23/05/2019

‘Campos Topic’: el reality ‘Las Campos’ calienta las redes

19 agosto, 2016
Léetelo en 5 minutos

Era el programa más esperado. Y no defraudó. ¿O sí? Hay opiniones para todos los gustos. Pero las críticas no han podido ser más demoledoras. Ya se sabe: el anonimato de Internet da rienda suelta a los peores instintos, a los más básicos. Pero también se sabe que lo importante es que hablen de uno, aunque sea mal.

Esa era una de las máximas del Hollywood clásico, que es quien sentó las bases del showbusiness. Terelu lo dejó muy claro en el debate posterior: “Si el dato [la audiencia] es bueno, las críticas me importan menos”. María Teresa Campos y Terelu saben que la audiencia mandan en la tele. Lo saben bien, no en vano llevan toda la vida en ello.

Y vamos que sí ha funcionado. Se han comido la noche. Literalmente. Se comieron el share…. ¡Y se lo comieron todo, porque no pararon de hablar de comer! Todo el primer capítulo del ‘docu-reality’ se lo pasaron zampando. Los que solo sepan de Teresa Campos y de Terelu por el programa de ayer podrían pensar que solo piensan en zampar. Pero toda España las conoce y sabe que Las Campos son mucho más poliédricas, son mucho más que una lista de dietas.

El jueves por la noche las redes ardían con todo tipo de comentarios  (pincha aquí para leerlos)Las Campos cumplieron desde el minuto cero con su objetivo: no solo fueron Trendic Topic, sino que se convirtieron en las reinas de la noche.

Ver Las Campos en Tele 5 era uno de los planazos más gays que ofrecía la tele este verano. Casi igual de bueno que juntarte con amigas para ver Eurovisión. El tema venía ya calentito tras las declaraciones de Jorge Javier Vázquez en su blog de Lecturas: “Les van a dar hasta en el carné de identidad”. Todo estaba preparado para esa tórrida noche de jueves de agosto, en la recta final de la canícula veraniega, en la que el reality iba a ser un soplo de aire, no sé si fresco, pero sí de aire. Y, la verdad, nos supo a poco…

Quienes conocemos a Las Campos podemos afirmar que el ‘docu experimento’ se queda corto, muy limitado. Las Campos son mucho más de lo que vimos en la tele. Al menos de lo que vimos ese día. Y es una pena. Demasiados satélites alrededor intentando acaparar un protagonismo que no les corresponde. María Teresa Campos y Terelu no los necesitan. Amadas y odiadas a partes iguales, han conseguido algo muy difícil: que pasen los años por ellas, sin que ellas pierdan protagonismo con el desgaste de esos años.

Por eso Las Campos nos dejó a medio gas. Ellas dan mucho más de sí, tienen mucho más juego, son mucho más folkies.Y es una pena desaprovechar una plataforma como esa para que todo el programa gire sobre la gordura de Terelu. Los que hicimos cena para ver el programa entre amigas, como para ver Eurovisión, nos quedamos sin ganas de comer. Y eso no se hace…

Por lo visto, el programa del próximo jueves complementa a este primer capítulo que, pese a hablar tanto de comida, nos supo a nada. No creo que sea un fallo de las protagonistas, sino de los creadores, que no han sabido reflejar una vida mucho más rica, en todos los sentidos del término, de lo que vimos en Tele 5. No hay que poner puertas a Las Campos. No hay que guionizar tanto a unas personas que llevan en su ADN el entretenimiento televisivo. 

Teresa (madre) tiene en su haber ser pionera en muchos de los géneros televisivos que ahora arrasan, saber reciclarse como nadie, ser una referencia en la historia de las antiguas 625 líneas y seguir siéndolo en la era digital. Terelu (Teresa hija) tiene en el suyo el capear ser “hija de” con una envidiable sabiduría que la ha convertido en uno de los personajes más populares del país, pero también en una estrella de la tele que ha sabido mantenerse por sí misma remando contra viento y marea, contra los elementos, como la Armada Invencible.

Teresa madre y Teresa hija son madre e hija en sus respectivas casas, pero Campos y Terelu en los platós de televisiónSon mucho más que las Kardashian españolas. Y mucho más que Tamara Falcó (We Love Tamara). Las Campos son famosas por mérito propio: se lo han currado. Podrán gustar o no, ser queridas u odiadas, pero están donde están por habérselo trabajado. Por eso este primer programa ha sido una oportunidad desaprovechada y no se ha sacado partido a dos personas, amén de personajes, que son mucho más que una obsesión por estar gorda.

Teresa me insiste en que el segundo programa es mucho más completo. Volveré a preparar cena con amigas, como una noche de Eurovisión. Los de La Fábrica de la Tele  [productora del reality y creadores de una nueva forma de comunicar en TV como es Sálvame], no pueden dejar pasar la oportunidad de sacar todo el brillo a estos dos diamantes televisivos. Sobre todo porque hemos visto mucho más de Las Campos reales en sus respectivos programas, a lo largo de los años, que en su propio reality: algo imperdonable.

Voy a preparar cena para el jueves que viene y espero comerla con mis amigas con el mismo ansia con el que Terelu se toma el Cola-Cao en su Duralex por las mañanas en su tríplex de Aravaca. Las Campos se lo merecen. Sus fans confesos, también nos lo merecemos.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.