16/07/2018

Nos colamos en el rodaje de ‘Como la espuma’

15 septiembre, 2015
378
Léetelo en 9 minutos

Adrián Expósito y Álex Villazán

Mármol, cortinones, sillones aterciopelados, grifería dorada, paredes satinadas… El chalet donde se rueda Como la espuma, el último largometraje de Roberto Pérez Toledo, parece más propio de un narcotraficante mexicano que de un club donde se celebren orgías. Pero transformada por el equipo de arte de la película, esta casa de La Florida, al noroeste de Madrid, ha adquirido un look con el que no desentonaría en un hipotético Eyes Wide Shut patrio. Las máscaras, en este caso, son otras.

Durante 3 semanas, esta ha sido la casa de actores como Diego Martínez, Dani Muriel, Álex Villazán, Adrián Expósito, Carlo D’Ursi, Elisa Matilla, Sergio Torrico, Miguel Diosdado, David Mora, Jonás Berami, María Cotiello, Nacho San José, Pelayo Rocal… Casi todos se pasean en bañador, albornoz o semidesnudos el día que nos colamos en el set de rodaje. Junto a un montonazo de extras, muchos de ellos se agolpan en torno a la piscina mientras reciben instrucciones de su director. Toca rodar una de las secuencias clave de la película: la fiesta de la espuma.

Como la espuma es una historia coral sobre un grupo de personajes que se citan en una vieja mansión para organizar una orgía. Solo que el encuentro sexual saca a la luz las flaquezas e inquietudes de los participantes, y donde se supone que debía haber sexo desenfrenado surgen diferentes historias de amor.


Diego Martínez

 

“Estoy acostumbrado a cosas muy locas”, reconoce Pérez Toledo, a quien conocimos en el formato largo gracias a Seis puntos sobre Emma, y que suele reservar unas cuantas páginas de sus guiones a tramas LGTB. Lo comprobamos con Los amigos raros, donde una suerte de Dorian Gray bisexual traía de cabeza a toda su pandilla, pero lo confirmamos con sus múltiples cortometrajes, sobre todo Cupido In Love o el más reciente Fugaces, todos carne de viralización que acumulan millones de visitas en su canal de YouTube“He rodado más historias heterosexuales que gays, pero el público gay es el que más ha viralizado mi obra en las redes. Me gusta hablar de sentimientos sin etiquetas. Si te das cuenta, en Los amigos raros nunca se dice la palabra gay porque me interesa contar que los sentimientos son perturbadores en cualquier orientación sexual, sin subrayados”


Roberto Pérez Toledo, en el centro, preparando la secuencia de la fiesta de la espuma

“ME INTERESA CONTAR QUE LOS SENTIMIENTOS SON PERTURBADORES EN CUALQUIER ORIENTACIÓN SEXUAL, SIN ETIQUETAS”


En Como la espuma también encontramos personajes sexualmente confusos. Hay quien llega a la orgía con una orientación sexual y sale con otra, heterocuriosos, personajes abiertamente gays, encuentros, desencuentros… “Hay una gran gama multisexual y lo que importan son los personajes”.


Miguel Diosdado, Sergio Torrico y Nacho San José

Muchos de esos papeles los interpretan jóvenes actores que han demostrado no tener pudor ni miedo al desnudo, recurrentes en la filmografía del director canario y más que familiarizados con su sello. Porque si en las historias de amor y lujo los ricos también lloran, en las de Pérez Toledo podría decirse que los guapos también sufren. “Más que chicos guaperas, trato de encontrar a gente que me inspire. Evidentemente, me interesa mucho la fotogenia de los actores, pero eso muchas veces no tiene nada que ver con ser guapísimo. Los hay que no son modelos y tienen algo especial, eso es lo que me gusta encontrar. Me pasa todo el rato con gente que veo en fiestas y a la que me encantaría apuntar con una cámara. Siempre estoy alerta”.


“HAY UNA GRAN GAMA MULTISEXUAL Y LO QUE IMPORTAN SON LOS PERSONAJES”


Colaboradores habituales como Dani Muriel, Adrián Expósito o Jonás Berami se pasean por el set de Como la espuma, que su director define como una comedia de emociones. “El envoltorio es aparentemente sexual, pero el sexo nos lleva a la emoción”.

La película surgió a partir de una obra de microteatro de Pérez Toledo, Ensayo sobre orgías y besos, una comedia naïf que se desarrollaba en la esquina de una orgía. “Era una historia de amor infantil, como de patio de recreo, pero me interesaba cómo una persona puede llegar a un lugar con la mirada un poco sucia y darle la vuelta para hablar de emociones básicas”. Su adaptación al formato largo repite ese esquema. “Es gente buscando un trozo de verdad en un contexto aparentemente equivocado de sexo y desfase”.


“VA A SER UNA PELÍCULA SEXY, SUGERENTE Y CON MUCHA PIEL, PERO MUY ÑOÑA Y DENTRO DE LAS COSAS QUE ME GUSTA HACER”


Pero, ¿y la orgía? “Hay material, va a ser una película sexy, sugerente y con mucha piel, pero muy ñoña y dentro de las cosas que me gusta hacer. Tengo el tono bastante claro”. El propio Pérez Toledo reconoce que sus historias, habitualmente pobladas por postadolescentes atolondrados y con tendencia a la verborrea, componen un cine que se aproxima peligrosamente a lo ñoño. Ese que, por sus tribulaciones y angustias, haría las delicias de los protagonistas de Dawson crece. “Estoy bastante influenciado por esa serie, me la tragué de principio a fin”, dice entre risas. “He crecido con mucho cine ochentero, clásico y europeo que veía a través de Canal+. De otra manera, jamás habría llegado a Lanzarote. Pero también he crecido con Sensación de vivir, Melrose Place o Dawson crece, donde todo era muy tormentoso y mortificante… Eso está enquistado en mi cerebro de guionista y soy muy peliculero en mi vida diaria. Soy un vampiro con la propia realidad y fuerzo los conflictos”. Aaron Spelling estaría orgulloso.

La entrevista continúa, pasa página

Vocación y provocación

Uno tiende a pensar que cuando un director logra estrenar comercialmente un primer largometraje, no siente necesidad de volver a los cortos –ese mal llamado arte menor–, sino que está obligado a centrar sus esfuerzos en el siguiente y, por supuesto, considerar Internet ‘el enemigo’. Para Pérez Toledo, cuya presencia digital se aglutina bajo @mividarueda, es justo lo contrario. “Mientras montaba Seis puntos sobre Emma ya estaba haciendo otro corto. Nunca me he sentido como uno de esos directores que estrenan un largo y se pasan cuatro años sin rodar nada preparando el siguiente”.

Su estilo, su cine y su audiencia habrían sido muy distintos sin Internet. “La red me ha ayudado a mantenerme prolífico, en activo. Nunca sabes por dónde se va a sumar gente a tu trabajo. Si es por el corto más chorra o por lo último que he hecho”. El resultado de todo eso se traduce en una trayectoria plagada de excepciones y disidencias: ha rodado una película convencional para salas de cine, otra para un canal de televisión, cortometrajes para redes sociales, anuncios exclusivos para Internet… Como la espuma no será menos y se verá en salas, pero la idea es alargarle la vida en otras plataformas y ventanas. “Soy como una especie de nuevo modelo de director que está plantado en su tiempo, crea contenidos y estudia dónde se pueden ver”

Quizá por eso, uno tiene que ser tan buen director como social media y experto en marketing viral. “Cuando no tienes una campaña de A3media o Mediaset detrás, tienes que explorar las redes por ti mismo, conocer la forma de comunicar y contar lo que haces sin sentir que estás vendiendo motos. Se trata de conseguir que a la gente le interese lo que hago”. Y hay firmas comerciales que matarían por su número de seguidores y su identidad de marca. “Lo he ido consiguiendo poco a poco y pensando que la red es un aliado, no un enemigo. Desde Los gritones me di cuenta de que para mí es más importante conseguir 500.000 visionados que ir a 40 festivales que, en teoría, me iban a dar prestigio. Ojalá a mis 18 años hubiera tenido un iPhone, un ordenador, un programa de edición cualquiera y una plataforma como YouTube”.


“ES MÁS IMPORTANTE CONSEGUIR 500.000 VISIONADOS QUE IR A 40 FESTIVALES QUE, EN TEORÍA, ME IBAN A DAR PRESTIGIO”



Fotos: miguelangelfernandez.net

 

También tiene sus riesgos, como enfrentarse a aquellos que aprovechan sus vídeos para cargar contra él o reafirmarse en su homofobia. “Por un lado, es una maravilla. Por otro, te tienes que enfrentar al fenómeno trol. Aunque me encanta comentar y alimentar el mundo hater, me lo paso bien. ¿Te acuerdas de Secret, aquella aplicación que estuvo de moda el año pasado y en la que podías criticar a todo el mundo anónimamente? A mí me dieron bastante caña y empecé a preocuparme… Cuando pasa eso significa que he rodado material que tiene mucho que comentar”.

En ese sentido, el rodaje de Como la espuma ha sido ejemplar a la hora de contar sus entresijos en las redes. “He dejado que la gente hiciera las fotos que quisiera con cuidado de no soltar spoilers. He publicado fotos en Instagram, en el blog de rodaje en Fotogramas y he reunido mucho material, pero ha surgido de forma natural”. La película llegará a las salas en 2016.

Más fotos del rodaje de Como la espuma, pasa página


Fotos: @mividarueda

Más fotos del rodaje de Como la espuma, pasa página


​Fotos: @mividarueda

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que acepta su uso. Más información en la información sobre cookies.

 

Cerrar
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.