23/02/2020

Los ‘vicios confesables’ de Màxim Huerta

31 marzo, 2017
Léetelo en 5 minutos

Viajero compulsivo, Màxim Huerta está volcado en su faceta de escritor. Su nueva novela, la sexta ya, se titula La parte escondida del iceberg, y está publicada por Espasa. En sus propias palabras, esta nueva aventura literaria es “el deshielo del autor”. Desde que dejó El programa de Ana Rosa, en Tele 5, este valenciano afincado en Madrid no ha parado de coger aviones, pudiendo cumplir así uno de sus sueños: Destinos, para TVE, un programa de viajes en el que cine era el otro protagonista, y del que se están planteando hacer una segunda temporada. Viajar, el cine y escribir sos los vicios confesables de Màxim, al que entrevistamos en la ‘Sala Vip’ de nuestro último Shangay Voyager, la revista de viajes de Shangay. Por los ‘vicios no confesables’ no le preguntamos, los dejamos para otra ocasión. En esta entrevista, Màxim –como Umbral– ha venido a hablar de su libro…

SHANGAY ⇒ ¿Escribir te sirve como un sustituto de los viajes?
MÀXIM HUERTA
 ⇒ La escritura es viajar, sin duda. Pero no hay nada comparable a la experiencia de subirte a un avión. La escritura es ficción, y viajar es realidad.

SHANGAY ⇒ ¿Qué diferencia al Màxim escritor del periodista?
MÀXIM HUERTA
 ⇒ Cada vez presto menos atención al periodismo como profesional. Sí que lo hago como lector de prensa, oyente de radio o espectador de televisión. La diferencia es que en la literatura mando yo: decido el escenario, la música y el personaje. No hay más jefe que el lector. Y además es un jefe que no me condiciona. Escribo lo que me apetece. Si no, lo haría al dictado, y me niego.


“El WorldPride de Madrid va a ser como unas Olimpiadas, y dice mucho de la ciudad que un evento así pueda celebrarse aquí”


SHANGAY ⇒ Eres valenciano, pero Madrid es tu ciudad de adopción, además de ser el destino de este verano con motivo del WorldPride…
MÀXIM HUERTA
 ⇒ Madrid es una ciudad absolutamente  acogedora. Y yo, que he venido de fuera, me he sentido como en mi casa, y más aún porque fui yo quien escogió a la ciudad y no la ciudad a mí. Es  abierta, cosmopolita. Y eso le pasa tanto al que viene, como hice yo, para quedarse, como al turista. Nadie viene buscando la torre Eiffel o un gran monumento, sino una ciudad en la que sentirse bien. Es un lugar vivo

SHANGAY ⇒ ¿Qué crees que va a significar este evento para Madrid, al margen del auge del turismo?
MÀXIM HUERTA
 ⇒ Va a ser como unas Olimpiadas. Puede parecer exagerado, pero no. Hay ciudades en las que un evento así no podría celebrarse. El WorldPride sitúa a Madrid en el mundo como una ciudad abierta, positiva y colorista. Y habla muy bien de Madrid el que pueda hacerse aquí. Es un evento que habla de fiesta, de diversión sí, pero también de libertad y la cultura.

SHANGAY ⇒ Tu último programa aunaba dos de tus aficiones principales, el cine y los viajes. A eso se le dice tener suerte, ¿no?
MÀXIM HUERTA
 ⇒ Vamos, creo que a veces los sueños se cumplen, y mis dos pasiones se unieron en un programa maravilloso. Adoro viajar y me fascina el cine. Ha sido el programa de mi vida. No parecía trabajo a pesar de las jornadas maratonianas de grabaciones. TVE está valorando hacer una segunda temporada, porque esta la han repetido ya dos veces.


“Mi nueva novela está escrita para que el lector me conozca un poco más; he dudado hasta el último momento si publicarla o no”


SHANGAY ⇒ A esta entrevista has venido a hablar de tu libro… Hazlo.
MÀXIM HUERTA ⇒ Está claro que escribo para que me quieran. La parte escondida del iceberg es una novela que está hecha para que la disfrute el lector y me conozca más. He tenido dudas de publicarla hasta el último momento. Es la historia que quería escribir. Como el título dice, el deshielo del autor y de un personaje, que en este caso coinciden. La vida a veces da el mejor personaje literario.

SHANGAY ⇒ Dejaste un programa de éxito como El programa de Ana Rosa, en Tele 5, para lanzarte a la aventura. ¿Da vértigo dar ese salto?
MÀXIM HUERTA 
⇒ Da emoción. Cuando sales de un programa de éxito es como cuando tu madre ha fregado el suelo y dices “¡Ay, que resbala!”. Pero sabes que se seca. No me arrepentí nunca. Pero pasado el vértigo sentí emoción de sentirme nuevo, de volver a empezar. No es que estuviera cansado, pero necesitaba ventilar la casa… Y nunca pensé que me saliera un programa como Destinos para Televisión Española.

SHANGAY ⇒ Haces esta entrevista regresando de París y aterrizando en Tenerife para dar unas conferencias. ¿Vives en un avión?
MÀXIM HUERTA 
⇒ Estoy empadronado en una maleta. Creo que me muevo ahora más que nunca. Y, aunque parezca una cursilada, me siento más vivo, más joven.

SHANGAY ⇒ Cuando viajas por placer, no por trabajo, ¿eres de los que buscan las ofertas o vas sí o sí al destino que en ese momento te apetece?
MÀXIM HUERTA
 ⇒ Me gusta mucho mirar ofertas. Si tengo un destino elegido y puedo, voy. Pero buscar ofertas me encanta, y muchas veces he salido de viaje el mismo día, con la ropa que llevaba puesta.

SHANGAY ⇒ ¿Cuál es tu destino soñado, ese al que nos has logrado nunca ir?
MÀXIM HUERTA
 ⇒ Los fiordos noruegos… ¡Y no hay manera! Quiero ver la aurora boreal.

SHANGAY ⇒ Si al pasar el control de seguridad pitas y formas cola, ¿te desesperas o te lo tomas con humor?
MÀXIM HUERTA
 ⇒ Me entra la risa. Y ya, cuando me pasan la prueba esa de los explosivos… La risa es la mejor forma de solucionarlo.

LA PARTE ESCONDIDA DEL ICEBERG ESTÁ PUBLICADA POR ESPASA.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.