces seguidas, y después de cada inseminación, Daantje se sentaba en el sofá con las piernas elevadas. Mientras, nosotros nos tomábamos un té o algo”.

Sjoerd: “Al principio, era un poco violento, pero después de varios intentos, al final te tomas un café y te pones a mirar internet”.

Dewi: “Afortunadamente, conseguimos que se quedara embarazada al segundo mes. Imagínate tener que montar toda aquella parafernalia cada vez durante un año”.

Sjoerd: “Después de varios intentos, lo de eyacular se convierte en algo casi mecánico. A menudo oigo a algunas parejas que llevan tiempo buscando al bebé que el sexo ha dejado de ser interesante. Quizá deberían intentar con este método también. De esa manera, el sexo seguiría siendo sexo y no se convertiría en una tarea”.

El plan ha funcionado y ahora Daantje espera el bebé que tendrá 5 padres, 11 abuelos y 21 tíos. La custodia se repartirá entre sus dos hogares, que se encuentran a unos cinco minutos en bicicleta, pero cuando el bebé tenga unos tres meses, en noviembre, la familia se trasladará a otro edificio, en el que cada pareja ocupará una planta. Pensaron que sería más cómodo, teniendo en cuenta que el niño pasará la mitad del tiempo con Dewi y Daantje y la otra mitad con Sjoerd, Jaco y Sean.

Sjoerd: “Se trata de tener un hijo y, en un sentido más amplio, formar una familia. Aunque estemos divididos en dos hogares, somos una sola familia. Es muy bonito poder crear un vínculo tan fuerte con los demás”, “Estamos exageradamente bien preparados, ya sabemos hasta las escuelas a las que irá”.

Dewi asegura que le sorprendió haber recibido críticas del colectivo LGBT, con el que colaboran estrechamente. “A Daantje y a mí nos dicen que no deberíamos involucrar también a los hombres, y a ellos les advierten de que tengan cuidado con nosotras, porque les quitaremos el niño. Todo gira en torno a la propiedad, a los miedos y al ego”.

El embarazo de estos papás casi está llegando a su fin. el bebé nacerá en una semana, más o menos. Todos los progenitores esperan estar presentes en el momento del nacimiento. 

Artículos relacionados que te podrian interesar: La maternidad subrogada para familias gaysFamilia gay protagoniza campaña de publicidadLa pareja de mamás embarazadas.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.