01/12/2020

Brays Efe: “¿No puede un chico gay y con pluma ser el protagonista?”

25 octubre, 2016

FOTOS Gonza Gallego

El mejor regalo que pudo recibir en su reciente cumpleaños [acaba de cumplir 28] es el exitazo de Paquita Salas, mucho más que un fenómeno viral –que también–. Una webserie escrita y dirigida por Javier Calvo y Javier Ambrossi [a partir de ahora, “los Javis”], en la que Brays Efe da vida a la protagonista, una representante de actores anticuada y tragicómica, a la que es imposible no querer.

En la serie de 5 episodios, estrenada en Flooxer, los Javis incluyen muchas puyas irónicas que en ocasiones solo la gente de la industria pillará. Muchas son obvias, pero Brays asegura que nadie se ha molestado. “Si ha pasado, no nos hemos enterado”, asegura. Habla en plural porque los Javis son dos de sus mejores amigos, y no puede estar más contento de que le ofrecieran esta oportunidad. “En nuestro caso, la confianza que hay entre nosotros ha funcionado para bien. Sabemos cómo decirnos las cosas y qué nos hace gracia, así que la experiencia ha sido preciosa, repetiría cien veces”.

El proceso de caracterización para transformarse en Paquita Salas –cuya primera temporada completa se grabó en solo ocho días– fue duro y a la vez gratificante. “Hombre, era hora y cuarenta y cinco minutos cada día. Primero me afeitaba en casa, luego me repasaban al llegar. El maquillaje tenía que parecer natural, pero tenía que tener toda la base. Más el cardado y la laca para el pelo. Más vestirme, más la depilación, de tobillo a cuello… Pero le aportaba mucho al personaje, por eso nunca lo sentí como algo duro”. En ningún caso lo vio como una manera de experimentar con el travestismo. “Siempre sentí que interpretaba a una señora”, explica. “Si me creara un personaje travesti, sería distinto”.


“En Paquita Salas siempre sentí que interpretaba a una señora. Si me creara un personaje travesti sería distinto”


En solo 5 episodios de apenas 20 minutos han logrado incluir tal cantidad de referencias, guiños, cameos y emociones que cuesta creer que la serie sea tan breve. Brays no duda en atribuir todo el mérito a sus creadores. “Es que los Javis tiene mucho talento para mezclar lo bonito con lo punzante, lo dramático con lo cómico. Así consiguen que, tal y como te envuelven las cosas, cuando escuchas algo que lo normal es que te haga hace pensar ‘joder, qué crítica tan fuerte’, no te moleste sino todo lo contrario, que llegues a pensar ‘qué bonito’, o incluso te emocione”. Porque lo que en principio es carne de esperpento, se ha convertido en mucho más y, sí, también gracias al excepcional trabajo de Brays. “Desde el principio nos propusimos que fuese un personaje con mucha naturalidad, además de complejo. Porque la serie nunca se pensó como un gran chiste exagerado, aunque hay momentos así, como los vivimos todos en algún momento”.

¿Cómo se enfrentó Brays al personaje de una mujer cincuentona cuando ni es mujer ni está cerca de cumplir los cincuenta, ni mucho menos? “Una vez caracterizado, lo importante era lo que venía en guion, y si tienes empatía y has vivido un poquito, te puedes identificar perfectamente con lo que le pasa a Paquita, da igual tu edad”. Su caso es inaudito en la ficción española, porque sí hemos visto a muchos actores interpretar a travestis y transexuales, de José Luis López Vázquez a Asier Exteandia, pasando por Miguel Bosé, Toni Cantó o Víctor Palmero, pero que un actor interprete a una mujer sin más, no es tan fácil encontrar. “No conozco ningún caso aquí, es verdad. Seguro que lo habrá, aunque ahora no caiga”.


“¿Por qué el protagonista de una obra de la escena off teatral, en la que hay tantas relaciones entre maricas, no puede ser gordo o más feo? ¡Basta ya!”


Está muy contento de haber tenido esta oportunidad de dar vida a esta mujer, porque le ha dado la oportunidad de jugar con experiencias y sentimientos que de otra manera no habría podido. “Me han preguntado muchas veces ‘¿por qué haces tú de mujer en lugar de una mujer?’. Y me alegro de que haya sido así, porque si hubiera tenido que interpretar el estereotipo de un hombre que hace de mujer no habría tenido escenas tan guays como tengo. Yo que soy gay, gordito y con pluma, ¿cómo habría podido interpretar un papel así si no hubiera sido en este proyecto? ¿Que estaría haciendo si no hubiera salido esta serie? Pues lo que estaba haciendo hasta ahora…”, y se echa a reír.

¿Cómo lleva interpretar tan a menudo al amigo gay gordito del protagonista? ¿Le preocupa que le encasillen? Pasa página

Veníamos de verle interpretar al amigo mariquita de Cómo sobrevivir a una despedida, dirigida por Manuela Moreno, y cabe pensar si tenía el temor de que solo fuesen a ofrecerle personajes parecidos. “No he tenido ese miedo porque me siento muy agradecido por las oportunidades que he tenido, no me da para quejarme”, afirma. “Sí pensaba alguna vez ‘igual me encasillan’. ¡Pues ojalá! Si así no paro de currar…”.

La realidad es que tenía mucha más confianza, y ahora lo ve más claro, después de protagonizar una serie en la que se habla de esas cuestiones: del lugar en el mundo de cada cuál, de cómo en la industria de la ficción se tienen tan en cuenta tus características físicas… “Por un lado, no creo que todo sea una cuestión de falta de imaginación, sino que a veces somos nosotros mismos los que nos forzamos a buscar siempre lo mismo en lugar de abrir nuestras miras”. Pero también está viviendo ya en sus carnes esa falta de imaginación de la que habla. “Efectivamente, ahora me están llamando mucho para hacer de señora, para que siga haciendo de Paquita Salas en otros proyectos. ¡Jo, si Paquita no existe, que la he hecho yo! ¡Llamadme a mí, no a ella!”.


“Películas que no caigan en los estereotipos de los mariquitas graciosos hay menos, sí. Pues vamos a hacerlas”


Defiende encantado su papel de mariquita en la comedia Cómo sobrevivir… porque dice estar muy a favor de reírse de los estereotipos. “Era lo suyo, es ese tipo de película”. Y con ese espíritu emprendedor y optimista que le caracteriza, dice: “Películas que no caigan en esos estereotipos hay menos, sí. Pues vamos a hacerlas, ¿no?”. Siguió explotando su pluma en otra webserie, El Tea Party de Alaska y Mario, de la que guarda recuerdos estupendos. “Aprendí muchísimo. Y se plantearon temas muy interesantes, como la transversalidad. ¡Y lo que nos divertimos!”.

Ahora que termina de emitirse Paquita Salas, vuelve al teatro, con el reestreno de la función Dextrocardiaco, escrita y dirigida por Juan Arcones. ¿Cuál es su personaje? “Hago del mejor amigo gay del protagonista, un chico muy gracioso”. Según termina la frase se echa a reír, volvemos al punto del párrafo anterior: sí, la mariquita graciosa se le da muy bien, y orgulloso que está. A raíz de Paquita Salas, reflexiona más allá: “Claro, a mí nunca me habrían ofrecido el protagonista [interpretado por Ventura Rodríguez], porque lo hace un chico guapo, con abdominales, que se puede quitar la camiseta… ¿Por qué el protagonista de una obra de la escena off, en la que hay tantas relaciones entre maricas, no puede ser gordo o más feo? ¡Basta ya!”. Y sí, como es habitual en él, porque en absoluto habla con acritud aunque por escrito pueda parecer lo contrario, se echa a reír.


LA SERIE PAQUITA SALAS PUEDE VERSE EN FLOOXER. LA OBRA DEXTROCARDIACO SE REESTRENA EN LA SALA OFF DEL TEATRO LARA DE MADRID (CORREDERA BAJA DE SAN PABLO, 15) EL 30 DE NOVIEMBRE.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.