25/06/2018

La guía Shangay para triunfar en una entrevista de trabajo

19 enero, 2017
9
Léetelo en 5 minutos

La crisis ha acabado con muchos puestos de trabajo. Seguro que muchos os habéis tenido que enfrentar a alguna que otra entrevista de trabajo para reconducir vuestra vida laboral. Ahí es cuando llega la eterna pregunta: ¿Qué me pongo?

Uno nunca sabe cómo acertar; si debe ir más arreglado, más casual, con barba, sin barba…

Como buenos amantes de la moda y el estilo, hoy os traemos nuestros consejos para acertar al 100% con vuestros looks. Aplicando estos tips y con un buen currículum, ¡el puesto será vuestro!

1. Dale a tu pelo la importancia que merece

En principio, dejar que el pelo se seque al aire según salgas de la ducha, no es una buena idea. Si no te peinas convenientemente, un pelo desaliñado puede fastidiarte todo el outfit por muy cara y elegante que sea tu ropa.

Es importante que tengas algunas cosas en cuenta:

– Hazte un peinado medianamente elaborado y dentro de tus posibilidades (depende mucho de la largura). Aplicar algún gel o spray fijador te ayudará a lograr un aspecto más cuidado que si lo dejas al natural.

Evita peinado excéntricos o demasiado llamativos. No es que esté mal que los lleves, ¡en absoluto! Pero es mejor que los reserves para otro momento. Recuerda que la persona que te entreviste debe recordarte por tu buen currículum, no por “aquel chico de la cresta rosa de dos metros”.

– Recuerda ir a la peluquería a arreglarte el corte días antes de la entrevista, o incluso si no sabes peinarte muy bien. Es mejor recurrir a los profesionales que encontrarte el día de la entrevista con que tienes el corte muy estropeado o no sabes qué narices hacerte.

– Para darle aún mejor aspecto, puedes aplicar una mascarilla natural y dejarla actuar toda la noche. Estos pequeños extras son los que marcan la diferencia.

 

Para ver más consejos, pasa página

2. La cara, el espejo del alma

Lo primero con lo que se encontrará la persona que te entreviste es con tu cara, y por muy injusto que sea, su primer juicio estará basado en esa primera impresión. No se trata de pincharnos bótox para ir a la entrevista, pero sí podemos tener en cuenta algunas recomendaciones que mejoraran notablemente nuestro aspecto.

Cuidado con la barba. Lo ideal es que te afeites, porque te dará un aspecto mucho más elegante, pero es cierto que hay hombres que sin barba no nos encontramos tan cómodos. En ese caso puedes dejarte una barba de 2 o 3 días, pero muy arreglada para que no te dé un aspecto desaliñado. Recuerda que tenga la misma largura por todas las zonas y que estén muy bien definidos los contornos.

– Lo más importante es dormir bien la noche anterior. Con una piel fresca y renovada no tendremos que estar solucionando nada después. Si estas nervioso y te cuesta conciliar el sueño, tomate alguna infusión como tila o valeriana.

– Realiza algún cuidado natural para mejorar el aspecto de tu rostro. El otro día os contábamos uno contra las imperfecciones y otro para mejorar bolsas y ojeras.

– Si a pesar de todo esto, el día de la entrevista necesitas camuflar ojeras o granitos, puedes utilizar algún corrector o base muy ligera para ello. Recuerda que sea de tu mismo tono y que esté muy difuminada, ya que no queremos que se note que vamos maquillados. Si te brilla o suda mucho la cara (sobre todo cuando estás nervioso), también puedes aplicar una capa muy fina de polvos en la frente y la nariz.

Para ver más consejos, pasa página

3. La eterna pregunta: ¿Qué me pongo?

El look es el gran dilema de toda persona que se debe enfrentar a una entrevista. Parece que nunca sabes cómo acertar.

Para esto no hay una regla de oro, ya que dependiendo de la empresa o el puesto, tu outfit también debería ser distinto. Por ejemplo, no es igual ir a una entrevista para un banco que para ser creativo en una agencia de publicidad.

No obstante, te proponemos un look básico que te hará el apaño prácticamente en cualquier entrevista. Lo más importante es elegir prendas sencillas, no demasiado llamativas y que nos favorezcan:

Un pantalón negro básico. Lo holgado o lo estrecho que sea es cosa tuya, debes sentirte cómodo y favorecido. Lo que no recomendamos es una hechura demasiado exagerada.

Una camisa blanca o de un tono neutro, y un blazer negro para la parte de arriba. Recuerda utilizar colores sencillos, que combinen y que nos favorezcan.

Unos zapatos oscuros y un cinturón negro como complementos. Recuerda llevarlos bien limpios y cuidados. El resto de accesorios como collares, pulseras, etcétera, deberías evitarlos. Si el trabajo es muy formal, también puedes añadir una corbata, o un foulard oscuro si hace frío.

Para ver más consejos, pasa página

4. La actitud, tu mejor arma

De nada sirve que te molestes en elegir un buen outfit o en llevar un pelo impecable si metes la pata en cuanto hables. Todos los consejos anteriores deberían darte seguridad y confianza en ti mismo, pero al final tú eres el que debe hacer una buena entrevista.

Lo mejor es que respondas tranquilo a todo lo que se te pregunte, que seas agradable y simpático, que muestres tu personalidad. Recuerda que no sirve de nada interpretar un papel o decir que tienes conocimientos que en verdad no tienes. Si cuando empieces a trabajar no demuestras todo lo que has dicho, te despedirán igualmente.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.