19/10/2019

Te descubrimos el lado más gay de Italia

11 agosto, 2016
Léetelo en 3 minutos

El legendario Teatro Alla Scala, templo de la lírica mundial. Su visita es obligatoria en Milán.

Antes de viajar a Italia, uno ya sabe dos cosas que, seguro, le van a ocurrir: cualquier destino que elija va a ser espectacular; y, segundo, que por muy largas que sean las vacaciones, siempre sabrán a poco. Por ello, si uno quiere descubrir el lado gay de Italia, lo mejor es no perder el tiempo y ponerse en manos de especialistas que te ayuden a optimizar tu estancia. En Quiiky (www.quiiky.com) tienen todos los secretos para ello. Especializados en viajes orientados a la comunidad LGTB, saben encontrar, de forma personalizada, los sitios perfectos para que nos sintamos cómodos en un país que, poco a poco, se va poniendo al día en temas como la legalización de las uniones homosexuales.

Si quieres saber todo sobre el lado más gay de Italia, pasa página

Tutta l’Italia è bella. Es una obviedad decir eso de un país que puede presumir de tener en sus ciudades casi toda la Historia de occidente. En esta ocasión nos vamos a centrar en varias zonas del norte, de las provincias de Lombardía y el Véneto. Milán, aparte de una de las capitales mundiales de la moda [su famoso Quadrilatero Della moda es una ‘orgía del lujo’], es un importante foco cultural. En el plano pictórico tenemos, por ejemplo, el poder disfrutar de La última cena de Da Vinci o pasar un día en La Pinacoteca Ambrosiana. A nivel arquitectónico, al margen del Duomo, icono de la ciudad, son increíbles los palacios que esconden sus plazas o el Castello Sforzesco, donde custodian la fascinante Pietà Rondanini, última obra –inacabada– de Miguel Ángel. En el campo musical o escénico, del Teatro Piccolo di Milano poco hay que añadir, y del Teatro Alla Scala… nada se puede decir que no se sepa pues es uno de los templos de la lírica mundial y por su escenario han pasado todas las leyendas de la ópera y, hoy día, todo aquel que tiene algo que decir (en este caso cantar) en ese mundo figura en los carteles de sus temporadas. Y luego está el viaje gastronómico, pues si en toda Italia se come (muy) bien, en Milán la unión del diseño con la cocina hace que la ciudad esté llena de restaurantes interesantísimos. Porta Venezia / Corso Buenos Aires o Corso Como, son las zonas perfectas para tomar el pulso gay de la capital.


Vista de una de las terrazas del Hotel Spa Aqualux, en Bardolino, a orillas del Lago di Garda.

Pero uno de los mejores planes para una escapada italiana es, sin duda, alquilar un coche y recorrer sus ciudades. Al lado de Milán tenemos la ciudad de Bérgamo –conocida porque allí está el aeropuerto de Ryanair–, una de las localidades más fascinantes que uno pueda imaginar y cuna de Gaetano Donizetti, por lo que hacer noche en su città vecchia puede ser el mejor elisir d’amore para continuar con el viaje. Ir hacia el Lago di Garda, pasear por el precioso Bardalino, disfrutar de la programación de La Arena de Verona. Muy cerca, en Bardalino, a orillas del Lago di Garda, está el hotel Spa Aqualux, que sorprende por su hospitalidad gayfriendly. Es el centro de operaciones perfecto para conocer la zona y visitar las ciudades o los viñedos que hay alrededor o para aprovechar toda la oferta de deportes acuáticos que te brinda el lago. Su director, Riccardo Gentile, hace honor a su apellido y te organiza los planes si vas de parte de Shangay. Lo dicho, hazlo a tu medida. Descubre tu lado gay de Italia.

Verona, una fascinante ciudad que en verano celebra en su famosa Arena el legendario Festival de Ópera.

La Ambrosiana, en Milán, es uno de los centros culturales más importantes de la ciudad.

En el Castello Sforzesco está la Pietà Rondanini, última e inacabada obra de Miguel Ángel.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.