24/05/2018

10 discos que darán que hablar este mes

3 marzo, 2017
1

PARA FANS DE LAS ARTISTAS CON GRAN PERSONALIDAD

ROSALÍA – “LOS ÁNGELES” (UNIVERSAL)

Es una auténtica rara avis que debuta con una maravilla que marcará, justamente, un antes y un después. Del mano a mano entre la guitarra de Raül Refree y la voz de Rosalía saltan chispas continuamente, en un arriesgado proyecto que es un brillante ejemplo de cómo merece la pena huir de etiquetas y fusionar géneros aparentemente irreconciliables en busca de la emoción. Los cantes flamencos seleccionados por Rosalía se convierten en canciones de tragedia y muerte muy vivas, nada sombrías, sorprendentes y muy accesibles. La fascinación que despierta Rosalía es adictiva y contagiosa en el que ya es uno de los grandes discos nacionales de 2017. ★★★★ 

MARTHA WAINWRIGHT – “GOODNIGHT CITY” (PIAS IBERIA)

A nadie le puede caber duda ya de que es una intérprete poderosa. Lo bueno es que en su sexto álbum demuestra que es una todoterrreno, porque aquí explota menos su vena folk y la escuchamos ejercer hasta de crooner (Piano Music) o electro diva (Look Into My Eyes). Y sus giros a lo Kate Bush en Around The Bend o a lo en Sia en One Of Us resultan de lo más inesperados. ★★★ 1/2


PARA FANS DE DISCOS QUE TE ATRAPAN DE PRINCIPIO A FIN

JENS LEKMAN – “LIFE WILL SEE YOU NOW” (SECRETLY CANADIAN/POPSTOCK!)

Nunca antes había firmado el sueco un disco tan primaveral e inmediato. La producción de Ewan Pearson le sienta de perlas a sus canciones, diez joyitas en las que habla de vulnerabilidad e inseguridad con una firmeza nunca vista en su discografía. En clave disco-pop, con toques de calypso y Motown si procede, Lenkman invita a bailar mientras cuenta historias de desamor y angustia, y el contraste resulta de lo más estimulante. Atención a What’s That Perfume You Wear?, un rompepistas eufórico que, si te fijas en la letra, te hará llorar. Igual que su dúo con Tracey Thorn, Hotwire The Ferris Wheel: te pondrá la piel de gallina. ★★★★ 

SAMPHA – “PROCESS” (YOUNG TURKS/POPSTOCK!)

Sobrevuela el espíritu de la Björk de Homogenic en el subyugante arranque de este estremecedor debut. Esa combinación de soul clásico, envoltorio digital y voz doliente que atrapa en Plastic 100º ya no abandona hasta el final de Process. Se nota que es un primer álbum muy madurado, porque uno siente que no falta ni sobra nada. La dramática desnudez de (No One Knows Me) Like The Piano –que bien promocionada podría hacer de él un equivalente masculino de Adele– contrasta con la sensualidad de Blood On Me o la profundidad dub de Incomplete Kisses. Su versatilidad como autor, intérprete y productor dice mucho de Sampha Sisay, desde ya uno de los nombres clave de la música negra menos encorsetada. ★★★★ 1/2

 

¿Eres fans de grupos con mucha historia y de los revivals? Pasa página

PARA FANS DE GRANDES LEYENDAS Y REVIVALS

DEPECHE MODE – “SPIRIT” (VENUSNOTE/COLUMBIA/SONY)

Desvirtúan su espíritu clásico en su decimocuarto álbum, donde la producción de James Ford es de todo menos revolucionaria, y que en muchos momentos tiende a intentar hacer olvidar la escasez de canciones memorables de este disco. Arranca alto, con Going Backwards, en la línea de I Feel You, y recupera brío en Scum, buen tecno-pop sucio, o en So Much Love, un buen chute enérgico. Pero ni la base sexy de You Move ni los sintetizadores ochenteros de Poorman salvan de la mediocridad estas canciones. Y el mesianismo de Martin Gore en Fail y Eternal desentona, por mucho que sea tradición que se cuele. ★★ 1/2

PLACEBO – “A PLACE FOR US TO DREAM” (ELEVATOR/UNIVERSAL)

Contadas bandas logran superar las dos décadas en activo manteniendo la dignidad musical y la relevancia para un elevado número de seguidores. Placebo lo han conseguido y lo celebran con este recopilatorio y una gira que pasará por España en abril y mayo. Este volumen –doble en su edición física– es una disfrutable colección de emorock melodramático, en ocasiones filogótico, que suena atemporal, comandada por el indudable carisma vocal del eternamente ambiguo Brian Molko. No faltan sus sonadas colaboraciones con David BowieAlison Mosshart o Michael Stipe –ahí es nada–, y también recuperan, cómo no, su versión de Running Up That Hill de Kate Bush. Disfrutar de un golpe de Pure MorningTaste In MenNancy Boy y tantas más es un placer que invita a renovar la fe en sus muchos logros. ★★★★

“SPACE IBIZA 1986-2016” (CR2 RECORDS)

Space Ibiza ya es historia, y aunque este tributo salió a finales del año pasado, merece la pena que no pase desapercibido. Porque incluye tres sesiones que han sido concebidas para trascender modas y temporadas. Ojo, que las firman veteranos con poco que probar a estas alturas, Erick MorilloMark Brown y Giorgio Moroder –que nunca antes había publicado un DJ Mix–. Morillo y Brown apuestan por un house clásico, a base de infinidad de hits de las últimas tres décadas. Moroder se autorreivindica por activa y por pasiva –vía Daft Punk–. Y los tres logran dejar un buen sabor de boca, sin arriesgar demasiado pero con la voluntad de contar la historia de un club que, sí, ya es pasado. ★★★

 

 


PARA FANS DEL POP NACIONAL INETIQUETABLE

PSHYCOTIC BEATS – “THE BLACK SEA” (LOG LADY RECORDS)

Merece la pena sumergirse en el universo de este artista madrileño autosuficiente que firma un disco inetiquetable y que cuesta creer que haya creado prácticamente solo. Qué maravilla de referentes invoca: porque The End parece de Marc Almond, From Disco Section To House Foundation, de LCD Soundsystem, Black Moon Falling, de Erasure, y Where The Night Is Going, de la Madonna de Confessions. Que vivan su ambigüedad y su versatilidad. ★★★ 1/2

 

JOE CREPÚSCULO – “DISCO DURO” (EL VOLCÁN)

Es muy fuerte que un disco aparentemente cachondo y festivo sin más termine haciéndote replantearte tu vida. Joe Crepúsculo se confirma como un francotirador necesario, con un sentido poético que va del surrealismo al naturalismo en una estrofa. Y lo mismo utiliza tecno-pop en clave lo-fi que reguetón o melodías a lo Angelo Baladamenti (ojo a la bella Las alas del adiós). La sorpresa está servida en todo momento en Disco duro, y eso mola. ★★★ 1/2

 

¿Quieres saber cuál es el disco del mes? Pasa página

EL DISCO DEL MES

SYD – “FIN” (THE INTERNET/COLUMBIA/SONY MUSIC)

Qué manera tan brillante la de Syd, hasta ahora conocida como la componente abiertamente lesbiana del combo hiphopero The Internet, de romper descaradamente con las reglas heteronormativas que de siempre han imperado en el r’n’b sin necesidad de firmar un disco de activismo trasnochado. En su sensual debut en solitario propone una bella colección de canciones que remiten a esos gloriosos finales de los 90 y principios de los 00, y en donde canta en todo momento a objetos de deseo femeninos. Con naturalidad, sin aspavientos, coqueta, orgullosa; con una naturalidad queer que la emparenta, cómo no, con Frank Ocean.

Fin arranca con dos temazos en los que invoca a dos divas bien distintas entre sí, porque Shake Em Off no está tan lejos de Shake It Off de Mariah Carey, mientras que Know se lo debe todo a las grandes producciones de Aaliyah con Timbaland. Solo en All About Me se acerca al sonido con el que triunfaron Odd Future, con una actitud más sobrada, para enseguida volver a alabar la fascinación que le provocan chicas independientes como a la que ronea en Got Her Own. También se acerca a la Janet especializada en ‘baby making music’ en cortes como Body, sutilmente sexuales. Aunque no solo se muestra como una devoradora de mujeres y termina sacando a la luz su fragilidad, con deje neosoul, en Insecurities. Ahí se ve clara la conexión con Solange. Solo que a Syd le interesa más poner el foco en la discriminación por sexualidad y el género que por raza. ★★★★

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.